martes, 15 de abril de 2014

Tamaulipas: Tierra de nadie, infierno de todos

La caída de dos destacados capos del "Cártel del Golfo" (CDG) y la muerte de Homero Cárdenas Guillén en las últimas semanas no sólo provocaron otra ruptura en la organización, sino detonaron nuevamente la violencia. Esta situación pone en evidencia la intrincada red de corrupción y complicidad entre las bandas criminales que operan en el estado y funcionarios estatales y municipales, e incluso con elementos de las Fuerzas Armadas.

Después de la captura de Mario Cárdenas Guillén y Jorge Eduardo Costilla, "El Coss", en septiembre de 2012, el cártel dejó de ser una organización horizontal y comenzó a funcionar como federación, comentan a Proceso ex militantes y personajes cercanos al grupo criminal. Hablan a condición de que no se revelen sus nombres.

Hoy, dicen, son tres los grupos que controlan las principales plazas en la entidad: Reynosa está bajo el poder de "Los Metros"; Tampico estuvo hace poco bajo el mando de Javier Garza Medrano, "El Comandante 14", quien pretendía convertirse en el nuevo jefe del CDG, y Matamoros –lugar de nacimiento de la organización a principios de los años treinta–, donde la familia Cárdenas Guillén aún mantiene el control.

Durante un tiempo el jefe en esta última ciudad fue Homero Cárdenas Guillén, "El Orejón" o "El Majadero", el hermano mayor de Osiel, quien falleció de un paro respiratorio el pasado 28 de marzo en Monterrey, adonde fue trasladado luego de someterse a una liposucción en una clínica de Matamoros.

Meses antes, en noviembre pasado, sicarios de "Los Metros" arribaron a Matamoros con la intención de ejecutar a Homero Cárdenas. En un enfrentamiento con la banda de "Los Ciclones", quienes protegían al capo, hubo por lo menos 12 muertos, entre pistoleros y civiles.

La muerte de Homero reactivó la rivalidad. La fracción de Matamoros filtró al Ejército la ubicación de Jesús Alejandro Leal Flores, "El Simple", un capo con trayectoria y familiares de la facción de "Los Metros". Además, informó a la Policía Federal el lugar en el que se escondía Javier Garza Medrano, "Comandante 14", originario de Matamoros, quien en los noventa era agente de la Policía Preventiva Municipal; en esa época "El Coss" era oficial de la radio en esa corporación.

"El Simple" fue capturado el 31 de marzo último en Reynosa, mientras que "El Comandante 14" cayó el jueves 3 en Querétaro. Ambos eventos dejaron prácticamente acéfalas las fracciones del "Cártel del Golfo".
(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1954, ya en circulación)

lunes, 14 de abril de 2014

La historia de "El Bravo"

Fue uno de los oficiales del ejército entrenado en fuerzas especiales que se ganó la confianza de Joaquín "El Chapo" Guzmán. Fue su jefe de escoltas, y una vez que el capo cayó detenido, su estrella se apagó. Años atrás su protector era el capitán Hermilo Martínez Vera, cercano al "Mayo" Zambada y publirrelacionista de la organización con los mandos del Ejército, quien fue capturado en agosto del 2012. La muerte del teniente desertor Alejandro Aponte Gómez, cierra el capítulo sobre la escolta militar que acompañó varios años en su huida al defenestrado líder del "Cartel de Sinaloa".

El miércoles 9 de abril, la noticia se fue filtrando a algunos medios de comunicación casi en voz baja: “Mataron al Bravo”. Los cuerpos de tres hombres con huellas de tortura y asesinados con saña habían sido encontrados en una fábrica de bloques, en las inmediaciones de La Cruz de Elota, en Sinaloa.

No los asesinaron ahí, porque no se encontró en el lugar ningún casquillo. Los bajaron de algún vehículo y los arrastraron alrededor de 25 metros hasta dejarlos adentro de la fábrica, detrás de una malla ciclónica.

Dos de los cuerpos fueron identificados como Jesús Eduardo Valadez Noriega y Francisco Javier Ibarra Reyes, ambos con antecedentes penales. Hasta el momento, el tercer hombre no había sido identificado.

Un día después, el Procurador confirmó la muerte del Manuel Aponte Gómez, "El Bravo", al revelar que las huellas dactilares de otro hombre encontrado cerca de ese lugar, un día antes por la noche, en un camino de terracería a la altura del pueblo Tanques de Elota, coincidían con las del pistolero de Joaquín Guzmán, registradas en una licencia de conducir.

Al cuerpo del "Bravo" se le encontraron seis disparos en la cabeza y en el cuello y podría haber sido ejecutado alrededor de las 17:00 horas del martes 8 de abril, señaló Higuera Gómez.

“Se realizó una pericial dactiloscopía entre la huella dactilar de la licencia de conducir con la huella dactilar tomada en SEMEFO y debo decirles que el resultado establece que hay correspondencia total entre la huella de la licencia y la que le fue tomada como muestra al cuerpo”, explicó el Procurador.

Sobre las causas de su muerte, nada, solo la advertencia lapidaria de Carlos Manuel Hoo Ramírez, el hombre que fue detenido junto a Joaquín Guzmán Loera, el 22 de febrero en Mazatlán, cuando advirtió ante el Ministerio Público Federal que la detención del "Chapo" podría desencadenar una guerra entre Dámaso López Núñez y Manuel Aponte "El Bravo", si éste y los hijos de Guzmán Loera llegan a creer que fueron traicionados por Dámaso.
Se titula un criminal

Todo ocurrió en el verano del 2006 en un paraje cercano al cerro Moinora, uno de las elevaciones más altas de la sierra en “El Triángulo Dorado”. Un grupo de fuerzas especiales había topado con el anillo de protección que se desplazaba como escolta de Joaquín Guzmán Loera. Aquel fue un tiroteo que duró varias horas, se decía que solo quien conocía bien las cañadas y los caminos podría desplazarse al caer las sombras de la noche sin ser detectado.

Aquella ocasión fue la primera vez que una compañía de infantería que formaba parte del batallón 42, recibió información de que en el grupo que custodiaba al "Chapo" había varios militares desertores. Tropas de esta unidad, con cuartel en Guamúchil y una base en la cabecera municipal de Badiraguato, habían acudido en apoyo a una sección, compuesta por alrededor de 30 efectivos, del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE) que se enfrentó a los pistoleros.

Los reportes señalaban que "El Chapo" logró escapar gracias a que uno de sus escoltas lo sacó de aquel cerco apoyado por un grupo al que tenía bien entrenado. “Se ganó el favor del "Chapo" cuando lo sacó de ese lugar, tiempo después le contó a uno de nuestros informantes que lo sacó cargando, lo sacó lo menos jodido que pudo. Antes de eso Aponte era un pistolero de poca monta”, dice un capitán de infantería que estuvo en aquellos años comisionado en el batallón 42 y que hoy día está de servicio en una zona militar del centro país.

A partir de esos días de mediados del 2006, Manuel Alejandro Aponte Gómez, un teniente de infantería que había desertado dos años atrás del Ejército, fue ascendido a jefe de la escolta del "Chapo". Su nombre comenzó a ser mencionado por fuentes castrenses desde septiembre del 2004, cuando un grupo armado asesinó en el estacionamiento del centro comercial Cinépolis de Culiacán, a Rodolfo Carrillo Fuentes y a su esposa. Informes militares de aquel año citaban que entre los pistoleros que dieron muerte al "Niño de Oro", hermano menor de Vicente Carrillo Fuentes, entonces jefe del "Cartel de Juárez", iba el teniente Aponte, de quien ya tenían indicios que se había unido a la organización.

Aponte se convirtió por ese tiempo en jefe de instructores de los pistoleros que reclutó la organización que comandaba "El Chapo" Guzmán e Ismael "El Mayo" Zambada. Como oficial egresado del Colegio Militar, era el primer GAFE que organizó las escoltas no solo con equipo y logística, sino también con el uso y explotación de la información de inteligencia.

Años después, en agosto del 2009, un grupo entrenado por el teniente Aponte fue el encargo de evacuar el rancho Las Trancas, en la parte más alta del municipio de Tamazula, Durango. Un informe militar fechado en aquellos días en la comandancia de la Tercera Región Militar, refería que en ese lugar se había desmantelado y asegurado un laboratorio que abarcaba varias construcciones donde se producían drogas sintéticas.

La prensa nacional registró el decomiso de más de 200 hectáreas tras un recorrido organizado por el mando militar en Durango. En el lugar había dormitorios para quienes ahí trabajaban, antenas para comunicaciones vía satélite, plantas de luz, una pista para avionetas, cabañas, en una de las cuales se encontró ropa de marca, catálogos de modelos colombianas y un pequeño gimnasio. El documento señalaba que los encargados de vigilar el lugar y de la logística, eran testaferros que comandaba Aponte.

Según su hoja de servicios militares, Aponte Gómez se graduó en 1996 como subteniente de infantería del Heroico Colegio Militar. Varios de sus contemporáneos, hoy oficiales del Ejército que formaron parte de su antigüedad, se identifican cuando se les menciona un episodio que marcó a toda esa generación del alma mater del Ejército mexicano.

Hermilo era “el bueno”

Era un seductor nato. De buen trato, sumamente atento y siempre dispuesto a ayudar. Cuando se encontraba a algún militar conocido que andaba de servicio con sus tropas ahí en Culiacán o en los alrededores les decía “Qué pasó mi capitán, qué pasó mi teniente, ¿cómo los trata el mando? Aquí les va para que le manden a sus jefecitas”. Y sacaba un fajo de billetes: “toma este apoyo para la fiesta o graduación de la escuela del chavo”, decía.

Varios oficiales recuerdan que entre los militares, dados de baja o desertores, que estaban al servicio del "Cártel de Sinaloa", sin duda el capitán Hermilo Martínez Vera era el más carismático y apreciado. Este oficial de caballería se había dado de baja en los años 90 del Ejército, después de que estuvo comisionado en la capital sinaloense.

Tiempo después se supo que Martínez Vera se había unido al grupo del "Mayo" Zambada, y durante varios años se desempeñó como ayudante de Ignacio "Nacho" Coronel. Era el publirrelacionista de la organización con los militares. Conocía a muchos, él era de la antigüedad del Colegio Militar del hoy general Pedro Cobián Escalera, se jaló al capitán Sergio Armando Barrera Salcedo, que años después se volvió importante operador de la organización en Chiapas, dice un mayor del Ejército que lo conoció de tiempo atrás.

Martínez Vera era muy allegado al "Chapo" y al "Mayo", y simpatizaba con el teniente Aponte Gómez. A varios de esos jóvenes, de la antigüedad de Aponte, los tuvo de subordinados y los conocía bien. Una ocasión, recuerda otro oficial del Ejército, el capitán Martínez Vera estaba en un restaurante del aeropuerto de la Ciudad de México rodeado de gente mal encarada, pero acompañado de una mujer bellísima.

“Ya sabíamos que trabajaba para los narcos, pero se paró, fue a saludarme y me abrazó, me dijo que cómo estaba y si no se me ofrecía nada, mientras con la mirada apuntaba hacia aquella mujer. Le dije que no. ´No mi capitán, sigo a sus órdenes, un gusto saludarlo, que esté muy bien´, le dije y me despedí”.

Hermilo fue el que terminó por convencer al "Chapo" de la necesidad de que el grupo del teniente Aponte estuviera muy bien entrenado y equipado. Al paso de los años se había convertido en su "valedor". Ya no pudo abogar por él pues en agosto del 2012, un grupo de fuerzas especiales lo detuvo en Culiacán, apenas días después de que en Chiapas el Ejército capturara a su socio y amigo Barrera Salcedo.

Al paso del tiempo, desde que desertó del Ejército, el teniente Aponte se había ganado el mote del "Bravo". Era bueno, pero era solo un teniente de fuerzas especiales. No era gran cosa, pero para los mandos del "Cartel de Sinaloa" significó el primer instructor militar que podría hacer frente a otros grupos armados como "Los Zetas" y "La Línea", del "Cartel de Juárez", señala un coronel que lo tuvo bajo su mando.

Su hoja de servicios militares fija los años 2001 al 2003 como el lapso en que estuvo de oficial de servicio en la séptima Compañía de Infantería No Encuadrada (7ª C.I.N.E), cuando tuvo su sede en Badiraguato. En esos meses fue cuando se contactó con la gente del "Chapo". En los días en que a la compañía la mueven a San Ignacio, al sur del estado, Aponte solo estuvo poco tiempo. Después se conocería que tenía abierto un proceso penal y estuvo “a disposición” de la secretaría de la Defensa en la Ciudad de México. A principio del año 2004, cuando su juicio había concluido, seguía a disposición de la Dirección de Infantería y un día, de buenas a primeras, ya no se presentó. Semanas después reaparecería como escolta del "Chapo".

En los últimos meses “¿necesitaba más "El Bravo" del "Chapo", o "El Chapo" del "Bravo?", pregunta un teniente coronel que lo conoció en filas. “No tenía otra salida, se quedó solo en medio de la disputa por el poder. Nadie metió las manos por él. Mira cómo quedó, si en realidad era muy bueno como decían, al menos les hubiera costado más trabajo sacarlo de la jugada. La moraleja es que no basta ser ducho con las armas, necesitas inteligencia, información, con eso te adelantas, vas un paso por delante y no hubiera caído como cayó”, asegura. Era pues, un mito creado por los medios de comunicación.

(Con información de México Rojo.mx)

"El Canelo": La estrella apagada de Televisa

Durante más de cinco años fue parte de las estrellas de los canales de Televisa, que sedienta de competir con TV Azteca por los niveles de audiencia en las transmisiones de boxeo se permitió crear una falsa imagen llamada Saúl "Canelo" Álvarez, con un oscuro historial en su vida personal, al que inflaron, vendieron al mejor postor, como el más taquillero, y hasta lo hicieron ver como un chico carismático y galán.

Tanta promoción y seguimiento de sus actividades cotidianas, por más intrascendentes que parecieran, rindieron resultados cuatro años después de su primera pelea oficial transmitida por la televisora. Saúl Álvarez, quien dejó el anonimato para convertirse en la nueva figura del boxeo del consorcio televisivo, fue el foco de atención en la super velada del 14 de septiembre de 2013 en el MGM Grand Garden Arena, de Las Vegas, su mayor reto deportivo profesional, que anhelaba y aguardaba: imponerse al estadunidense Floyd Mayweather, el mejor libra por libra del momento e invicto en 44 combates.

Pero la gran apuesta del consorcio televisivo fue una caricatura en el ring. Con el mínimo esfuerzo, su oponente se encargó de exhibir todas las carencias técnicas del pelirrojo pugilista.

Las imágenes de televisión llegaron a más de 100 países, y en México la desigual contienda alcanzó un rating histórico en las peleas de boxeo profesional: 41.9 puntos, equivalente a 45 millones de telespectadores, informó Golden Boy Promotions, con lo que superó en 10 puntos el nivel de audiencia del pleito entre el filipino Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez, transmitida a su vez por la competencia directa, TV Azteca.

Tras el desigual combate, la credibilidad de Saúl se desplomó como el globo que la televisora se encargó de inflar en torno a su mediática imagen. Después de su derrota, y en el mismo escenario que lo vio caer ante Mayweather, su regreso al cuadrilátero no estuvo exento de polémica nada más propinarle un potente gancho de izquierda que cimbró al débil adversario, Alfredo "El Perro" Angulo, por lo que el réferi Tony Weeks decidió detener la pelea en el décimo episodio, el pasado 8 de marzo.

"El Canelo" se impuso por nocaut técnico. Sin embargo, el fallo desencadenó el enojo de Angulo y de un gran sector en la arena, la mayoría a favor del derrotado. Y el desenlace fue peor: el descontento derivó en silbatinas, abucheos y lanzamiento de objetos al cuadrilátero. Como pudo, el equipo de seguridad retiró del lugar a Saúl y a su grupo de trabajo. Incluso, un objeto impactó el rostro del entrenador de Álvarez, José Chepo Reynoso.

El idilio Canelo-Televisa se desquebrajó en cuestión de días: justo una semana después la televisora se lanzó contra su gran estrella y hasta ahora único pugilista que le genera altos índices de rating. La puntilla se la asestó al exhibirlo y señalarlo como responsable de la muerte de uno de sus sparrings, el excampeón mundial ligero de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) Javier "Chatito" Jáuregui.

Durante dos semanas consecutivas, la revista TV y Novelas, del grupo Editorial Televisa, se encargó de acusar al pecoso peleador en su edición del 17 de marzo. En la portada destacó como nota principal que Javier Jáuregui, de 40 años, perdió la vida por “las terribles golpizas que recibió durante los entrenamientos con el pelirrojo para su pelea contra el Perro Angulo”.
(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1954, ya en circulación)

domingo, 13 de abril de 2014

"El Migueladas", el verdadero líder "templario"

En el corazón de Tierra Caliente, Michoacán, durante los últimos 15 años un hombre de gran poder económico que se hace pasar por empresario ha forjado su imperio de narcotráfico encabezando los distintos grupos delincuenciales que se han gestado en la entidad. No se trata de uno de los capos más nombrados por el gobierno federal, sino del presunto jefe de éstos: Miguel Ángel Gallegos Godoy, alias "El Migueladas", quien desde 2013 ha formado parte de los líderes de las denominadas autodefensas.

Información recabada entre las guardias comunitarias indica que la situación que se vive desde hace varios días en Michoacán, causante de graves tensiones, se debe a una ruptura entre "El Migueladas" y José Manuel Mireles, a quien ya en una ocasión habían intentado sacar del movimiento armado.

De acuerdo con un minucioso informe de inteligencia del gobierno federal realizado a principios de 2014, que Proceso pudo consultar, "El Migueladas" era el “verdadero jefe de la organización” de "Los Caballeros Templarios". Debajo de él estaba Nazario Moreno González, alias "El Chayo" o "El Loco", a quien falsamente el gobierno de Felipe Calderón declaró muerto en un enfrentamiento con la Policía Federal en 2010, aunque según el gobierno de Enrique Peña Nieto ahora sí murió en un operativo el 10 de marzo pasado.

La estructura de Gallegos Godoy contaba con tres “anillos”. El primero estaba encabezado por Servando Gómez, "La Tuta", quien aún no ha sido detenido. El segundo era dirigido por Enrique Plancarte Solís, personaje al que el gobierno federal declaró “abatido” el 30 de marzo en Querétaro. El tercer anillo estaba liderado por Ignacio Andrade Rentería, "El Cenizo", quien tampoco ha sido aprehendido y estaba encargado de la plaza de Lázaro Cárdenas. Cada uno de ellos tenía a su vez una subestructura criminal.

El informe mencionado, cuya autenticidad y contenido fueron confirmados por diversas fuentes, se elaboró a partir de las declaraciones obtenidas de Irma Castillo Rodríguez, alias "La Changa", detenida por la Policía Federal y por miembros del Consejo de Autodefensas en Michoacán el 29 de enero pasado, en el municipio Nuevo San Juan Parangaricutiro, dentro de un laboratorio de drogas sintéticas.
(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1954, ya en circulación) 

sábado, 12 de abril de 2014

PRI: Donde todos son inocentes hasta que un escándalo demuestre lo contrario (Videos)

El partido que arropa en la impunidad a Carlos Salinas de Gortari, Roberto Madrazo, Carlos Romero Deschamps, Emilio Gamboa, Mario Marín, Fidel Herrera, Javier Duarte, Humberto Moreira, Ulises Ruiz y un sempiterno etcétera clama por el respeto a una cultura de valores.

El ex presidente del PRI en el Distrito Federal, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre fue desconocido por sus correligionarios, arrojado al basurero de los indeseables. Personajes con un historial no más limpio que el suyo lo enjuiciaron públicamente para ¿salvaguardar? la “buena” imagen de este partido.

Manlio Fabio Beltrones, coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, sentenció que quienes cometen delitos “tendrán que sufrir las consecuencias”. César Camacho, presidente del PRI, se deslindó: “Este no es un asunto del partido, las conductas penales son conductas personales y cada uno a título de persona le tiene que hacer frente”. Y 179 dirigentes priístas sermonearon en una carta: “El PRI no debe solapar ninguna práctica que atente contra sus valores y principios, ni otorgar patentes de impunidad a quien transgrede la ley”.

Si un caso ejemplifica la justicia aplicada desde la toga mediática es el de Cuauhtémoc Gutiérrez. En 2003 el periódico Reforma publicó evidencia sólida de que el priísta se valía de su licencia de militante para obtener favores sexuales de jóvenes contratadas mediante engaños. Tuvieron que pasar once años para que el líder fuera desconocido por sus correligionarios. Sólo la fuerza de una prueba auditiva presentada por el noticiero conducido por Carmen Aristegui logró este cometido.

El 26 de mayo de 2003, el periódico Reforma publicó el testimonio de “Yolanda”, una joven que fue engañada por el entonces diputado local: “Me dijo que no me preocupara porque la próxima vez iba a ser yo (la que fuera a su casa) y que le preguntara a mi compañera, con la que fui acompañada ese día (al bar), que le preguntara a ella, que ya me iba a ir acostumbrando y que al cabo del tiempo a lo mejor y me iba a gustar (ir a su casa)”.

En una práctica casi idéntica a la develada en días pasados por MVS Noticias, en 2003 Gutiérrez mandaba publicar anuncios clasificados con el siguiente mensaje: “Solicito demo-edecanes, edecanes y secretarias, urgente, sueldos de $8,000 a $14,000 (mensuales). Tel. 55469689. Srita. Marlén García”.

El periódico Reforma descubrió que desde las oficinas del Movimiento Territorial del PRI capitalino, Cuauhtémoc Gutiérrez integró un grupo de 20 edecanes para su “atención personal, pública y privada”.

Además de esta investigación, por su conducta Gutiérrez demostró con variopintos ejemplos su desprecio por la cultura democrática y su cercanía con el mundo criminal. Cuando en octubre de 2004 sus simpatizantes arrojaron huevos y sillas a los seguidores de su rival, María de los Ángeles Moreno, durante el Consejo Político del PRI capitalino, se justificó ante la prensa: “Hubo huevos, como en Francia hay pasteles. ¿Para qué nos rasgamos las vestiduras?, ¿para qué asustarse si hay jitomates o hay huevos? Todo es comestible. No es el mejor espectáculo, pero es mejor a que hubiera tubos o palos” (“Reforma”, 25 de octubre de 2004).

Sobran pruebas de que el PRI sabía quién era Cuauhtémoc Gutiérrez y aún así lo encubrió y lo convirtió en su dirigente en el Distrito Federal. Por ello es hipócrita, oportunista y mediático su intento de deslindarse de uno de sus principales partidarios.

El sociólogo alemán Robert Michels en su clásica obra “Los partidos políticos” advirtió que estas instituciones son, en realidad, un instrumento de la oligarquía, parte intrínseca de la burocracia de la organización en gran escala. Para sobrevivir, reflexiona, los líderes se devoran entre sí:

“(…) En todos los partidos populares falta ostensiblemente un espíritu de fraternidad genuina; no encontramos confianza mutua sincera y cordial; hay una lucha latente constante y un espíritu de irritación determinado por la desconfianza recíproca de los líderes, espíritu que ha llegado a ser una de la características esenciales de toda democracia”.

Los dirigentes partidistas conocen a la perfección los movimientos de sus competidores. Se espían, se dan la mano y se traicionan. Llega al poder quien sumó más recursos y complicidades. Un dibujo perfecto de este comportamiento lo brindó Ernesto Cordero, aspirante a dirigir el Partido Acción Nacional, en un audio difundido por el periódico El Universal en enero pasado. El aliado de Felipe Calderón llamó “ratero” a Gustavo Madero, su contrincante en la contienda por presidir al PAN.

“Estos cabrones han abusado (…) la unidad del partido es entre iguales, entre gente honesta, entre compañeros, esos somos los que tenemos que estar unidos (…) (La unidad no consiste) en dejarle pasar a estos pinches ladrones lo que están haciendo”, encomiaba Cordero al diputado panista Fernando Rodríguez Doval. En respuesta, lejos de ratificar su palabra, el ex secretario de Desarrollo Social se quejó de la difusión de una “conversación privada”.

El periódico La Jornada difundió el 14 de febrero de 2006 una conversación en la que el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, se comprometía con el empresario Kamel Nacif a “darle unos coscorrones a esa vieja cabrona”, en referencia a sancionar a la periodista Lydia Cacho por su investigación sobre la pederastia “Los demonios del edén”.

El caso cobró dimensión de escándalo cuando Televisa reprodujo el audio de la charla; la clase política se le vino encima al mandatario. Felipe Calderón, quien en esos tiempos aspiraba a la presidencia de la República, advirtió que, de ganar la contienda, enjuiciaría al priísta. La historia posterior demostró que esa promesa no sólo no se cumpliría, sino que Calderón caminaría de la mano con Marín.

El escándalo que desató el trabajo periodístico del equipo de Carmen Aristegui en el caso de Cuauhtémoc Gutiérrez corrobora que, en cuanto a la clase política se refiere, algo parecido a la justicia sólo podría aplicarse si hay pruebas sólidas en video o audio, como ocurrió con los involucrados en los videoescándalos de 2004 relacionados con el PRD y la administración que encabezaba Andrés Manuel López Obrador, que fueron encarcelados o separados de sus cargos. No obstante, la mayoría de las investigaciones periodísticas o académicas que carecen de elementos “escandalosos” son pasadas por alto una y otra vez. Sólo (a veces) las evidencias morbosamente gráficas son suficientes para aspirar a un símil de justicia.

Mientras tanto, los presidentes y líderes de los partidos políticos gozan de su mutua protección. Viajan, beben, visten y gozan con cargo al erario. En 2014, de acuerdo con información pública del ahora extinto Instituto Federal Electoral, el PAN ejercerá 917 millones 195 mil pesos; el PRI poco más de mil millones y el PRD superará los 699 millones de pesos. Con este dinero, como probó la investigación de MVS Noticias, algunos dirigentes pagan hasta servicios sexuales.

Cuauhtémoc Gutiérrez fue separado de su cargo, pero Laura Arellano, quien fuera su compañera de fórmula, lo sustituyó. Las piezas del tablero son desechables, el juego es el mismo.

El mensaje de la clase política mexicana es meridiano: Todos son inocentes… hasta que un escándalo demuestre lo contrario.

(Juan Pablo Proal / Proceso.com.mx)

Estado de México y sus mandos policiacos sin "varita mágica" (o capacidad, o voluntad) para la inseguridad (Video)

El secretario de Seguridad Ciudadana del Estado de México, Damián Canales Mena, aclaró que no tiene “una varita mágica” para resolver el problema de la inseguridad en el estado. (Aunque yo le llamaría falta de capacidad o voluntad para remediarla).

Aclaró que serán “más exigentes” en el reclutamiento de policías y que es necesario contar con elementos “a la altura” de la ciudadanía, porque “no son válidas las ocurrencias”.

Consideró que el estado actual de la policía es producto de “décadas de olvido”.


“Sabemos cómo funcionaba. Era un maridaje entre quienes encabezaban a las policías y quienes formaban parte de éstas. (Decían) ‘ven, te contrato y te pago esto’, eran valores entendidos. No solamente extorsionaban al ciudadano, sino que tenían que reportarse con el superior. Era como se estilaba, hoy es diferente”, indicó.
“Habrá algunos (policías) con aspectos muy arraigados en la corrupción o la deslealtad. Urge identificarlos para que se vayan a otro lado, si es que no los agarramos”, dijo el funcionario.

Para evitar confrontaciones con autoridades de cualquier nivel de gobierno, aclaró que llega al cargo sin filiación partidista y sin aspiraciones políticas.

Por eso mismo, se niega señalar qué municipios concentran la mayor violencia, pero reconoce que son 20 y están ubicados en el oriente y norponiente de la entidad.

En el oriente se localizan Nezahuacóyotl, Ixtapaluca, Los Reyes La Paz, Chalco, Chimalhuacán y Ecatepec. En el norponiente Tlalnepantla, Naucalpan, Cuautitlán Izcalli y Atizapán.

¿Cuáles son los municipios con mayor índice delictivo?
He evitado señalarlos de forma específica, porque no quiero herir susceptibilidades, pero yo diría que parte del Valle de México, alguna parte del Valle de Toluca y esto sí se tiene focalizado. Hay datos estadísticos que permiten determinar dónde, un referente lo da, (la ubicación) de las bases de operación mixta del Ejército y la Marina. Hay municipios, de forma específica al oriente del estado, al norte, en la zona que colinda con el Distrito Federal y desde luego tenemos alguna problemática en la capital del estado y en dos o tres municipios conurbados. Debe haber alrededor de 20 municipios.

¿Cuál es la estrategia para atender a esos municipios?


Estamos en el diagnóstico para saber con precisión qué tiene este paciente llamado Estado de México. Estamos obteniendo datos estadísticos, qué tipo de delitos se cometen para, con base en el número de policías que tenemos, ver si es necesario una redistribución y, desde luego, la lógica nos aconseja que habrá necesidad de hacer ajustes para reforzar las áreas.

¿Reestructurarán a la policía?

Lo tenemos que hacer… Se deben hacer estos ajustes.
¿Tienen indicios de corrupción en la Policía?

De acuerdo con datos y con el trabajo que realicé al frente de la División de Investigación de la Policía Federal, hay indicios. Lo importante será ubicarlos, investigar y, desde luego, detenerlos. En el caso de comisión de hechos ilícitos vinculados o para proteger al crimen organizado, no va a haber ninguna tolerancia. Será frontal el combate, porque una persona que viola la ley no tiene compromiso con nadie, pero nosotros sí lo tenemos. Nadie nos ha traído a la fuerza y no me parece justo que los contribuyentes nos paguen un salario y nosotros, cuando se voltean, les metamos un puñal por la espalda. Es algo altamente reprobable e indignante.

¿Investigan a algún alto mando de la dependencia? Se ha mencionado en medios a algún comandante (Rogelio Cortés, quien es mostrado en un video enseñando a subordinados cómo extorsionar), cuya conducta debe revisarse ¿No le vas a temblar la mano?

Yo le diría, para contestar de manera contundente: no me va a temblar la mano, absolutamente con nadie. He dado muestras más que suficientes de que mi compromiso es con la seguridad.
¿Ya revisa expedientes?

Yo estoy haciendo alguna revisión. Tengo, como usted lo señala, comentarios, rumores, señalamientos en ese sentido y yo reiteraría que más allá de quién sea o a qué institución pertenezca, aquí quienes hagan un acto contrario a derecho, contra los intereses de la sociedad, quienes quebranten la ley, van a ver que hay firmeza.

Sin plazos

Informó que al día siguiente de asumir el cargo se reunió con todos los mandos de la Policía estatal y les pidió acompañarlo en la tarea. Sin embargo, reconoció que no tiene “una varita mágica, tengo mucha voluntad, pero necesito del trabajo de todos. Les he manifestado que me gusta la honestidad y también les he indicado que no voy a permitir, bajo ninguna circunstancia, un acto de deslealtad en contra de la sociedad y actuaremos con toda firmeza contra quien lo cometa”.

Canales se negó a fijar plazo para cumplir: “Las cosas se irán dando, no puedo precisar tiempos”.
¿Ejecutarán controles de confianza adicionales a los que hay?

El control de confianza sirve para minimizar, no para desaparecer (los riesgos), porque no dan la certeza de que quien pase esas evaluaciones no va a cometer un acto de corrupción o traición. Ayuda a detectar a quienes tuvieran alguna inclinación de corrupción o de insertarse al crimen organizado.

Aclaró que un control adicional son los resultados: “Si se cometen ilícitos y no hay resultados, no hay detenciones, algo está pasando y yo diría que esto refleja dos aspectos: que tienen miedo y eso sería malo, pero también que tienen vinculación con el crimen organizado, que van a simular, que van a proteger y (ese policía) se convierte en alguien doblemente peligroso, porque tiene información privilegiada, porque pone en riesgo la seguridad de sus compañeros, los distrae de alguna tarea para que el crimen organizado pueda cometer actos ilícitos”.

El gobernador Eruviel Ávila dijo que se daría de baja a más de 2 mil elementos que no aprobaron los controles de confianza, ¿cuándo iniciará el proceso?

El gobernador ha dicho que es un imperativo de ley, no queda a criterio burdo. Quienes estamos encabezando los esfuerzos tenemos que dar cumplimiento .

Canales dijo que la sustitución de esos elementos comenzarán en los primeros 100 días de su gestión y se negó a precisar en cuánto tiempo concluirá el saneamiento, porque deben tener claro, cómo procesarán esto sin dejar un boquete en la Policía: “No vengo a tolerar ni a simular, ni a engañar, el problema es cómo lo vamos a hacer”.

“Yo no me quiero meter en ninguna camisa de fuerza. Yo les diría que para dar resultados, si lo pudiera hacer en 30 días, no me esperaría a los 100. El objetivo es que a corto plazo se empiece a percibir que se están emprendiendo acciones para mejorar la seguridad”, expresó.

Recordó que el apoyo de fuerzas federales (que fue ofrecido por Monte Alejandro Rubido, titular de la Comisión Nacional de Seguridad) está condicionado a que las fuerzas estatales hagan la parte que les tocan en el combate a la inseguridad: “No podemos esperar recibir sin dar”.

Recordó que el sistema de reclutamiento de policías ha cambiado y que su aspiración es profesionalizar esa actividad, incluso, con la creación de una licenciatura en formación policial, como lo hizo en Hidalgo: “Nos vamos a volver más exigentes (en los requisitos para reclutar policías). Hay que tener una Policía a la altura de los ciudadanos. No son válidas las ocurrencias, porque ésas las puede tener cualquiera”.
Hay crimen organizado

Canales Mena reconoció que existe crimen organizado en la entidad, pero acotó que la violencia podría deberse, también, a otros delitos como el narcomenudeo.

¿Es atípico el fenómeno delincuencial que vive el Edomex?

No diré si es atípico el fenómeno. Lo que diré es que no podemos tapar el sol con un dedo, problemas los tenemos.

¿Hay indicios de que el crimen organizado está presente aquí y se está disputando plazas?

Hay delincuencia común y delincuencia organizada.

¿Pero realmente hay una disputa de cárteles que esté incidiendo en el aumento de las ejecuciones?


Pudiera ser esto de un grupo delictivo que quiere controlar la región o, muchas veces, aquellos que se dedican a vender droga, alguien los quiere controlar y si no se disciplinan entonces hay alguna represalia contra ellos. Podrían ser las dos hipótesis.

¿Han detectado predominio de algún cártel?

Sé, por la información que tengo y por mi experiencia, que hay formas de operar (de cada organización). Estoy acopiando información para saber a quiénes me voy a enfrentar.

Te puedo decir que he combatido "Zetas", "Caballeros Templarios", gente del "Cártel de Sinaloa", del "Cártel del Golfo" y cada quien tiene distintos modos de operar. Estoy tratando de identificar si son ellos o sólo los imitan. Hay muchos delincuentes que se dedican a la extorsión que dicen pertenecer a un cártel. Hay gente que se dedica a imitar conductas y lo que necesitamos es saber con precisión quiénes sí son y quiénes no.

¿Qué cárteles son los que operan en la entidad?

No les voy a poner nombres, pero sí los hay. A cualquiera que sea lo vamos a combatir.

¿Hay vinculación entre el aumento de violencia en el estado y los operativos de seguridad en Michoacán? ¿Hay efecto cucaracha?

Sin hacer un señalamiento en el sentido de que el problema es a consecuencia (de eso), algún efecto debe tener. Si estuviéramos en Campeche no podríamos decir eso, pero teniendo la cercanía podría ser una parte del problema, sin que esto signifique que es la causa fundamental.

¿No le temblará la mano con nadie, incluidos alcaldes, secretarios y altos funcionarios de gobierno?

Yo le diría que como secretario de Seguridad de Hidalgo detuvimos a Humberto Canales Lazcano. Yo no veo que algún político o algún funcionario, si fuera el caso, sea más peligroso que un delincuente de esta naturaleza. No nos temblaron ni las piernas ni las manos. Si hay la comisión de un delito, flagrancia o si hay algún mandamiento judicial o ministerial que debiéramos cumplir, por supuesto que lo haremos a cabalidad.

Canales Mena además informó que cada semana sostiene reuniones con altos mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Marina para lograr resultados: “Yo no entendería la presencia de un estado significativo de fuerza y que esto no se traduzca en resultados”.

¿Cómo se encuentra el paciente Estado de México?

Veo al paciente como a cualquier persona que se le hizo un diagnóstico y exámenes de laboratorio que arrojan un resultado. Es un paciente que se quiere aliviar, un pacientito que le preocupa a su papá, a su mamá y a toda la familia. Camina y trae algunas dolencias. Es curable.

¿Cómo le informaron que usted sería el secretario?

Por lo que sé, el gobernador platicó con el secretario de Gobernación. En alguna ocasión, en una gira por Hidalgo, él (Eruviel) me hizo un comentario: ‘A lo mejor, un día, vamos a trabajar juntos’.

¿Ha hablado con el presidente Enrique Peña Nieto sobre su nueva encomienda?

Me ha manifestado todo su respaldo y apoyo. Tiene referencias de mi persona... Quiere lo mejor para los mexicanos, pero por cuestiones de arraigo, quiere que las cosas en el Estado de México marchen bien y eso me ha pedido. Me ha dicho de manera coloquial (en una gira por San José del Rincón realizada la semana pasada): ‘Te encargo a mi estado’.
(Con información de El Universal Estado de México)

lunes, 7 de abril de 2014

La última llamada de Plancarte... a Reyna

Lo que detonó la presentación y arraigo del secretario de Gobierno y ex gobernador interino de Michoacán, Jesús Reyna, fue, nos dicen, una llamada telefónica: la última que realizó Enrique "Kike" Plancarte, el líder de "Los Templarios", antes de ser abatido. Plancarte estaba rodeado y se había refugiado en el monte, fuera del pueblo de Colón, en Querétaro, a donde había llegado un mes atrás. Cuando las fuerzas federales rodearon la zona, huyó, pero después de toda una noche en el monte, no tuvo más opción que regresar al pueblo. Hizo varias llamadas, pero su teléfono se quedó sin batería, le quiso comprar un celular a un vecino, pero no se lo vendieron, minutos después fue interceptado, se resistió y fue abatido. Una de sus últimas llamadas fue a Reyna, quien ya estaba acusado, desde noviembre pasado, entre otros, por Luisa María Calderón, de haber mantenido reuniones con el propio Plancarte y con Servando Gómez, "La Tuta", para arreglar los apoyos económicos y políticos que permitieron el triunfo de Fausto Vallejo.

Reyna es un político con una larga carrera en el priísmo local y federal, había sido el contendiente, por el PRI, de Leonel Godoy en 2007, pero quedó en tercer lugar. Vallejo lo incorporó a su equipo y luego lo hizo su secretario de Gobierno. Cuando por enfermedad, Fausto dejó durante varios meses el cargo, Reyna lo reemplazó como gobernador interino, y cuando Vallejo regresó, luego del transplante de hígado que sufrió, Reyna estuvo durante unos días fuera del gabinete pero, sorpresivamente, el gobernador lo volvió a ratificar como secretario de Gobierno, pese a las denuncias que ya existían en su contra.

Desde entonces, en el gobierno federal existía desconfianza sobre Reyna, sobre los funcionarios que él había designado y eso se extendía a buena parte del gobierno estatal. Cuando se dio la intervención federal, el propio comisionado Alfredo Castillo designó a un nuevo procurador y un nuevo secretario de Seguridad Pública, ambos, sin lazos con la clase política local. Se quiso reemplazar a Reyna, pero Vallejo siempre se opuso.
La investigación sobre las relaciones de Reyna con grupos criminales había comenzado, como dijimos, desde noviembre pasado, por las reiteradas denuncias de sus relaciones con figuras de "Los Templarios", pero habría sido la última llamada de Plancarte la que detonó la decisión de detenerlo.

Es muy acertada: como hemos dicho muchas veces, a los éxitos que se han dado en la persecución de los grupos criminales y el descabezamiento de esas organizaciones, se debe sumar una política social que comienza a rendir frutos (ya están instalados en Tierra Caliente más de dos terceras partes de los comedores populares a los que se comprometió Rosario Robles hace poco más de un mes) y las autodefensas tendrán que comenzar el proceso de desmovilización. Todo eso ha estado muy bien, pero faltaba un componente clave para avanzar en la pacificación de Michoacán: había que limpiar una clase política que, evidentemente, estuvo coludida con los criminales y, en ese sentido, el caso de Reyna, como el de varios presidentes municipales, era evidente. No se podía llegar al proceso electoral del año próximo con la posibilidad de que se repitiera la asociación entre criminales y políticos que vimos en los dos últimos comicios en esa entidad.

Michoacán necesitaba otros michoacanazo: el primero se frustró, precisamente, por los acuerdos entre grupos políticos, incluyendo el del gobernador Leonel Godoy con jueces (hoy perseguidos por la justicia por haberse corrompido en ese y otros casos), tratando de dar impunidad a los detenidos. También por fallas en el proceso y, algunos aseguran, para permitir transitar las alianzas PAN-PRD que se dieron entonces en varios estados. Este nuevo golpe es producto de un trabajo mucho mejor organizado, que ha incluido la articulación de aspectos policiales, de seguridad, la persecución a las actividades económicas de los cárteles y las alianzas de criminales con políticos, comenzando con algunos presidentes municipales, con la detención del ex secretario de Finanzas de Godoy y ha llegado al nivel más alto del gobierno, con el arraigo de Reyna. De una u otra forma, esa limpieza tendrá que continuar, porque Reyna no pudo haber actuado solo.
(Jorge Fernández Menéndez / Excelsior)

"O Trabajas... o te chingas..!"

Dionisio Loya Plancarte, "El Tío", uno de los cinco jefes de “Los Caballeros Templarios” -actualmente preso en el penal del Altiplano- confesó que antes de meterse a la delincuencia organizada a finales de los noventa, fue un próspero refresquero en las rancherías de Apatzingán y exitoso agricultor de melones en Holanda, Michoacán.

"El Tío", de 60 años, arrestado el pasado 27 de enero en su casa de Morelia, gracias al aviso que dos mujeres dieron a elementos del Ejército mexicano que patrullaban la capital de Michoacán, intentó atacar a los soldados con una ametralladora Uzi, al tiempo que los amenazaba: “no saben con quién se meten, soy el mero jefe de Los Caballeros Templarios”, según la indagatoria PGR/SEIDO/UEIDCS/028/2014.

En ese mismo documento ministerial, Loya Plancarte afirmó que él no fue reclutado para dedicarse a tareas del narcotráfico en "La Empresa", "La Familia Michoacana" y "Los Caballeros Templarios", sino para “dar cursos de superación personal”, “regenerar jóvenes” para que “fueran mejores personas”.

“Trabajé en una refresquera”
En la declaración ministerial, Loya Plancarte, quien estuvo en la lista de los 37 narcotraficantes más buscados de México y por el cual había una recompensa de 30 millones de pesos, pariente de Enrique Plancarte Solís, ya muerto, dijo que por su edad, hace año y medio fue “jubilado”, que por eso le quitaron toda autoridad dentro del grupo delictivo.

“Yo, en la década de los setentas y principios de los ochentas me encontraba trabajando para la empresa conocida como Coca-Cola, en donde me desempeñaba, era integrante del sindicato.

“Pero debido a que me consideraban como un problema, ya que yo era muy "grillero" (problemático), dentro de la empresa vieron la manera de separarme, dándome la oportunidad de repartir por mi cuenta refrescos en las rancherías de Apatzingán. En esa época la verdad me estaba yendo bien económicamente”, declaró "El Tío".

Fue entonces cuando Loya recibió la oferta de la empresa refresquera para que les vendiera los dos camiones que tenía el hoy acusado de narcotráfico y relacionado en al menos 14 averiguaciones previas, “así fue como me liquidaron en la empresa Coca-Cola”, refiere en su declaración ministerial, donde se confirma que trató de huir de los efectivos militares escondiéndose en un compartimento secreto de un clóset en su casa de Morelia.

Después de la salida de la refresquera, dijo "El Tío", a mediados y finales de los ochenta, hubo un auge de siembra de melón. Explica que asociados con un grupo de japoneses que ponían el dinero y los lugareños la tierra y el trabajo, “recibíamos buena cantidad de las utilidades”, dijo Loya.

Recordó que pasado un tiempo las cosas en la cosecha de melón no fueron tan buenas y que el negocio se fue diluyendo. En ese contexto es que el jefe templario declaró ministerialmente sus dotes para relacionarse con la gente y su enrolamiento a las filas de la delincuencia organizada.

“Recuerdo desde siempre que tenía facilidad para relacionarme con la gente, incluso yo me consideraba como un mayordomo, es decir, representaba a varios de mis paisanos siempre pensando que nos fuera mejor…

“No recuerdo la fecha exacta pero fue a finales de los años noventa, cuando en una ocasión al estar en el pueblito de Holanda llegaron varias personas armadas y me dijeron, ‘o trabajas o te chingas’, y me dijeron que me fuera a trabajar a la sierra para "El Más Loco", de quien sabía que se llamaba Nazario Moreno González, que se dedicaba a trabajar en la sierra sembrando mariguana”.

La declaración

De acuerdo con la declaración ministerial rendida por "El Tío", el 28 de enero pasado y donde se asienta que dos hombres que cuidaban a Loya el día de la captura lograron escapar a la acción de la justicia, afirmó que hace casi 25 años no le quedó más remedio que unirse a "El Chayo", que según Loya, además de "El Doctor" o "El Más Loco", era conocido entre los suyos como "El Dulce", aunque no explica por qué lo llamaban así.

En el documento de la Procuraduría General de la República se asienta que el inculpado de cargos contra la salud y posesión de armas exclusivas de usos de las Fuerzas Armadas y que en 2013 intentó hacer la misma jugarreta de hacerse el muerto como lo hizo "El Chayo" en 2010, aceptó contestar un cuestionario de 60 preguntas.

Las respuestas de "El Tío" Plancarte

Aunque en la mayoría responde que no conoce nada de lo que el Ministerio Público Federal le pregunta, sí contesta algunas, como las siguientes:

—Que indique el declarante cómo está estructurada actualmente la organización de "Los Caballeros Templarios", es decir quienes son los jefes máximo; a quién le reporta directamente y cuántas personas tiene bajo su cargo.

Respuesta: el jefe máximo viene siendo Nazario Moreno, "El Más Loco", y ya no le reporto a nadie, y no tengo personal bajo mi cargo.

—Que diga el declarante cuáles son las funciones dentro de la organización de "Los Caballeros Templarios", señalando la forma de cómo lo hace, fechas aproximadas y lugares en donde ocurrieron los hechos.

Respuesta: Mi función era con los jóvenes, los trataba de educar y esto era en alguna casa que se conseguía para esto.

—Que diga el declarante cuales son los municipios y áreas que controla.

Respuesta: yo ya no controlo nada, no tengo injerencia.

—Que diga el declarante cómo fueron los inicios en las actividades del tráfico de drogas.

Respuesta: que yo no ingresé a la actividad del narcotráfico, sino más bien fui invitado entre comillas para dar cursos de superación personal; entre las actividades estaba regenerar a los jóvenes para irlos encausando a que fueran mejores personas.

Interrogado por el Ministerio Público Federal sobre la emboscada ocurrida en 2009, en la carretera Morelia-Apatzingán, donde murieron 12 policías, hecho en el que las autoridades los implicaron directamente, Loya Plancarte, dijo no tuvo acceso a esa información.

Sobre los atentados a diversas camionetas de reparto, entre ellas las de Sabritas, el jefe templario, dijo que supo que esa acción se mandó hacer porque los jefes del narcotráfico en Michoacán sabían que esos vehículos había sido tripulados por policías infiltrados.

(Con información de Excelsior)

miércoles, 2 de abril de 2014

El "dedazo" a Plancarte

Enrique Plancarte Solís, “Kike Plancarte”, presuntamente llegó hace dos semanas a Querétaro. Quería pasar desapercibido en Colón, un pequeño municipio de apenas ocho mil habitantes. Se sabía uno de los narcotraficantes más buscados en México y Estados Unidos.

Pero la suerte de este capo, originario de Nueva Italia, Michoacán, fundador del grupo delictivo de “Los Caballeros Templarios” y considerado sumamente violento, quedó echada el sábado con la detención de Samuel Díaz Benítez, uno de sus principales operadores.

Díaz Benítez, de 32 años de edad, fue sorprendido por la Policía Federal en la comunidad de Las Tinajas, municipio de Apatzingán, Michoacán. Para evitar su captura ofreció un millón de pesos y luego reveló el lugar donde estaba su jefe. De inmediato, la Marina Armada de México diseñó un operativo que inició la mañana del domingo en Colón, zona vinícola de Querétaro, a 59 kilómetros de la capital del estado.

Eran alrededor de las 10 de la mañana del domingo cuando unos 100 elementos de infantería llegaron al lugar y montaron tres retenes en salidas y entradas al pueblo. Con vehículos artillados, los marinos recorrieron las calles de esta comunidad donde aún prevalecen muchas construcciones de adobe.

A bordo de dos helicópteros BlackHawk artillados, los infantes de la Marina también sobrevolaron dicha población. Los habitantes sabían que algo grave ocurría. “Jamás, ni en los desfiles del 16 de septiembre, habíamos visto tantos militares juntos en este poblado”, mencionaron los asombrados pobladores.

Hacia el mediodía el temor se apoderó de los habitantes, pues se corrió la voz de que los marinos irrumpieron en la iglesia de la plaza central, a un costado del Palacio Municipal. Testigos refirieron que iban encapuchados y revisaron hasta el último rincón de la parroquia, pero no hubo ningún detenido.

Alrededor de las cuatro de la tarde, se informó que los marinos ingresaron al Barrio de Las Cruces, donde catearon varios domicilios, luego se fueron a la comunidad El Lindero, pero en ese lugar tampoco se reportaron incidentes, ni se habló de personas detenidas. La operación se mantuvo hasta el lunes.

Por su parte, el edil de Colón, Alejandro Arteaga Cabrera, y el secretario de Gobierno de Querétaro, Jorge López Portillo, dijeron que el operativo de la Marina Armada era una acción preventiva.

De acuerdo con habitantes de Colón y reportes de medios locales de comunicación, el lunes continuaron los operativos y se enfocaron en viviendas ubicadas en prolongación Puebla, esquina con Guanajuato.

Según el Diario de Querétaro, en dicho lugar se suscitó una balacera en donde habría sido abatido Enrique Plancarte Solís, por quien el gobierno de México ofrecía una recompensa de 10 millones de pesos; agrega que alrededor de las 20:00 horas, tras haber logrado su objetivo, los Marinos se retiraron del lugar.

Fuentes gubernamentales que pidieron anonimato confirmarían por la noche la muerte de quien fuera uno de los jefes máximos de este grupo delincuencial michoacano, luego de dos días de intensos operativos de búsqueda en la localidad, que permaneció sitiada por fuerzas federales.

Por su parte, la Procuraduría General de Justicia del Estado negó que el cadáver de "Kike" Plancarte se encontrara en el Servicio Médico Forense del Estado y dio a conocer que los restos fueron llevados por los elementos de la Marina a la Ciudad de México, a fin de practicarle diversos estudios forenses.

El gobierno federal no emitió comunicación alguna, pues aún esperaban los resultados de los exámenes de identificación, a fin de corroborar al 100 por ciento la identidad del líder templario.

Éste sería el segundo líder de los templarios abatido por la Marina luego de que el 9 de marzo pasado ocurriera lo mismo con Nazario Moreno González, "El Chayo", líder máximo de esta agrupación criminal. Cabe recordar que el 27 de enero fue detenido Dionisio Loya Plancarte, "El Tío", otro líder templario.

Faltan por capturar Servando Gómez Martínez, alias "La Tuta", Samer José Servín, Ignacio Rentería Andrade y Pablo Magaña, para que este grupo criminal quede completamente desarticulado.

Comprando un celular
En su intento por lograr evadir a los marinos que le perseguían desde la mañana del domingo 30 de marzo, Enrique “El Kike” Plancarte Solís, pasó la noche a la intemperie, escondido entre sembradíos de nopal y alfalfa e incluso intentó comprarle a un lugareño su celular: le urgía hacer una llamada.

De acuerdo con testimonios de autoridades locales y de lugareños que presenciaron el operativo en el que terminó la vida del segundo a bordo del cartel delictivo de “Los Caballeros Templarios”, a Enrique Plancarte se le acabó la suerte el lunes.

El domingo, Plancarte y sus acompañantes, al menos dos, se encontraban dentro de la casa ubicada en la calle Prolongación Puebla sin número, de la cabecera municipal de Colón, donde veían un programa del canal ‘National Geographic’ en la pantalla de 34 pulgadas que tenían en una de las dos habitaciones.

A ese lugar llegaron los elementos de la Semar y comenzaron el operativo, cerraron los accesos, tanto el que da a la calle Guanajuato, como el que conecta a la carretera rumbo a Tolimán; pero Plancarte habría logrado escabullirse por la parte trasera de la vivienda, subir a la azotea y brincar a otra calle.

A pesar de que había más de 200 elementos, buscándolo en camionetas, y dos helicópteros artillados, el pasado domingo “El Kike” Plancarte logró evadir caminando a los efectivos de la Secretaría de Marina.

“El día del operativo que hubo, el domingo, bajó bien tranquilo acá de este lado y acá estaba todo el relajo y él bajó por acá tranquilito. Imagínese, súper megainteligente, hasta traía su pantalón de mezclilla roto de la pierna”, relató una vecina de la calle Guanajuato, aledaña a la última vivienda de Plancarte.

Así, tranquilo, Plancarte habría bajado por la calle Puebla hasta la esquina, donde se ubica la Presidencia Municipal y, de ahí, perfectamente pudo doblar a la derecha, andar otras cuatro calles y llegar a los límites de la cabecera. Desde ese punto en adelante todo es cerro. En el punto conocido como ‘el cerro de las crucitas’ Plancarte se habría refugiado desde el mediodía, hasta la tarde del lunes.

Incluso, de acuerdo con el Secretario de Seguridad Pública Municipal de Colón, Abel Sánchez Ledesma, “El Kike” intentó comprarle un teléfono celular a un lugareño. “Le urgía comunicarse con alguien, necesitaba comunicación. El vecino se espantó y se alejó de él”, mencionó el mando policiaco.

Los marinos pidieron el apoyo a la Policía Municipal para ampliar el cerco de búsqueda de Plancarte; lo tenía copado. Cerca de las seis de la tarde del lunes, un helicóptero que participaba en el operativo ubicó a una persona con sus características y dio el aviso. Se armó el cerco.

“Estaba escondido, quería llegar a algún camino, estaba rodeado, los marinos los conminaron a entregarse pero se resistió. Se quiso dar a la fuga y disparó y ahí (los ultimaron)”, relató el mando.

Fueron unos 40 minutos de balazos esporádicos en la zona agrícola de la comunidad de El Lindero, colindante con la cabecera municipal de Colón. Ahí, rodeado, en el Ejido Nuevo Colón, Plancarte hizo un último intento, disparó a los marinos quienes lo hirieron.

El Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido –quien confirmó la muerte del capo–, explicó que Plancarte falleció antes de ser trasladado.

El último refugio
Por más de 30 horas se prolongó la búsqueda. Poco después de las 10 de la mañana del pasado domingo, el gobierno federal desplegó un operativo en la cabecera municipal de Colón. El objetivo: capturar a Enrique Plancarte, Kike, uno de los líderes y fundadores de “Los Caballeros Templarios”.

Las fuentes del gobierno federal consultadas explicaron que la detención de una persona el pasado fin de semana en el municipio de Apatzingán, Michoacán, fue la pieza clave para dar con el paradero del jefe templario.

Para detenerlo, los elementos cercaron las inmediaciones de la calle Prolongación Puebla, ya que se tenían informes de que en una de las casas ubicadas en la cuadra se escondía Plancarte, por quien el gobierno federal ofrecía una recompensa de 10 millones de pesos.

Por tierra y aire los soldados y marinos rodearon la calle que se ubica a sólo unas cuadras del Palacio del Ayuntamiento. Sin embargo, para cuando las fuerzas federales dieron con la ubicación de la casa color blanco, donde se refugiaba el líder templario, el capo ya había escapado.

Los pobladores de la zona comentaron que "Kike" salió de la casa sin número y huyó rumbo al cerro de Las Crucitas, donde deambuló por varias horas hasta llegar a la comunidad de El Lindero, donde la noche del lunes enfrentó a la muerte.

Cuatro semanas antes de que a la cabecera municipal de Colón arribaran soldados y marinos, Enrique Placarte llegó a este pequeño municipio de Querétaro, donde la tranquilidad y la paz de las calles sólo cambian por las fiestas patronales.

Ubicado a 30 minutos de la ciudad de Querétaro, Colón es habitado por cerca de 6 mil personas, quienes en su mayoría se dedican al ganado, albañilería o al comercio. Incluso, algunos se han ido a Estados Unidos en busca del sueño americano. Los más “afortunados”, según narra la gente, son los que trabajan en la Presidencia Municipal.

Aunque en los últimos años se han localizado laboratorios de metanfetaminas en la zona, las autoridades del municipio afirman que Colón es muy tranquilo, ya que sólo se tienen reportes de robos menores o detenciones por alterar el orden público y por el consumo de drogas.

Hace cuatro semanas Enrique Plancarte llegó hasta este municipio con la ayuda de dos personas: Renato Bárcenas y una persona conocida como "El Primo", supuesto jefe de plaza de "Los Templarios" en Colón.

"Kike" llegó y se hospedó en la casa de Renato, la cual también se ubica en la cabecera municipal.

El inmueble de fachada blanca localizado en Prolongación Puebla no se compara con las propiedades que acostumbraba tener el capo en su natal Apatzingán, por el contrario, no hay lujos ni excentricidades. A diferencia de las propiedades de Michoacán, la casa del municipio de Colón era austera, de bajo perfil, ubicada en medio de inmuebles donde la pobreza es visible en habitantes que viven con 50 pesos diarios.

Por dentro, la propiedad cuenta con un pequeño patio, un comedor, un área para preparar alimentos y una pequeña zotehuela. Conforme uno se adentra en la casa, se observan objetos tirados en el piso. Ropa, utensilios de cocina, periódicos y algunas revistas de música grupera y espectáculos. Sobre algunos muebles se encuentran algunas cajas de teléfonos celulares, zapatos, perfumes y algunos papeles. En los percheros hay unos pantalones y playeras, una de ellas con la imagen de Ernesto "Che" Guevara.

Los vecinos lo recuerdan como una persona tranquila y amable. Algunos dicen que le gustaba caminar por el centro del municipio, en compañía de Renato Bárcenas. Afirman que le gustaba ir a comer a un restaurante de mariscos, aunque en los últimos días mandaba a una persona a recoger la comida que ordenaba.

Para la mayoría de los habitantes del municipio, la mañana del pasado domingo la tranquilidad se rompió con el arribo de camionetas de soldados y marinos y el sobrevuelo de un helicóptero del gobierno federal.

La meta era detener a Plancarte; los elementos llegaron a buscarlo a la calle Prolongación Puebla, pero había logrado escapar, por lo que se montó un operativo que incluyó un toque de queda en la cabecera municipal.

Fue hasta la tarde del lunes que las autoridades tuvieron el reporte de una persona que montaba a caballo por los poblados cercanos al cerro de Las Crucitas.

Fue cerca de las 6:40 de la tarde que las autoridades lo ubicaron y le pidieron que se detuviera.

En respuesta, "Kike" accionó su arma de fuego en contra de los elementos, por lo que éstos le dispararon cuando se encontraba en una nopalera. El líder templario quedó herido y murió poco después rumbo al hospital.
(Con información de La Razón, El Diario de Querétaro, Reforma y La Policiaca.com)

domingo, 30 de marzo de 2014

La millonaria vida de Gómez Urrutia

Aunque Napoleón Gómez Urrutia, líder del sindicato minero, ha declarado reiteradamente que sufre mucho en su autoexilio en Canadá, vive con todos los lujos en un condominio con un valor estimado en 1.8 millones de dólares, en una exclusiva zona residencial de Vancouver.

El diario Reforma retoma este sábado datos en poder de la disidencia sindical, los cuales detallan que la propiedad se localiza en la calle Waters Edge Crescent, en West Vancouver, cerca de Park Royal.

El condominio, construido en 2005, cuenta con una superficie de 670 metros cuadrados; consta de tres habitaciones, tres baños y medio, estancia familiar y espacio para oficina.

También comodidades como aire acondicionado, pisos de madera y clóset amplio en la habitación principal. Además, dispone de un garaje con espacio para dos vehículos y una bodega.

El líder de los opositores a Gómez Urrutia, Carlos Pavón, exigió a las autoridades federales actuar contra el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, quien vive en Canadá desde hace casi ocho años

Pavón acusa que el dinero con que el dirigente minero adquirió el condominio, pertenece a los trabajadores.

Agregó que no se ha dado una explicación de los 55 millones de dólares que eran del sindicato y que presuntamente Gómez Urrutia utilizó de forma ilegal.

En abril de 2013 el sindicato minero confirmó que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito concedió a Gómez Urrutia un amparo contra la “ficha roja” de la Interpol que lo mantenía prácticamente maniatado en Vancouver, Canadá, donde se autoexilió.

En ese entonces el gremio precisó que era falso que existiera una orden de aprehensión por delito bancario en contra de Gómez Urrutia, como lo habría dado a conocer Grupo México, de Germán Feliciano Larrea Mota Velasco.

El dirigente se fue a Canadá luego de que el gobierno de Vicente Fox primero, y el de Felipe Calderón después, lo acusaron de diferentes delitos.

Gómez Urrutia jamás ha sido minero. Estudió economía en la UNAM y posgrados en las universidades de Oxford y Berlín. Según los disidentes, los estatutos sindicales indican que debía al menos tener cinco años como trabajador de minas, por lo que era inelegible. Aun así heredó la dirigencia gremial de su padre, Napoleón Gómez Sada, durante cuatro décadas representante del estilo corporativo priísta.

El liderazgo de Gómez Urrutia –de vestimenta lujosa y siempre acompañado de un numeroso séquito– está marcado además por contubernios con mineras extranjeras. Un ejemplo es que, salvo la mina El Cubo, en Guanajuato y propiedad de Gammon Gold, las mineras canadienses que se han expandido en el país en la última década no han tenido conflictos.

Canadá fue el lugar donde Gómez Urrutia decidió pasar su exilio, sin que hasta ahora sea transparente la forma en que se mantuvo allá durante estos años, con las cuentas del sindicato congeladas por el gobierno mexicano.

(Con información de Proceso.com.mx) 

Entradas populares

Páginas vistas en el último mes

.....