martes, 11 de noviembre de 2014

Un presidente "acorralado"

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que no había enfrentado una dificultad de hondo calado durante el año y medio que ha estado en su cargo, de repente está sorteando múltiples crisis.

La administración tuvo dificultades para responder a crecientes cuestionamientos sobre una mansión comprada por la primera dama a un contratista del gobierno y ha tratado sin mucho éxito de apaciguar las protestas por la desaparición y probable muerte de 43 estudiantes normalistas.

Aunque las autoridades han ofrecido indicios de que fueron asesinados y calcinados, los familiares no quieren aceptar que los restos quemados y la ceniza encontradas en varias bolsas en un río cercano al lugar de la desaparición sean los de los estudiantes. La PGR tampoco lo declara de manera oficial.

En estos meses de gobierno, el mandatario había tratado de cambiar el discurso oficial del país para alejarlo de la sangrienta lucha que se libra en contra el crimen organizado y centrarlo en una serie de reformas políticas y económicas que su administración logró aprobar en el Congreso.

Pero mientras Peña Nieto se reunía el lunes con su homólogo en China, sus asesores trataban de aclarar las dudas de la compra de la multimillonaria mansión en 2012 a una empresa que resultó ganadora de varios contratos con el Estado de México, cuando Enrique Peña Nieto fungía como gobernador.

El portavoz de la presidencia, Eduardo Sánchez, negó que se hubiera cometido alguna irregularidad en la firma de un contrato que contemplaba que la empresa vendedora le concedía un préstamo a la primera dama, Angélica Rivera, para comprar la suntuosa vivienda.

Sánchez dijo que Rivera ya tenía dinero para comprar la casa derivado de su "larga carrera profesional" como actriz.

Los señalamientos hacia la esposa del Presidente aumentaron cuando su maquillista de cabecera, Alfonso Waithsman, publicó en sus redes sociales que se dirigía a China para acompañar a la comitiva presidencial durante la gira que realizan en dicho país asiático.

Abrupta revocación

La primicia fue publicada el domingo en Aristegui Noticias, el portal de noticias de la periodista Carmen Aristegui, que afirmó que la compañía que le hizo el préstamo hace parte del Grupo Higa, que también es propietario de otra empresa que era parte de un consorcio liderado por una sociedad China, al que se le adjudicó la construcción de un tren rápido entre ciudad de México y Querétaro.

El consorcio fue el único oferente. Otras compañías se abstuvieron de competir alegando que sólo se contempló un plazo de dos meses para presentar una oferta de un proyecto ferroviario extremadamente complejo.

Tres días antes de que se publicara la historia de Aristegui, el gobierno abruptamente revocó la adjudicación del contrato y anunció que recibiría nuevas ofertas en aras de la transparencia.

La casa de Rivera, que cuesta siete millones de dólares y tiene 1,415 metros cuadrados, está ubicada en Lomas, uno de los barrios más exclusivos de Ciudad de México. Fue construida por Ingeniería Inmobiliaria del Centro, del Grupo Higa, y la propiedad está a nombre de esa empresa hasta que, aparentemente, no se pague el préstamo.

De acuerdo con el artículo de Aristegui, al Grupo Higa y a sus compañías afiliadas les fueron adjudicados contratos de construcción de obra pública por valor de 600 millones de dólares en el Estado de México, cuando Peña Nieto fungía como su gobernador.

También dice que un avión chárter de propiedad del mismo grupo transportó a Peña Nieto durante su campaña presidencial en 2012, y que otra de las empresas le imprimió propaganda política durante la campaña.

Más preguntas

Sánchez, el portavoz presidencial, dijo que la propiedad limita con otra vivienda que ya tenía Rivera.

"Es importante destacar que dichos inmuebles colindan con la casa que desde varios años atrás ya era propiedad de la señora Angélica Rivera Hurtado y que el objeto de adquirirlos era ampliar el espacio de su casahabitación", dijo Sánchez.

La explicación fue recibida con escepticismo.

"Esto abre una gran serie de preguntas: si necesitaba un préstamo para comprar una casa, ¿por qué no ir a un banco?", dijo el analista de seguridad Alejandro Hope. Incluso si la versión del gobierno es cierta, "¿cuándo se dieron cuenta de que se trataba de un gran contratista del gobierno?, ¿no se tuvo que haber puesto una señal de alarma... a que una operación como ésta podría representar un conflicto de intereses?".

Hope cree que si algo similar hubiera ocurrido con el presidente de Estados Unidos, el mandatario "ahora tendría una investigación en el Congreso".

Federico Estevez, profesor de ciencia política de la universidad Tecnológico de Monterrey, dijo que la administración de Peña Nieto ha sido "arrinconada" por los últimos eventos.

Si Peña Nieto "cree que el problema de la violencia en México es similar a la corrupción, que es parte de la cultura, entonces estamos todos jodidos, este gobierno no va a ir a ningún lugar", dijo. "A Peña Nieto se le da bien generar consensos entre élites. Pero este problema ya no pasa por ahí".

Sigue la conmoción

Entre tanto, altos funcionarios del gobierno todavía trataban de responder a la conmoción causada por la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa, que primero fueron atacados y detenidos por la policía de Iguala el pasado 26 de septiembre.

El viernes la PGR dijo que miembros de una banda de narcos de Guerrero confesaron haber asesinado a los normalistas, haber descuartizado y quemado sus cuerpos, de los que sólo habrían quedado cenizas y restos de huesos y dientes completamente carbonizados.

Quienes han antecedido a Peña Nieto en su cargo han sobrevivido al cargo toreando escándalo tras escándalo pero los brotes de violencia han socavado los esfuerzos del Peña Nieto de convencer al resto del mundo que México ya dejó atrás su violenta pesadilla.

Los padres de los estudiantes y los activistas que los apoyan se niegan a creer que los normalistas estén muertos y continuaron con sus protestas el lunes. En las últimas semanas han bloqueado las principales carreteras del país y han intentado incendiar edificios gubernamentales.

El lunes, familiares y simpatizantes se enfrentaron a policías federales en Acapulco y luego bloquearon la carretera que conduce al aeropuerto, lo que obligó a varios turistas a caminar por casi un kilómetro desde sus hoteles a la terminal aeroportuaria.

Muchos tuvieron que hacer la misma caminata de vuelta pues encontraron el aeropuerto cerrado.

(Con información de Associated Press)

domingo, 9 de noviembre de 2014

La residencia de los Peña Nieto (Videoreportaje)

La familia presidencial irá de Los Pinos a La Palma. La residencia a la que el presidente Enrique Peña Nieto y su familia esperan mudarse una vez que concluya el sexenio es legalmente propiedad de una de las empresas a las que el gobierno federal otorgó el contrato para construir un tren de alta velocidad a Querétaro, reveló una investigación del equipo de la periodista Carmen Aristegui.

La licitación para esa obra, con valor superior a 50 mil millones de pesos, fue anulada el jueves pasado, tres días después de ser emitido el fallo, en medio de la crítica de firmas constructoras por el poco tiempo concedido para preparar el proyecto y de cuestionamientos de parte de la oposición sobre la transparencia del proceso.

Se trata de una residencia conocida como La Palma, obra del arquitecto Miguel Ángel Aragonés, ubicada en Sierra Gorda número 150, en las Lomas de Chapultepec. Está valuada en siete millones de dólares, unos 94.5 millones de pesos y se encuentra registrada a nombre de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, propiedad del Grupo Higa. La compañía que legalmente posee el inmueble controla una de las firmas que había obtenido del gobierno de Peña Nieto el contrato para construir el tren de alta velocidad a Querétaro, de acuerdo con la investigación, de la que un adelanto fue conocido por La Jornada.

La punta de la madeja de la que tiró el equipo de investigación fue una entrevista de la revista de nota rosa ¡Hola! a Angélica Rivera de Peña, esposa del presidente Peña Nieto, realizada en la residencia de La Palma.
En nuestra casa llevamos una vida de lo más normal posible, les he hecho saber que Los Pinos nos será prestado sólo por seis años y que su verdadera casa, su hogar, es ésta donde hemos hecho este reportaje, declaró Rivera de Peña a ¡Hola!, que acompañó la entrevista con varias fotos de la esposa del Presidente posando en la residencia, abunda la investigación.

La casa de La Palma, que no está incluida en la declaración patrimonial pública del presidente Peña Nieto, está interconectada con otra residencia ubicada a espaldas, en la calle de Paseo de las Palmas 125, Lomas de Chapultepec, que pertenece a Angélica Rivera de Peña. De esa propiedad salió la pareja cuando el presidente Peña Nieto tomó posesión del cargo el primero de diciembre de 2012, de acuerdo con los documentos en poder del equipo de investigación de la periodista Carmen Aristegui.
El Estado Mayor Presidencial, el cuerpo militar de élite responsable de la seguridad del Presidente y su familia, confirmó oficialmente al equipo de periodistas que custodia la casa de Sierra Gorda 150.

El propietario
La residencia de La Palma, a la que la esposa del Presidente se refirió como nuestra casa en la entrevista con ¡Hola!, está registrada a nombre de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, una empresa propiedad del Grupo Higa (GH).

El Grupo GH, a través de su filial Constructora Teya, fue parte del consorcio de empresas que el lunes 3 de noviembre obtuvo del gobierno federal el contrato –que no llegó a ser firmado– para construir el tren de alta velocidad de la Ciudad de México a Querétaro, una obra valuada en 50 mil 820 millones de pesos –alrededor de 3 mil 755 millones de dólares.
El grupo de empresas que obtuvo la licitación –un fallo del que el gobierno federal reculó el jueves 6 de noviembre– estuvo integrado por ocho compañías. Entre ellas, China Railway Construction Corporation, paraestatal del gobierno chino, y las firmas mexicanas Prodemex, GIA+A, propiedad de Hipólito Gerard, cuñado del ex presidente Carlos Salinas, y Constructora Teya, filial del Grupo Higa.

La empresa propietaria de la residencia de La Palma, el Grupo Higa, obtuvo varios contratos del gobierno del estado de México cuando Peña Nieto era gobernador de esa entidad. También rentaba los helicópteros en los que el mexiquense, a la sazón candidato presidencial, se trasladaba durante la campaña electoral de 2012.
El arquitecto Miguel Ángel Aragonés hizo público que había estado al frente del proyecto de construir la residencia para el presidente Peña Nieto, según documentó el equipo de investigación. Fue durante una entrevista concedida al periodista Alberto Tavira, en el programa "Los despachos del poder", que transmite Televisión Azteca.

En el programa el periodista Tavira preguntó al arquitecto Aragonés:

–Es público que hiciste la casa del ahora presidente de la República, Enrique Peña Nieto. ¿Fue un reto?
–Siempre es un reto trabajar para alguien con esa importancia y esa capacidad, con ese nivel de inteligencia, ¿no? Siempre es difícil tratar de captar lo que alguien específicamente necesita. Sí, se vuelve un reto, sobre todo que yo suelo trabajar para mí, no suelo tener clientes.

–El licenciado Peña Nieto y su esposa, ¿fueron clientes difíciles?

–No, yo creo que han sido de las personas más respetuosas y fáciles de trabajar. Ambos, sobre todo Enrique, se me hizo un personaje de primera, un tipo inteligente, sensible, respetuoso, amable, fue una delicia trabajar con él.

El inmueble
Pintada totalmente de blanco, la casa de La Palma tiene, según descripción del equipo de investigación de Carmen Aristegui, un estacionamiento subterráneo, planta baja, nivel superior con tapancos. Un elevador conecta todos los niveles. El jardín cuenta con sala y comedor techados.

La planta baja está cubierta con pisos de mármol. Mientras, en el primer piso se encuentran las recámaras para los seis hijos de la pareja y la habitación principal con vestidor, baños separados y área de spa. La casa cuenta con un sistema de luces para crear ambientes diversos: puede tornarse rosa, naranja o violeta. La propiedad está asentada en mil 440 metros cuadrados. Las fotos pueden verse en la página electrónica de Aragonés, www.aragones.com.mx, con el título Casa La Palma.

El equipo de investigación obtuvo además un certificado del Registro Público de la Propiedad que da cuenta que La Palma es propiedad de Ingeniería Inmobiliara del Centro, Sociedad Anónima.
 
(Con información de La Jornada en Línea)

martes, 4 de noviembre de 2014

La prostitución de menores en Mazatlán y Culiacán

Mazatlán, Sinaloa. "Blanca" llega a la "cita" vistiendo una pequeña blusa floreada, un short de mezclilla corto y sandalias de playa. Una coleta recoge su larga cabellera castaña, algunos mechones despeinados, la cara lavada, sin maquillaje, pareciera que salió aprisa de casa.

Las huellas del acné en su rostro, su limpia mirada y sonrisa espontánea, delatan que es una niña, sin embargo, trata de seducir. Y lo hace porque para ella yo represento su séptimo "trabajo", por el cual le pagarán 600 pesos, aunque el acuerdo con "María" la "madrota" fue por 1200 pesos.

El "servicio" se contrató por una hora. Mediante un trabajo de investigación encubierto se comprobó la facilidad con la que operan redes de prostitución de menores en Sinaloa. Esto se confirmó a través de las charlas sostenidas con tratantes y la plática con dos jovencitas.

El servicio "express". Desde que se estableció el contacto con 'María' ha transcurrido una hora, entonces vuelve a sonar el celular. La mujer avisa que se encuentra en el estacionamiento del hotel, mala la comparación, pero da la impresión de que 'Blanca' es como "mercancía" a domicilio.

Tiene sólo 16 de años de edad, actualmente estudia el bachillerato y "si Dios quiere" alude, su intención es estudiar la Universidad e ingresar al Ejército; sin embargo, esa noche reconoce que fue por error que aceptó una invitación para ejercer el oficio "más antiguo de la humanidad".

El encuentro se realiza en Mazatlán, el puerto pesquero y mayor atractivo turístico de Sinaloa, donde redes de tratantes operan libremente dentro y fuera de hoteles, bajo la vista "discreta" de empleados y guardias de seguridad.

En un ambiente de sol, playa, mar y turistas tanto nacionales como extranjeros no es extraño que cualquier hombre, sin equipaje, llegue al hotel, pague en efectivo una habitación, salga y a escasas horas del arribo entre de nuevo con una chica con acné en la cara de la que dice "Es mi familiar" a un guardia de seguridad que se conforma con lo dicho luego de que el recepcionista baja la mirada.

"Cometí un error". Una vez que 'Blanca' entra en la habitación se muestra nerviosa, aunque con facilidad sonríe y su inocencia aflora no sólo en gestos sino en palabras. Al preguntarle el por qué decidió recorrer este camino, sólo atina a decir "cometí un error porque ocupo dinero" y refiere que inicialmente fue fácil aceptar la propuesta hecha hace un mes por 'María', la mujer con la que llegó al hotel, quien la recoge en su casa cada vez que la ocupa para cumplir con un "servicio" o la busca donde se encuentre.

'María' es con quien se hacen los tratos porque es quien consigue "de todo" para los clientes.

Para 'Blanca' la crítica situación económica familiar, y que incluso llevó a su madre a pedir dinero prestado para comprarle lo que necesitaba para seguir estudiando, fue lo que la convenció de aceptar la propuesta de 'María', quien la enganchó en una fiesta. Ahora "la jefa" ha invitado a sus amigas de manera insistente.

Pero 'Blanca' no quiere que sus amigas pasen por lo que ella, aunque reconoce "sí, ganas dinero, pero no quiero. Yo cometí un error porque ocupo dinero, pero ellas no, ellas tienen todo estable.

"Si yo tuviera dinero no me hubiera metido en esto, me pongo a pensar en mi familia, en mis amigos de la escuela... no, yo no quiero esto... pero ocupo el dinero". Entonces suena su celular, pide silencio, se trataba de su madre. Le dice que está bien y cuelga.

'Blanca' cambia su rostro y se pone nerviosa cuando le solicito su número de teléfono. A pesar de que se le explica que la idea es contactarla sin intermediarios, su respuesta es contundente: "Huy... no se puede. No se puede... Lo tengo prohibido... no puedo... es una regla del trabajo, si quiere verme de nuevo llámele a 'María' y le da mi nombre".

Los vigilantes de la "mercancía"


Concluido el tiempo "contratado", suena de nuevo el teléfono, esta vez es 'María' quien llama para avisar que pasará por 'Blanca' al hotel, hace saber que se encuentra en el estacionamiento.

Pudiera tratarse de cualquier persona, pero al pasar a su lado, cruza la mirada con 'Blanca' lo que hace presumir se trata de "alguien" que está al pendiente de la menor, la sigue hasta la banqueta.

Al verse descubierto, cruza la mirada con otro tipo de playera blanca que se encuentra a un costado y se acerca por un lado sin establecer contacto directo. Entonces surge 'María' quien argumenta estaba estacionándose, agradece el "trabajo", sutilmente jala hacia un lado a 'Blanca', la abraza y se retiran. La noche ha terminado.

La clave está en los taxis

En Culiacán, la trata no es diferente. A través de una llamada telefónica, se contactó a 'Luis', un taxista que ofrece abiertamente a sus pasajeros los servicios sexuales de menores.

Es así como lleva a 'Morena' a un hotel del sector oriente de la ciudad. Ella luce un vestido azul, corto, tacones altos y cabello lacio. Baja del taxi, me encuentra, toma mi mano pero no cruza mirada, entra a la habitación.

"Me dijeron que te dijera que tengo 19 años", expresa al llegar aunque por teléfono el lenón diría "tiene 17 años".

Es madre soltera, la engancharon a través de una "agencia de publicidad" a donde acudió en busca de una oportunidad de trabajo, allí le dijeron que el servicio era para "atender caballeros". La "vida alegre" llegó cuando se enfermó su hijo y no contaba con el apoyo de su ahora ex pareja. Le dijeron que atendería "caballeros" y le pagarían 500 pesos por cliente.

Las ganancias

'Morena' platica que trabaja sola desde que entendió que son otros los que se llevan las ganancias "mi padrote me quitaba mucho dinero" comenta. En esta ocasión, atendió el llamado de un "amigo".

Ellos son quienes hacen el trato y cobran. Cuando trabaja por su cuenta, dice gana mil pesos por una hora. Cuando hay un intermediario, la paga es el 50 por ciento "aunque yo soy la que hace el trabajo, por eso decidí trabajar por mi cuenta". De vez en cuando se ve obligada a atender el llamado de 'Luis', el taxista que la regentea, reconoce.

"En el negocio no hay amigos, sólo intereses", por eso 'Morena' está ahorrando, porque tiene sueños, porque quiere retirarse antes de que crezca su hijo y darse la oportunidad de cambiar de vida.

Paso a paso

8:35 Pm

'Blanca' fue "entregada" al cliente en el estacionamiento de un hotel del centro de Mazatlán, la tratante le da "consejos".

8:45-9:30 pm

En 45 minutos 'Blanca' platica, ríe, se lamenta y sufre por el "trabajo" que "necesariamente" realiza al menos dos noches a la semana.
9:40 pm

La menor sale del hotel, camina con naturalidad. Afuera se encuentra a 'María' esperándola para recogerla y continuar su trabajo.
9:42 pm

Posteriormente, las dos mujeres abordan el vehículo en el que llegaron.


Nota:

Este reportaje realizado y publicado por El Debate, es tan sólo una pequeñísima muestra del negocio de la prostitución de las dos principales ciudades de Sinaloa, y a la vez nos muestra una doble moral ya que son los mismos medios impresos los que promueven este ilícito negocio a través de sus clasificados disfrazados de anuncios de masajes y demás. 

Y usted cree, ¿que las autoridades no lo sepan? 
La respuesta es sencilla: Por supuesto que sí, pero es un negocio que deja para todos.

(Con información de El Debate.com.mx)

lunes, 3 de noviembre de 2014

Historias de sicarios... y sicarias

Los testimonios incluidos en el estudio “Adolescentes en conflicto con la ley” refieren antecedentes de violencia, adicciones, pobreza y/o abandono. Por su grado de vulnerabilidad –alertan los especialistas–, estos internos (ahora más “desconfiados, deprimidos, desesperados o enojados”) requerirían de programas de atención especializados, “que desafortunadamente no están recibiendo”.

Aquí algunos testimonios, con nombres distintos para proteger la identidad de los menores infractores:

Julián ingresó al centro a los 17 años. Su sentencia fue de cuatro años. No conoció a su padre. Con su mamá vivió hasta los 14 porque desde entonces fue reclutado por La Familia Michoacana. Fue acusado de delitos contra la salud, delincuencia organizada y portación de arma prohibida.

Brenda fue acusada por homicidio calificado. Ingresó al centro de internamiento a los 17 años; en 2013 llevaba más de tres años interna y le quedan seis para cumplir su sentencia. De pequeña su padre la golpeaba, la humillaba, especialmente cuando consumía alcohol o drogas. “Me pagaron por matar. Desde los cinco años comencé a robar y después entré en peleas clandestinas; me entrenaron. Después ya me fui a asaltar a la frontera, donde me adiestraron en la guerra contra los guachos, luego me volví sicaria y me ofrecieron 200 mil pesos por asesinar a una persona y los acepté; lo maté con una daga… Todas las que estamos aquí venimos de lugares violentos; el personal no nos ayuda porque no está capacitado”.

Juan recuerda: “Yo hacía cualquier trabajo, ya fuera robar, matar o transportar droga… cualquier cosa con tal de ganar dinero”.

Armando, por su parte, afirma que su caso “fue una venganza. Yo tenía un hermano internado en un hospital siquiátrico y a mi mamá, que lo estaba cuidando, la enviaron a un mandado y cuando regresó mi hermano ya estaba muerto. Yo maté al doctor porque no lo ayudó. Lo asfixié”.

Pedro señala que “armaba los negocios, me decían qué necesitaban y yo contrataba. Cuando la policía ministerial me detuvo me dio una "madriza". Mi derecho era quedarme callado y aguantarme los trancazos”. Los agentes que lo detuvieron lo llevaron a una mina; cuenta que no estaban uniformados y se presentaron como integrantes de "Los Zetas". Esos mismos oficiales lo mandaron al Ministerio Público.

José comenta que “a los 15 años me uní a trabajar a la delincuencia organizada. Recibí entrenamiento en Estados Unidos. Mi jefe es un estadunidense. Yo era encargado de controlar a los sicarios y a los halcones”.

María: “Conocí a un hombre guapo que me invitó a pasear. La segunda vez que salimos me llevó a una quinta, donde tenían a una mujer secuestrada que lloraba mucho. Yo la intentaba calmar. Ese día trajeron a otros miembros de la misma familia; en total eran como 15 personas. Yo les daba de comer y los llevaba al baño”. María ingresó al centro de internamiento a los 17 años y, aunque en 2013 llevaba más de un año encerrada, aun no le dictaban sentencia.

(Con información de La Policiaca.com)

domingo, 2 de noviembre de 2014

"Los tenemos en la Cueva del Diablo..."

Esa madrugada del miércoles pasado el sicario ya había bebido los suficientes mezcales para comenzar a fantochear.

—"Nos los llevamos a la "Cueva del Diablo". Matamos a los más bravos y a los otros los tenemos ahí" —balbuceó frente a sus compañeros, un grupo de tipos de mala pinta. Hablaba de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

En la mesa de al lado, un cliente solitario aguzó el oído para agarrar todos los detalles del relato. Había mucho que escuchar: La lengua se le había soltado al matón a sueldo en esa cantina de poca monta de Iguala, donde más de uno sabe que es de sentido común callar para mantener la cabeza pegada a los hombros, aún ahora, con la ciudad tomada por los federales.

Pero nuestro sujeto, aceitado por los mezcales, descartó toda regla de discreción. O dijo lo que sabía, o comenzó a imaginar cosas.

—"Los subimos a dos camiones de pescado y luego nos los llevamos en lanchas por el Balsas. Tenemos vivos a la mitad, en la cueva" —contó. Sus compañeros escuchaban atentos.

El sicario, o quien quiera que fuera, decía trabajar para "Los Guerreros Unidos". No era —y quedaba muy claro— un tipo prudente, menos con la guerra que se ha desatado con "Los Rojos" y con agentes de inteligencia por todos lados.

Vaya, medio Cisen se encuentra en el estado. Pero con solo una botella encima acababa de soltar la sopa a sus amigos de farra.

Dio varios detalles: la noche del 26 de septiembre balearon a tres en Iguala y luego tomaron camino hasta la presa El Caracol de madrugada, en una carretera que serpentea entre la montaña y que termina casi junto al agua.

Después de transportarlos en lanchas río abajo, a los muchachos se les había hecho marchar en fila india en la selva. No todos llegaron. Algunos murieron asesinados en el camino, sus cuerpos fueron lanzados por la borda.

El relato seguía con más detalles. La cueva en la que los tenían retenidos estaba a una hora y media en barco de Acatlán, en una localidad conocida como Acatlancillo, cerca de una cascada sin nombre. Más de la mitad de los normalistas seguían ahí, atrapados, bajo la custodia de una recua de narcos.

—"Están vivos" —insistió el sicario.

Y así, de súbito, el secreto mejor guardado de México se ventilaba en un bar, escapándosele a un tipo con tragos de más. A unos metros, en la mesa contigua, el cliente de oídos agudos, que en realidad era un policía comunitario de la Unión Popular de Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg), dio las gracias a la mesera, pagó su trago y regresó a su campamento con la primicia.

En la búsqueda de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, un misterio que ha desafiado al Estado mexicano y al gobierno federal durante más cuatro semanas, había un nuevo, aunque poco probable y hasta disparatado rastro.

Pero la desesperación lleva a buscar en donde sea. A las fosas de Iguala, las de Cocula y los huesos sumergidos en el río San Juan se añadía la pista más extraña hasta el momento.

Invención o no, el relato fantástico fue tomado en serio en varios niveles, incluidos los oficiales. Abría la posibilidad de hallar con vida a estudiantes que hasta entonces habían sido buscados en pretérito, solo en fosas. Se trataba de algo tan sencillo como esperanza, de aquello que si no existe es reemplazado por la muerte, según define el antropólogo Michael Taussig.

“Sin la esperanza lo que queda es la muerte. La muerte del espíritu. La muerte de la vida, donde ya no hay sentido de regeneración o renovación”, sostiene.

Está muriendo de hambre

La Upoeg lleva un mes de trabajos casi heroicos. No vuelven a casa desde septiembre. Nadie les paga y tienen que racionar la gasolina. De día mal comen y de noche, cuando pueden, duermen en un campamento en el zócalo de Iguala.

Son como sabuesos alocados: andan por brechas y sierras donde nadie en su sano juicio se metería y en ese trajín han descubierto varias fosas con cuerpos. Han sido más eficientes que muchos criminalistas entrenados.

Pero comienzan a sufrir el desgaste de la búsqueda. Su ropa se ve sucia. Sus vehículos lucen más destartalados y polvosos de lo habitual, que ya es decir mucho.

Encima, varias esposas están sumamente molestas por la larga ausencia de sus hombres, que hace cuatro semanas se fueron a tratar de encontrar a los jovencitos de Ayotzi armados de machetes e imbuidos de un primordial sentido de justicia.

“Mi esposa me regañó el otro día, que cómo es que dejaba a mi familia, que me ponía en riesgo, que los ponía en peligro y yo le dije ‘¿y a la familia de esos chicos, qué? ¿A ellos quién los ayuda a encontrar a sus hijos?’”, dice Lucas Pita, un igualteco que dejó todo por ir a la búsqueda de los normalistas.

Es una opinión ampliamente extendida entre sus compañeros. “Vamos a encontrarlos vivos”, promete Crisóforo García, uno de los comandantes.

Pero no han encontrado nada. O lo que han hallado —en las fosas de Iguala—, aún no ha sido plenamente identificado. En tanto, con el paso de los días las provisiones ya comenzaron a escasear.

“Ojalá nos comiencen a apoyar los empresarios con gasolina. Es muy difícil trasladarnos de una comunidad a otra todos los días”, sostiene Lino Ponce, asistente de Bruno Plácido, líder y creador de la policía comunitaria guerrerense, que desde hace casi dos años mantiene su propia guerra contra la delincuencia organizada en varios municipios de Guerrero.

Desde que se involucraron en el caso de los normalistas de Ayotzinapa, los comunitarios de la Upoeg andan a la caza de pistas donde puedan encontrarlas, como todos unos detectives tropicales.

Cualquier dicho, cualquier rumor, es digno de ser revisado. Una fosa en el cerro: hay que ir. Una casa de seguridad en el pueblo: hay que revisarlo. Ropa en la montaña: puede ser de los chicos.

“A estas alturas hay que descartar toda posibilidad”, dice don Migue, uno de los líderes de la columna estacionada en Iguala, donde han establecido una base de operaciones. Se trata de un campamento de casas de campaña al que a diario llegan datos y versiones.

Fue así como esta semana les llegó el rumor de la "Cueva del Diablo" y una misión se organizó al Nuevo Balsas, en uno de los confines más remotos de Guerrero, en la presa de El Caracol.

El dato les resultó tan interesante que los comunitarios se acercaron a la Gendarmería, que por estos días ya está en Guerrero, con una petición:

-¿No prestan algunos hombres y helicópteros para ir a la cueva?

La Policía Federal, tan hambrienta y desesperada por encontrar pistas como la Upoeg dijo "sí".

¿Qué tiene que ver el diablo?

Muchos lugares tienen su "Cueva del diablo". Son sitios que se prestan al mito y que generalmente involucran a un demonio que habita en su interior, donde lleva almas robadas.

Una interpretación antropológica dicta que la caverna inconscientemente es asociada con una entrada al inframundo y, por ende, con la maldad. De ahí la replicación del mito en varios estados y países. En Iztapalapa hay una. En Mazatlán, otra. En Veracruz hay al menos dos. Alemania tiene la suya. Hay en Florida, Bulgaria, Brasil, Japón y Australia.

En Guerrero hay dos. La que nos atañe y que de alguna manera se filtró al tema Ayotzinapa, se encuentra cerca de Nuevo Balsas, a unos 30 kilómetros de Cocula, donde la Procuraduría General de la República realiza peritajes en un tiradero a cielo abierto y en el río San Juan. En ambos han sido hallados restos óseos y osamentas.

El jueves pasado, eran las 12 del día y una larga columna de gendarmes y comunitarios esperaba en el embarcadero de Nuevo Balsas a que un helicóptero Blackhawk terminara las labores de reconocimiento en el área circundante a la "Cueva del Diablo".

Los federales iban armados hasta los dientes. La Upoeg llevaba varas y machetes.

Formados junto a los botes, los gendarmes escucharon la advertencia de su comandante. “Hay que estar precavidos”, les dijo. “No hay condiciones en esa zona. Hay mucho plantío de mariguana y amapola”.

En un mapa, los federales trazaron las siguientes coordenadas: latitud 17 grados, 55 minutos, cero segundos norte por longitud 99 grados, 58 minutos y 30 segundos oeste.

"La Cueva del Diablo" estaba trazada en un punto rojo, pero esta es otra historia que conoceremos mañana...

(Con información de Milenio Digital)

viernes, 24 de octubre de 2014

Mujeres asesinas

Tras hallar sin vida a Aldo Sarabia, se dio a conocer que la esposa y el amante, fueron las que planearon el asesinato del músico de Banda El Recodo.

Es por eso que nos dimos a la tarea de recopilar 5 mujeres asesinas en México.

La Mataviejitas
Juana Barraza Samperio, es una de las más famosas y conocidas en México y el mundo, es llamada de esta manera por que sus víctimas eran ancianas, quienes vivían en su mayoría solas.

En sus asesinatos vestía de rojo y las muertes eran provocadas por golpes, heridas de armas punzo cortantes o estrangulación y después les robaba en sus casas, en algunos casos se encontró evidencia de abuso sexual.

Juana se hacía pasar por enfermera o por una trabajadora social que ayudaba a gestionar una pensión municipal a mujeres mayores. La aparición de sus huellas digitales fueron las que la delataron por que eran las mismas en todos los casos.

Fue sentenciada a 759 años de prisión y una multa de cien mil 453 pesos por la responsabilidad de la muerte de 16 mujeres de la tercera edad y 12 robos calificados. Barraza negó todos los crímenes menos el último, pero se cree que habría matado a más de 40 ancianas entre 1999 y 2006.

En su confesión dijo: "Yo odiaba a las señoras, porque mi mamá me maltrataba, me pegaba, siempre me maldecía y me regaló con un señor grande". Sostiene que su madre la vendió por tres cervezas. "Yo fui abusada y por eso odiaba a las señoras".

En un estudio que realizó la Dra. Feggy Ostroky Solís, directora de Neuropsicología y Psicología de la Facultad de Psicología de la UNAM menciona que su conducta era un reflejo de la violación que sufrió en su niñez, además era alcohólica y su hijo mayor fue asesinado por una pandilla cuando tenía 24 años.

Felícitas Sánchez Aguillón
Ha sido considerada como una asesina serial mexicana, conocida también como "La Ogresa de la Col. Roma", "La trituradora de ángelitos", "la descuartizadora de la Col. Roma" o "la espanta-cigüeñas".

Fue responsable de infanticidios en el DF, se cree que fueron más de 50, durante la década de 1930.

Ella trabajaba como partera pero también realizaba abortos clandestinos y traficaba con infantes, después de esto comenzó con los asesinatos. Cuando no podía vender a los niños los bañaba con agua helada, no les daba de comer, los dormía en el piso y los alimentaba con carne o leche podrida.

Los métodos de ejecución iban desde asfixia, envenenamiento hasta inmolación, ya muertos los descuartizaba.

Erandy Gutiérrez
Una joven de Sinaloa que cometió el asesinato de su amiga Anel Báez; la razón por la que la mató fue por que se Anel subió fotografías comprometedoras a Facebook y eso no le gustó a Erandy.

Según las otras amigas de las jóvenes, Erandy fue a la casa de la víctima para terminar con su vida después de una conversación.

Anel recibió 65 puñaladas, como es menor de edad el castigo que se le dio fue de 7 años.

Alma Delia Chávez Guerrero
La esposa de Aldo Sarabia, integrante de la Banda El Recodo es la culpable del asesinato del músico; ella y su amante fueron los que planearon el crimen.

"Fue una víctima indirecta de una relación sentimental que estableció su pareja con otra persona y planearon privarlo de la vida. No tiene nada que ver con su trabajo, con su trayectoria de 30 años dentro de la banda El Recodo", ​mencionó el procurador de Justicia de Sinaloa.
Sara Aldrete
Llamada "Narcosatanica". Tras permanecer 22 años presa en las cárceles de la Cd. de México, por petición del Gobierno del distrito Federal, fue trasladada al penal estatal de Mexicali en Baja California. 

Fue condenada a 645 años de prisión por participar en 13 homicidios en ritos satánicos.

(Con información de Publimetro.com.mx)

Con la fórmula para "tumbar" gobernadores

Ahora que Ángel Aguirre ha solicitado licencia al cargo de gobernador de Guerrero, el senador por el PRD Sofío Ramírez señaló que antes de los acontecimientos de Iguala las encuestas apuntaban a una evaluación favorable para el otrora gobernador.

La razón principal por la que Ángel Aguirre presentó su renuncia como gobernador, explicó Ramírez, tiene que ver con coadyuvar en localizar con vida a los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, además de la presión social que señalaba al gobernador con licencia como responsable por lo ocurrido en Iguala hace casi un mes en Iguala.

El legislador por el partido del sol azteca recordó que fue el gobierno de Aguirre quien auxilió a los jóvenes la noche de aquel viernes 26 de septiembre, que localizó a 63 jóvenes; además de la detención de 22 policías municipales de Iguala y localizó las fosas clandestinas.

Asimismo, Sofío Ramírez cuestionó el actuar de las autoridades federales aquella noche, sobre todo porque "a 500 metros de donde fue la balacera está el Ejército, está una subdelegación de la PGR, está la Policía Federal. La pregunta es ¿Por qué señalar nada más al gobierno del estado?".

Ramírez señaló que, con base en las encuestas hasta antes del 26 de septiembre, los guerrerenses mostraban cariño al gobernador con licencia Aguirre. "La realidad social y política de que Ángel Aguirre se separara del cargo surge a raíz de los lamentables hechos en Iguala.

"Le puede suceder a cualquier otro gobernador de las muchas entidades federativas, donde existen señalamientos, indicios, de vínculos de las autoridades locales con el crimen organizado", agregó el legislador perredista.

Sofío Ramírez insistió en que no comparte la decisión de Ángel Aguirre de pedir licencia al cargo de gobernador y, en entrevista con Ciro Gómez Leyva, anotó que si la lógica será que cada gobernador pedirá licencia cada que haya pérdidas de vidas, "el crimen organizado tendrá la fórmula para tumbar gobernadores".

En torno a la defensa que hizo del hoy gobernador con licencia, Sofío explicó que lo hizo en un acto de congruencia, por la confianza que tiene en el desarrollo de las instituciones; además de la relación política y afectiva que tiene con Ángel Aguirre. Aseguró que aunque no tenga cargo "yo seré un hombre que voy a estar al lado de Ángel Aguirre Rivero, siempre coadyuvando en todo lo que sea necesario y acreditando su mayor esfuerzo como gobernador constitucional de los guerrerenses".

Sofío Ramírez, reiteró la actitud de responsabilidad política de Ángel Aguirre al renunciar al gobierno de Guerrero, así como su disposición en coadyuvar en la investigación del caso Iguala. 

(Con información de Radio Fórmula.com.mx)

domingo, 19 de octubre de 2014

Iguala: Historia de un alcalde asesino

Lunes 3 de junio de 2013. Ayuntamiento de Iguala. Simpatizantes del Frente de Unidad Popular marchan por el centro de la ciudad y apedrean la alcaldía; los trabajadores ya habían sido evacuados.

Rompen ventanas y realizan pintas con tinta negra y roja. Acusan al presidente municipal, José Luis Abarca, de haber ordenado el "levantón" de ocho de sus compañeros: su líder Arturo Hernández Cardona, además de Rafael Banderas Román, Ángel Román Ramírez, Héctor Arroyo Delgado, Gregorio Dante Cervantes, Efraín Amates Luna, Nicolás Mendoza Villa y Jimmy Castro.

Van acompañados por militantes del Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero (Fodeg), incluido el líder frentista, Bertoldo Martínez Cruz.

También están ahí estudiantes de la normal rural… de Ayotzinapa.

Durante el bloqueo del ayuntamiento, Martínez Cruz recibe una llamada telefónica de Héctor Arroyo Delgado, uno de los ocho desaparecidos. Éste le informa de la muerte de tres de sus compañeros (entre éstos Hernández Cardona), de la huida de cuatro más, incluido él, y del paradero desconocido de un octavo.

Martínez Cruz, que realizaba una entrevista con reporteros locales cuando recibió la llamada, pone el altavoz para que su compañero, Arroyo Delgado, narre lo sucedido. Cuatro minutos y 26 segundos dura la llamada reproducida por algunos medios locales, en la que se escucha, entre otras cosas, esto:

—Yo ya me voy a la chingada de Iguala, porque me van a matar… —le dice Arroyo Delgado a Martínez Cruz.

—Oye, ¿dime quiénes fueron los otros dos compañeros que asesinaron? —pregunta el líder de la Fodeg.

—Este, cómo se llama… Ángel Román Ramírez. Y Rafael. Rafael Balderas Román.

—¿Cómo los mataron: a balazos, a golpes o qué?

—Al ingeniero (Arturo Hernández Cardona) lo chingaron desde el viernes, luego el sábado mataron a golpes a (Rafael) Balderas y hoy en la mañana que nos escapamos perdió la vida Ángel Román Ramírez. Nosotros de puro milagro estamos vivos y yo ya me voy a la chingada de Iguala, porque me van a matar. Luego nos vemos por ahí… —terminó la llamada el sobreviviente.

Los muchachos de Ayotzinapa arremeten de nuevo y con más furia contra el edificio del ayuntamiento.

Ahí, y unos días antes, el 21 de mayo, cuando los jóvenes normalistas también irrumpían en el edificio de la presidencia municipal, empezaba el encono entre los jóvenes de Ayotzinapa y el alcalde, conflicto que tendría su desenlace el 26 de septiembre pasado, cuando los estudiantes entraban a Iguala para supuestamente boicotear un acto de la presidenta del DIF, María de los Ángeles Pineda, la esposa de Abarca.

Días después de aquella llamada, el 25 de junio, Nicolás Mendoza Villa, uno de los miembros de la FUP que logró escapar, y quien era chofer de Arturo Hernández Cardona, se atreve a dar su testimonio en la notaría 47 del Distrito Federal, ante Alfredo Miguel Morán Miguel.

El 12 de marzo de 2014 repite y amplía sus dichos (de los cuales Milenio tiene copia), entonces ante el Ministerio Público del fuero común Miguel Ángel Cuevas Aparicio, adscrito a la Dirección General de Control de Averiguaciones Previas de la Procuraduría General de Justicia de Guerrero. En la averiguación previa HID/SC/010758/2013, Nicolás narra con detalle lo ocurrido aquellos días: y sí, el alcalde Abarca mató a Hernández Cardona, según sus dichos…

"Mándalo a la chingada"

De acuerdo con la declaración de Nicolás Mendoza Villa, el alcalde José Luis Abarca (hoy prófugo), asesinó al dirigente de la FUP, Arturo Hernández Cardona, además de que ordenó la muerte de Félix Rafael Balderas Román y Ángel Román Ramírez, e instruyó para que fueran torturados otros miembros de Unidad Popular.

Nicolás Mendoza Villa, un agricultor de 43 años que solamente cursó hasta cuarto de primaria, miembro del FUP desde finales de 2013, aseguró que el 29 de mayo de 2013 el alcalde amenazó a Hernández Cardona en las oficinas del Ayuntamiento de Iguala frente a siete miembros del FUP, la esposa del hoy asesinado, así como síndicos, regidores y dos representantes del gobierno estatal.

—¡Ya me tienes hasta la chingada, pendejo, tengo gente que me hace mis trabajos! —le habría dicho el alcalde al líder de la FUP, luego de negarse a firmar acuerdos de desarrollo social con dicha agrupación. El presidente municipal estaba acompañado de dos sujetos armados, uno de los cuales espetó: “Mándalo a la chingada, de todas maneras se lo va a cargar la chingada”.

Un día después, el jueves 30, luego de una jornada en la que los miembros del FUP bloquearon la caseta de Puente de Ixtla, poco después de las 17:00 horas, siete de ellos viajaban en una camioneta Honda Pilot rumbo al centro de Iguala y fueron interceptados por un comando que se transportaba en dos vehículos, una camioneta Explorer y una Jeep Cherokee.

Intentaron bajarse y huir, pero fue imposible: Hernández Cardona recibió un disparo en la pantorrilla derecha al intentar bajar de la camioneta y los sicarios tomaron control del vehículo sometiendo a los ocupantes, salvo uno que sí logró huir corriendo, según el relato de Nicolás.

Transcurrió alrededor de media hora y los vehículos tomaron un camino de terracería. De pronto se detuvieron en una brecha y obligaron a sus detenidos a caminar alrededor de 300 metros hacia arriba, hacia el monte. Ahí había más sicarios que se transportaban en otro vehículo diferente. Llegaron a unos matorrales espinosos. Según el declarante, varios de ellos mencionaron varias veces que pertenecían al cártel de "Guerreros Unidos". Les vendaron los ojos. De pronto se acercó un hombre y dijo:

—A ver, bola de revoltosos, a ver si deveras muy chingones, que andan pintarrajeando mi ayuntamiento.

Nicolás Mendoza Villa afirma que al de la voz lo reconoció de inmediato: era el jefe de la policía de Iguala, Felipe Flores Velázquez. Más tarde, ya de noche, les quitaron las vendas y los golpearon y torturaron con un látigo de alambre y una tabla en forma de paleta. Luego los amarraron de pies y manos. Dos de los criminales excavaron la tierra para hacer una fosa. Alrededor de la medianoche arribó al lugar el presidente municipal, quien ordenó una nueva sesión de tortura. Al final, el alcalde se dirigió hacia Arturo Hernández Cardona:

—Qué tanto estás chingando con el abono y te dabas el gusto de pintar mi ayuntamiento. Ahora yo me voy a dar el gusto de matarte…

El jefe policial levantó del piso al líder de la FUP y lo condujo al lado de la fosa recién excavada, junto a unos árboles. El alcalde le puso el cañón de un arma larga junto a la mejilla, del lado izquierdo. Y jaló el gatillo. El ingeniero Arturo Hernández Cardona cayó al lado de la fosa. Uno de los sicarios lo empujó hacia el hoyo. El jefe policial aconsejó a su jefe, al alcalde:

—Métele otro putazo para que se lo lleve la chingada, porque ya va a llover. Abarca apuntó su arma hacia la fosa y volvió a disparar, cuenta en su declaración ministerial Nicolás. Empezó a llover. No taparon la fosa, que se llenó de agua. Luego también los sicarios mataron a Felix Rafael Banderas Román y lo echaron a la misma fosa.

El domingo 2 de junio asesinaron a Ángel Román Ramírez en un intento de huida cuando trasladaban los dos cuerpos de los asesinados a Mezcala para arrojarlos ahí.

Al día siguiente por la madrugada el declarante y tres personas más que también estaban cautivas, huyeron…

La amenaza de la esposa

Justino Carvajal, síndico administrador de Iguala, fue asesinado el 8 de marzo de 2013. El 21 de mayo de 2013 Arturo Hernández Cardona organizó una protesta para solicitar una audiencia.

Integrantes de Unión Popular y jóvenes encapuchados, normalistas de Ayotzinapa, según periodistas de Iguala, ingresaron al palacio municipal a realizar pintas. Acusaron a Abarca del homicidio de Carvajal.

De acuerdo con un trabajo con texto y fotos del portal La Silla Rota, una semana después, el 28 de mayo Arturo Hernández Cardona acudió a una sesión pública del cabildo, en la que también estaba su esposa, la regidora de Desarrollo Rural, Sofía Lorena Mendoza Martínez. Además del alcalde y los regidores, estaba presente María de los Ángeles Pineda, mujer del presidente municipal, cuyos hermanos han sido señalados por tener vínculos con cárteles de la droga. Ahí, al tomar la palabra, Hernández Cardona insinuó que el alcalde estaba detrás del asesinato de Carvajal y que era un criminal.

El alcalde se retiró del lugar. Su mujer lo seguía, pero de pronto volvió sobre sus pasos para increpar a Hernández:

—No sabes con quién te metes cabrón, te va a cargar la chingada si sigues así… El delincuente eres tú, hijo de la chingada. Te vas morir. ¡Te vas a morir! No sabes con quién te metes... —le habría gritado a Hernández, Cardona, según testimonios recogidos por el portal citado.

Dos días después Hernández Cardona desapareció. Cuatro días después apareció muerto…

(Con información de Sipse.com)

sábado, 18 de octubre de 2014

La historia de Ángel: Hondureño torturado, encarcelado y... Usted disculpe (Videos)

El migrante hondureño, Ángel Amílcar Colón, quedó en libertad el jueves de esta semana, tras permanecer casi 6 años preso en una cárcel de máxima seguridad, el Centro Federal de Readaptación Social No.4 Noroeste en Tepic, Nayarit.

Para Amnistía Internacional, su caso es emblemático de un nuevo esquema de violación de derechos en contra de las personas migrantes. “Las autoridades buscan incriminar a este grupo de población vulnerable para aparentar una supuesta respuesta efectiva en la investigación de delitos de alto impacto social, como delincuencia organizada, delitos contra la salud y otros”, acusó la organización.

“A principios de 2014 los expertos forenses, médicos internacionales independientes, lo examinaron y concluyeron que las pruebas médicas de tortura eran coherentes con su queja. Esta evidencia ha sido presentada a la corte, pero la PGR se ha negado a retirar los cargos”, señaló.

Amnistía Internacional lo declaró preso de conciencia porque considera que la tortura y el maltrato al que fue víctima tuvo un factor de discriminación racial por su origen afro descendiente garífuna y resultó en su encarcelamiento y en un procesamiento injusto.

En entrevista para Noticias MVS primera emisión, Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, advirtió que presentarán una demanda de reparación del daño por los 5 años 7 meses que permaneció Ángel encarcelado. Además, “demandamos la investigación y sanción de funcionarios”

Sobre su caso, también en entrevista para MVS, Ángel consideró que su encarcelamiento marcó su vida; sin embargo, “he tomado la decisión de perdonar a quienes me hicieron mal”. Y señaló que el problema de la impunidad en el país “es que continúan haciéndolo”.

La historia de Ángel

El 7 de enero de 2009 tuvo que salir de Honduras, dejando a su compañera y dos hijos por la necesidad económica de ayudar a su familia y pagar la atención médica de Ángel Elvir, el mayor de sus hijos, quien había sido diagnosticado con cáncer.

Después de pasar por Guatemala fue abandonado en Tabasco por el "coyote" al que le había pagado por cruzarlo hasta los Estados Unidos. Tuvo que viajar en la caja refrigerada de un camión durante 34 horas para llegar al D.F. junto con otras 119 personas; de ahí viajó durante 2 meses hasta llegar a Tijuana, en donde otro "coyote
" lo engañó prometiéndole ayuda para cruzar la frontera hacia Estados Unidos y lo llevó a una casa, en donde le ordenó permanecer en un habitación bajo la amenaza de quitarle la vida si desobedecía.

Al cumplir cuatro días en ese lugar, un operativo en el que participaron diversas corporaciones policiacas, irrumpió en la casa. Ángel, luego de escuchar disparos y ante el temor por su vida, se escondió en el baño y después salió por la parte trasera de la casa, pero fue detenido junto con otras 10 personas y acusado de delincuencia organizada, acopio de armas de uso exclusivo del Ejército, y delitos contra la salud.

Al ser detenido Ángel no tenía en su posesión armas y no existen pruebas que lo vinculen a las drogas que fueron encontradas en el lugar, según el parte informativo de la policía. En cambio, fue víctima de múltiples abusos, agresiones y tortura.

Ángel fue torturado durante varias horas antes de ser puesto a disposición del Ministerio Público, por elementos del Ejército y por policías federales; posteriormente fue llevado a una base militar donde le tomaron su declaración ministerial sin haberle respetado su derecho a recibir asistencia consular.

 
 
(Con información de Aristegui Noticias.com)

miércoles, 15 de octubre de 2014

Guerrero: Un estado "narcopolítico"... como otros

Desde hace meses se denunció, con nombres y apellidos, que la administración pública en Guerrero estaba infestada de "narcopolíticos", corrupción e impunidad. Sin embargo, autoridades de los tres niveles y partidos políticos callaron, protegieron e incluso promovieron a los señalados. Todo desembocó en el ataque contra los normalistas de Ayotzinapa, uno de los episodios más brutales en la guerra que México padece. A despecho de discursos y propuestas populistas, el grado de infestación criminal que vive ese estado ha aumentado.

La desaparición y probable asesinato de 43 normalistas de Ayotzinapa exhibe el nuevo nivel de impunidad, corrupción y violencia que se vive en el estado, donde la delincuencia controla grandes territorios y es protegida por autoridades de los tres niveles.

En diciembre de 2013, Proceso dio a conocer que la Procuraduría General de la República (PGR) inició una investigación contra al menos 15 alcaldes por sus presuntos nexos con la delincuencia organizada, y cuatro meses después, a principios de abril, el alcalde perredista de Cuetzala del Progreso, Feliciano Álvarez Mesino, fue detenido por agentes federales en Iguala. Actualmente está preso por sus presuntos nexos con el grupo delictivo "La Familia".

Álvarez forma parte de la corriente política Grupo Guerrero, dirigida por David Jiménez Rumbo y por el actual presidente estatal del PRD, Carlos Reyes Torres. Éste y su hermano Crescencio, alcalde de La Unión, fueron acusados –por Servando Gómez "La Tuta", líder de "Los Caballeros Templarios"– de tener relaciones con el crimen organizado.

Pese a ello, la clase política local calló, cerró filas y las autoridades fueron omisas ante los señalamientos públicos y evidencias contra ése y otros alcaldes, además de legisladores locales como el presidente del Congreso de Guerrero, el perredista Bernardo Ortega Jiménez…

(Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1980 de la revista Proceso)

Entradas populares

Páginas vistas en el último mes

.....