Mostrando entradas con la etiqueta Caballeros Templarios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Caballeros Templarios. Mostrar todas las entradas

miércoles, 30 de julio de 2014

Michoacán y la verdadera historia de Los Vallejo

Bajo el disfraz de renuncia por motivos de salud y bajo la presión de Los Pinos, el priísta Fausto Vallejo dejó el gobierno de Michoacán en medio de pruebas que confirman que llegó al poder con el apoyo del crimen organizado, que después pasó a cobrarle las facturas. Un documento de inteligencia militar asegura que su hijo Rodrigo pertenecía a la estructura tanto de "La Familia Michoacana" como de "Los Caballeros Templarios" y entre sus funciones estaba la de cobrar derecho de piso, establecer contactos con políticos y empresarios y facilitar operaciones de lavado de dinero.

El gobernador michoacano, Fausto Vallejo Figueroa, anunció por Twitter su renuncia el miércoles 18, antes que la Presidencia de la República la hiciera oficial, y cinco días después de que circulara una foto de su hijo Rodrigo Vallejo Mora en una reunión con Servando Gómez, "La Tuta", líder de "Los Caballeros Templarios".

Aunque quiso ocultar el problema con la versión de que se iba por motivos de salud, el escándalo puede continuar si se atienden los expedientes que señalan al segundo hijo del político priísta de operar desde el 2008 para el crimen organizado de la entidad.

De acuerdo con documentación confidencial de seguridad pública e inteligencia militar, a las cuales tuvo acceso Proceso, Vallejo Mora, "El Gerber", comenzó a trabajar para distintos grupos criminales de Michoacán desde joven, pero cobró más importancia cuando su padre ganó la gubernatura en 2011.

Según el informe que tiene el gobierno federal, Vallejo Mora “es y fue utilizado por sus vínculos políticos para lograr los objetivos del grupo criminal tanto en (el) tráfico de influencias como en (los) acercamientos con la clase política que arribaría al gobierno michoacano encabezado por Fausto Vallejo Figueroa”.

"El Gerber" aparece en la estructura de organizaciones criminales oriundas de la entidad, como "La Empresa", "La Familia Michoacana" y "Los Caballeros Templarios", en las que cumplía un papel importante para el lavado de dinero y como intermediario con empresarios, comerciantes y políticos.

A últimas fechas el hijo del gobernador tenía tres responsabilidades con "Los Caballeros Templarios": una, el “cobro de piso y protección de bares y discotecas de Morelia; conjuntaba a propietarios para otorgarles el servicio de manera obligada”.

La segunda era traficar con influencias a fin de facilitar “los trámites correspondientes para pagos”, así como “otorgar nuevos permisos y modificar adeudos al municipio”. Y la tercera, realizar la “verificación y control de bares y restaurantes para el lavado de dinero”.

Los reportes mencionan que el hijo de Fausto Vallejo fue contactado desde joven por Héctor Gerardo Guzmán Múzquiz, a quien señalan como “operador” de cobros de piso y extorsiones en Morelia, igual que para el lavado de dinero.

El informe indica que Guzmán Múzquiz estuvo involucrado, en enero de 2008, cuando miembros de "La Familia Michoacana" secuestraron durante unas horas a Alfonso Reyes Hinojosa, primo del entonces presidente Felipe Calderón, por negarse a pagar 30 millones de pesos a empresas de la entidad, amparándose en su parentesco.

Relevo no priísta
Los documentos recogen también información de 2009, cuando Fausto Vallejo era alcalde de Morelia. En junio de ese año la Policía Federal detuvo a Arnoldo Rueda Medina, "La Minsa" o "El Fresa", quien en ese momento estaba acompañado de Rodrigo Vallejo. Desde el gobierno de Felipe Calderón llegó la orden de ponerlo en libertad, en tanto que el otro delincuente permaneció detenido.

Entrevistado al respecto, José Manuel Mireles, fundador de las autodefensas en Tepalcatepec, dice que los excesos de Rodrigo Vallejo y sus vínculos estrechos con "Los Caballeros Templarios" eran bien conocidos en el estado, pues se había convertido en jefe de plaza de la capital michoacana:

“Hacía bailes en la casa de gobierno con puro criminal para demostrar que tenía poder para hacer las cosas. Eran bailes fastuosos a los que iban puros criminales: jefes de plaza, encargados de zona y muchos otros ‘invitados especiales’.”

Precisa: “A Rodrigo le gustaba mucho andar con los hijos de los narcos, en sus pachangas y francachelas. También le gustaba mostrar que tenía cierto control sobre los federales, porque cuando detenían a alguno de sus amigos hablaba con los federales para liberarlo. Además, como hijo del gobernador también tenía el control de algunas mafias en los transportes, y con los comerciantes era el encargado de cobrarles las cuotas”.

Sobre la foto donde Vallejo Mora aparece con "La Tuta", que comenzó a circular el viernes 13 en las redes sociales, Mireles sostiene que es auténtica y muestra que Rodrigo no estaba ahí contra su voluntad, como quiso desvirtuar los hechos el ahora ex gobernador al declarar, en una entrevista con la red estadunidense CBS, que uno de sus hijos fue secuestrado el año pasado:

“Está en blanco y negro la foto que he visto por aquí. Están en una reunión. No se ve que esté obligado, como decía Fausto Vallejo, porque lo habían "levantado": están en una reunión de convivencia con "La Tuta" y otras personas. Ahí está la foto y, como son cosas que ya sabíamos, no tenemos duda de que son ciertas.”

El médico cirujano advierte que la renuncia de Vallejo Figueroa no lo exime de sus responsabilidades y abre la posibilidad de que pongan en su lugar a otro político que también esté vinculado con "Los Caballeros Templarios":

“Eso es lo que no queremos: que vayan a meter a uno más malo, como ha pasado en algunos municipios donde están metiendo gente de "Los Caballeros Templarios". No queremos que vayan a meter a otro templario arrepentido al gobierno del estado para lo que falta, que es organizar la elección, que ya viene el próximo año.”

El viernes 20, sorpresivamente el Congreso michoacano eligió como gobernador sustituto al rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Salvador Jara Guerrero, doctor en filosofía por la UNAM y profesor de tecnología educativa y filosofía de la cultura.

Según difundió el viernes 20 el portal de CNN México, el diputado Alfonso Martínez, presidente del Congreso de Michoacán, explicó que la lista de candidatos a suceder a Vallejo sería propuesta por el PRI, ganador de la elección de 2011, pero “se pronunció a favor de que el elegido sea un ciudadano sin militancia partidista en vez de una persona cercana a las fuerzas políticas”.

Jara Guerrero desempeñará el cargo menos de 15 meses, pues los comicios estatales se llevarán a cabo en junio de 2015 y el ganador asumirá el poder en octubre siguiente.

Tras remarcar que Vallejo Figueroa llegó a la gubernatura con apoyo de "Los Caballeros Templarios", Mireles explica:

“Eso era lo único que le quedaba a Fausto por hacer: organizar la elección y darle la oportunidad a los candidatos de su partido a lucirse con las obras que estén pendientes. Pero con todo lo que está pasando el PRI no tiene nada que ofrecer. El pueblo de Michoacán no quiere nada del PRI porque en la elección pasada usaron dinero ensangrentado y muchos de los que votaron iban con el fusil apuntándole en la cabeza. Son situaciones que nosotros, en nuestros pueblos, vamos a vigilar que no se repitan”.

La “inversión” templaria

Cuando aún se aferraba a la gubernatura, Vallejo Figueroa intentó defender a su hijo de las imputaciones: “En mi familia no hay delincuentes”. Sin embargo, anunció su renuncia el miércoles 18 y al día siguiente "El Gerber" ya no estaba en Michoacán, pues, de acuerdo con versiones de funcionarios estatales, su detención es inminente: además de la fotografía con "La Tuta" las autoridades obtuvieron cinco videograbaciones en las que está con miembros de la misma organización delictiva, incluido "Kike" Plancarte.

Para colmo, el coordinador de la campaña electoral de Fausto Vallejo y quien lo sustituyó en la gubernatura mientras atendía sus enfermedades, Jesús Reyna, se encuentra en la cárcel bajo similares cargos, ya que presuntamente se reunió en 2011 con los cabecillas templarios y recibió fondos de ellos para que Vallejo ganara la elección.

En esas grabaciones se puede ver al hijo del entonces gobernador, en estado de ebriedad, en fiestas y reuniones a las que asistieron también otros funcionarios michoacanos. “Ya todos sabían quién era el hijo de Fausto Vallejo. En unos videos está en un rancho con varias personas, como funcionarios, alcaldes y "Kike" Plancarte; en otros videos están sus encuentros con "La Tuta", dice un testigo calificado que opta por el anonimato.

En septiembre y octubre de 2013 la senadora del PAN Luisa María Calderón –hermana del ex presidente Felipe Calderón y rival de Vallejo en la elección de 2011– acusó al priísta de tener relaciones con "Los Caballeros Templarios". Reveló que en la contienda electoral “gente de campaña de Fausto fue a negociar con el crimen organizado quién ganaba”.

Justo cuando Jesús Reyna era gobernador interino, mientras Vallejo se atendía de un mal hepático, la legisladora señaló: “‘Se dice que uno de los hijos de Fausto está vinculado con el crimen organizado y que ha sido difícil sacarlos del gobierno”.

Para entonces, en la región michoacana de Tierra Caliente, el doctor Mireles ya acusaba directamente a Jesús Reyna de que, como coordinador de la campaña de Vallejo, había recibido 3 millones de dólares de "Los Caballeros Templarios".

“Nosotros hemos estado demandando la limpieza total de Michoacán y eso incluye a todo el crimen organizado donde se encuentre, porque a nosotros no nos cabe ninguna duda de que el gobernador sabía que Jesús Reyna había recibido el dinero de "La Tuta" para su campaña. Su estado de salud no le permitió desarrollar mucha actividad de gobierno y sabemos que va a defender a su hijo a toda costa, aunque sabemos que Rodrigo cobraba a los bodegueros en el mercado de abastos de Morelia”, sostiene Mireles.

Desde el año pasado el líder de las autodefensas señaló que había videos y documentos en los que se registraron las reuniones de Reyna con "La Tuta" para negociar el apoyo de "Los Templarios" a la campaña de Vallejo.

En abril último se difundió un reporte que revela los vínculos de Reyna con "La Tuta" y Nazario Moreno, "El Chayo". El documento, clasificado como “confidencial” y fechado el 16 de marzo de 2012, tiene membrete de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán; fue elaborado por el asesor Juan García Bravo y se envió al entonces titular de esa dependencia, Elías Álvarez Hernández (Proceso 1954).

La fuente, según el texto, “informó que a finales del mes (entre el 26 y el 29) de marzo de 2011 se realizó una reunión privada entre el C. José de Jesús Reyna García y operadores de "Los Caballeros Templarios" en Michoacán, y quien fuera identificado como Miguel Granados Godoy, los dos de filiación priísta, (quienes) acordaron contactar una reunión privada con los líderes de la cúpula de este grupo delictivo para establecer una estrategia política electoral y de acuerdos mutuos”.

A la reunión, continúa el reporte, asistieron además Guillermo Valencia Reyes, alcalde de Tepalcatepec, y José Trinidad Pasalagua o Martínez Pasalagua, líder de los transportistas locales, quienes salieron muy entusiasmados comentando que "El Chayo" y "La Tuta" habían decidido “apoyar a los candidatos del PRI”.

Existen otros registros de este presunto apoyo de Los Caballeros Templarios a la campaña de Fausto Vallejo. El 29 de noviembre de 2012 la organización criminal colocó en varios lugares de Michoacán y Guanajuato mantas en las que dio a conocer supuestos acuerdos con el equipo de campaña del aspirante a gobernador por el PRI.

Después de reconocerlo “como gobernador elegido constitucionalmente”, "Los Caballeros Templarios" le recuerdan a Vallejo que ellos limpiaron el estado del "Cártel del Golfo" y de "Los Zetas", y enseguida le reclaman los favores prometidos: “Extraoficialmente nosotros estamos esperando los frutos de nuestra labor hacia su partido, cosa que por el momento no hemos (obtenido)”.

En el mensaje, firmado por “Los Caballeros Templarios Guardia Michoacana”, éstos se jactan de que “las últimas tres generaciones de gobernantes han tenido lazos con nuestras organizaciones, llámese "Familia Michoacana" o "Caballeros Templarios”, y recuerda que esos vínculos “deben de ser indirectos pero fuertes”.

Y le dicen a Fausto Vallejo: “En el caso suyo usted sabe que hay parientes de primera línea que no sólo simpatizan con nosotros y hasta han convivido con nosotros, hay un hecho relevante”.

Detallaron su labor política: “Como agrupamiento al margen de la ley fomentamos la apatía hacia el partido político del PAN, por nuestras acciones el PAN (perdió) enclaves importantísimos que ustedes capitalizaron bajo una coordinación mutua, larga, ardua y sobre todo costosa. Fueron dos objetivos: frenar al PAN e impulsar a los candidatos del PRI”.

De ahí su insistencia para que el entonces gobernador cumpliera su compromiso: “Usted sabe, la gente sabe, el gobierno federal sabe que tenemos una capacidad de movilización importante que cualquier político querría tener, cosa que usted como PRI propusieron y nosotros aceptamos, sólo buscamos que usted y su gobierno sean congruentes con lo que hicimos, sólo queremos que de manera directa podamos acceder a un beneficio por nuestra inversión”.

El jueves 19, al oficializar su renuncia, Vallejo Figueroa argumentó motivos de salud y dijo que se iba “con la frente en alto” para que llegue alguien capaz de continuar su gobierno hasta el año que viene.

En efecto, él nunca pudo dar continuidad a su administración. Arrastrando una deuda estatal de 12 mil millones de pesos, en dos años pidió licencia tres veces por su precaria salud.

En ese periodo hizo cambios en las secretarías de Gobierno, Seguridad Pública, Obras, Finanzas y en la procuraduría del estado. En esa etapa el crimen organizado llegó a controlar 70% de los 113 municipios, donde cobraba impuestos, extorsionaba a los comerciantes y productores agrícolas, e imponía a su gente en las direcciones de las policías municipales. Según el Colegio de Economistas del Estado de Michoacán, en los últimos dos años la entidad perdió casi 5 mil empleos y el crecimiento económico fue de 1%.

La crisis de gobernabilidad en Michoacán estalló el 24 de febrero pasado, cuando los grupos de autodefensa ciudadana de Tierra Caliente se alzaron contra la delincuencia y en pocos meses lograron expulsar a "Los Caballeros Templarios" de decenas de poblaciones.

El avance de los civiles armados obligó al gobierno de Enrique Peña Nieto a intervenir directamente en Michoacán: reforzó la seguridad con 10 mil soldados y policías federales, anunció apoyos por 45 mil millones de pesos en obras y nombró a su incondicional Alfredo Castillo como comisionado para la paz en el estado, quien así desplazó al gobernador Vallejo como autoridad política.

(*Este texto se publicó el 21 de junio reciente, como el reportaje principal de la edición 1964 de la revista Proceso)

sábado, 19 de abril de 2014

Alcaldes Templarios

Regidor

Se reúnen ante la mesa de un restaurante local. Deliberan. Tienen miradas de preocupación. Se vuelven a un lado y a otro para observar los rostros de quienes entran al lugar. Temen que algún operador, algún "halcón" los delate, informe que están a punto de hablar con periodistas.

Ocho regidores de Apatzingán (de un total de 12) vuelven a lo suyo: buscan decidir qué deben decir y de qué no deben hablar. Una hora después eligen quién saldrá a cuadro a nombre de todos. Optan por José Martín Gómez Ramírez, regidor panista de Industria y Comercio.

Contará lo que implicaba vivir bajo el yugo del presidente municipal (PRI) Uriel Chávez Mendoza, detenido por la procuraduría de Michoacán por nexos con el crimen organizado, por extorsionar a tres de ellos.

Gómez Ramírez se sienta. Se frota las manos. Casi nunca dejará de sonreír. Sonrisa de nervios. Suda, no solo por los 40 grados de temperatura que se padecen en la capital calentana. Varios compañeros escuchan sus palabras, ellos sí, con ojos desorbitados, con pánico imborrable, con los labios secos. Es su historia, la de todos, la de sobrevivir bajo la espada templaria...

—¿Cómo se vivió la administración de Uriel Chávez?

—Ha sido una presidencia llena de amenazas. Desde que entramos al ayuntamiento, el primer día, se nos explica que nos descontarán 20 mil pesos al mes. Nos lo explica el presidente municipal en una reunión de trabajo, luego de una sesión de cabildo, la primera que tuvimos. Protestamos, porque nosotros ganamos $56 mil pesos al mes.

—¿Les dijo por qué?

—Nos dijo que era instrucción del cerro, de "Los Caballeros Templarios". Se alega, se discute y él nos dice que podemos ir al cerro a discutirlo allá. Y nos explica: "Les querían descontar 40 mil pesos, pero yo abogué por ustedes".

—¿Los llevó al cerro?

—A los 15 días nos citan en un paraje desolado. En un pueblo que se llama Las Bateas. En un área donde no hay nada. Llegamos y tienen 12 sillas para los regidores. Hay gente con armas largas y una patrulla de la policía municipal. Está el presidente municipal con el jefe de plaza. Yo pienso, sin ser exacto, que era el cuarto en la estructura de "Los Templarios". Su nombre es Rigo Díaz Soto (fuentes de inteligencia del gobierno le atribuyen el cobro de extorsiones en el lugar). Él nos presenta a Rigo y nos explica: "Él es mi compadre, pero más que mi compadre, es mi hermano". Rigo nos explica en pocas palabras: "La empresa anda mal, van a tener que cooperar con 20 mil pesos al mes".

Los regidores protestan y él nos dice: "Quien tenga problemas económicos, escriba una carta; se la hacemos llegar a "El Chayo" (Nazario Moreno, líder templario abatido). Él en realidad es de buen corazón. Si tu necesidad es real, "Chayo" te va a apoyar económicamente y no vas a tener problemas. Y esto es temporal, cuando las cosas mejoren a ustedes también les va a ir bien".

—No tenían opción, supongo...

Habla de una especie de adoctrinamiento del miedo que se les impuso...

—En estos dos años el crimen organizado se encargó de educarnos. Cortaban una, dos, tres o cinco cabezas. En el monumento a Lázaro Cárdenas sentaban a una persona en una silla y le atravesaban una espada en el pecho. El nivel de pánico en la población es increíble. Ahora, a pesar de que Uriel está arraigado, cientos de personas se nos acercan y nos dicen: "A mí me amenazó, a mí me dijo que me iba a matar". Y se les dice: "Vamos a denunciar". aún con él en prisión, la gente está espantada y se rehúsa a denunciar. Hay gente que llora y se desmaya, pero se rehúsa a denunciar. La gente quedó bien educada...

Narra las amenazas a sus cercanos, a sus parientes, como las que padecen otros regidores que dicen temer por sus familias...

—El secretario del ayuntamiento se aproxima a alguien cercano a mí y le explica: "Si andas con Martín y él sufre un atentado, tú también te vas a morir". El alcalde, a esa misma persona, le preguntó: "¿Qué pasaría si te levantan y te torturan? ¿Tú crees que es correcto que tú sufras estos riesgos por las actitudes del regidor?"

—¿Y tú por qué sales ante la cámara, por qué sí te atreves, si nadie lo hace? —se le cuestiona.

—Yo asumo que en dos años me llené de miedo y ya no me cabe más miedo. Lo que él (el alcalde) diga, las amenazas, ya no me pueden espantar más. Fueron dos años de pánico. De sangre. Llegaron a venir a la Sala de Regidores gente ("Templarios") diciendo: "A ver señores, no están apoyando al movimiento". Y a regañar a todos los regidores, porque sentían que no apoyábamos con la suficiente energía la causa templaria. La presión sobre nosotros era brutal.

Nadie escapaba de estar en contacto con los líderes de ese cártel. Cuenta...

—Una vez nos llevaron a todo el cabildo a una reunión con 300 personas donde estaba "Chayo", (Enrique) Kike (Plancarte), (Dionisio Loya Plancarte) "El Tío". Estas 300 gentes, el cabildo incluido, saludaron de mano a cada uno de esos líderes. Todos los medios en Apatzingán lo saben. Eso ocurrió en febrero de 2012, pasando el poblado de Holanda, en la oficina de los ejidatarios.

El lugar donde supuestamente había muerto a balazos Nazario Moreno, en un enfrentamiento con tropas federales, en el sexenio de Felipe Calderón.

—¿Y estos días, luego de su detención, cómo los viven?

—Veo a la gente muy estresada por temor a represalias. A mí se me acerca mucha gente y me dice: "El papá del presidente es muy peligroso". No suena como consejo, sino como amenaza. Eso que hacen conmigo lo hacen con todos los regidores. Y les funciona. Pero ocho regidores hemos decidido salir, dar la cara...

Se termina la charla. Recuerda la primera vez que se inconformó con las órdenes del alcalde. Inicios de 2012. Sonó su teléfono móvil.

—Me llaman por teléfono y me dicen: "Nos explican que eres muy difícil. ¿Vas a jalar? ¿O no?". Yo les digo: "Cuenten conmigo".

La vida bajo el yugo de un alcalde templario en Apatzingán.

No hay piloto

Tras la detención del alcalde Uriel Chávez, el secretario del ayuntamiento, Eloy Velázquez López, funge como encargado de despacho; sin embargo, se encuentra de vacaciones, según el regidor panista Martín Gómez.

"Le marqué para preguntarle cuándo íbamos a sesionar y atender la situación del municipio (...) pero me informó que andaba de vacaciones con su familia en la ciudad de León", detalló.

El abogado Eduardo Quintero informó que llevará la defensa del alcalde de Apatzingán, detenido y acusado del delito de extorsión contra integrantes del cabildo de ese ayuntamiento.

(Con información de Milenio.com) 

viernes, 18 de abril de 2014

Oscuras historias michoacanas

‘‘Ya se habían tardado’’, dicen unos en estos lares sobre la detención del alcalde de Apatzingán, Uriel Chávez Mendoza. Pero otros más –que piden no dar sus nombres con todo y ‘‘vuelta a la normalidad’’– no se explican por qué detuvieron, y ahora, al edil señalado por las autodefensas como pieza clave de la estructura criminal de "Los Caballeros Templarios".

Un político calentano lo expresa así: ‘‘Uriel presumía su amistad con el comisionado (Alfredo Castillo) y quién sabe qué hizo para que lo detuvieran, porque le deben mucho’’.

–¿Qué le deben?

–Pues nomás que él puso (delató) al difunto.

El difunto no es otro sino el resucitado y vuelto a morir Nazario Moreno, "El Chayo" o "El Más Loco", ‘‘primo directo’’ del alcalde, según el vicario de la diócesis de Apatzingán, Gregorio López, o sobrino, según otras versiones.

–¿Cómo que él lo puso?

–Muy pocas personas eran invitadas a la fiesta de cumpleaños de "El Chayo"; por ahí averígüele.

Con ese parentesco o sin él, se creyeran las acusaciones en su contra o se desestimaran, Uriel Chávez recibió más de una vez el respaldo de autoridades estatales y federales.

‘‘Le gustaba ponerle apodo a los muertitos’’

En enero, luego de que varios negocios de Apatzingán fueron atacados y el palacio municipal incendiado parcialmente por ‘‘grupos de encapuchados’’, el gobernador Fausto Vallejo acudió a dar, literalmente, un espaldarazo al alcalde: a cada paso, mientras supervisaban los daños, le daba afectuosas palmaditas en la espalda.

‘‘Él sigue siendo presidente municipal’’, dijo el comisionado Castillo a mediados de marzo, luego de que Uriel Chávez saliera del palacio municipal con la protección de la Policía Federal, debido a una manifestación encabezada por Gregorio López, más conocido como "Padre Goyo".

Hasta el momento, la acusación más sólida contra Chávez –o al menos la que ha divulgado la procuraduría michoacana, en la que manda un subordinado de Castillo– es que el alcalde descontaba 20 mil pesos mensuales a cada regidor.

Si eso es todo, la procuraduría michoamexiquense es lenta, puesto que hace más de un mes varios regidores panistas hicieron el reclamo en público, de cara al alcalde, en una sesión de cabildo. El video de esa reunión circuló profusamente en las redes sociales.

¿Por qué ahora? Porque el comisionado Castillo necesitaba ofrecer un paquete ‘‘convincente’’ a los líderes de las autodefensas, y la cabeza de Uriel Chávez había sido una de sus exigencias más reiteradas. Las acusaciones públicas, que no necesariamente judiciales, que pesan sobre el alcalde, podrían llenar un ropero.

El ex presidente Felipe Calderón, por ejemplo, llegó a sugerir la probable responsabilidad de Chávez en el asesinato de Octavio Contreras Solórzano, ex secretario general del PAN en la entidad. Contreras era cercano a la familia de Calderón. Su cadáver fue arrojado el 16 de octubre del año pasado cerca del palacio municipal de Apatzingán, con huellas de tortura y un letrero: ‘‘A ver si te quedan ganas de andar de sancho’’.

La mañana de ese día, Contreras había salido de la presidencia municipal luego de un encuentro con el alcalde, en el cual le reclamó el destino de varios millones de pesos que serían utilizados en la construcción de una alberca municipal. En Apatzingán se cuenta que era muy activo con sus denuncias en las redes sociales.

El ex presidente Calderón tuiteó en Harvard: ‘‘A Octavio Contreras lo habían amenazado en la propia alcaldía para que dejara de publicar en redes sociales lo que pasa en Apatzingán’’.

Uriel ‘‘ordenaba las ejecuciones y también le gustaba ponerle apodos a los muertitos’’, dice un autodefensa de Apatzingán, quien asegura que los "levantones" eran ejecutados por la policía municipal.

‘‘Se compró la carreta y también los bueyes’’

En los tiempos recientes, el enemigo público número uno del alcalde Chávez fue el "Padre Goyo". El protagonismo del sacerdote le costó que lo mandaran a ‘‘estudiar’’ fuera. Unos días antes de su retiro temporal, en una reunión con los principales dirigentes de un incipiente ‘‘concejo ciudadano’’, Goyo habló de las presiones que sobre él ejercía la estructura de la diócesis: ‘‘Le tengo más miedo al cártel de dentro que al de afuera’’, dijo, no tan en broma. En entrevista con este diario, publicada el pasado 27 de febrero, el sacerdote Gregorio López se refirió en extenso al alcalde:

‘‘Chávez compró la elección. No hubo oposición. El candidato del PRD tuvo que salir dos meses antes de la elección, y el del PAN era encargado de logística del propio candidato priísta, un pelele. Aquí se compró la carreta y también los bueyes.

‘‘Él sabe dónde están los 300 desparecidos, porque a él le pedían permiso. Aquí la presidencia es una pantalla, un hazmerreír. Los policías eran los secuestradores y el presidente municipal era el que mandaba asesinar.

‘‘Queremos alguien que trabaje para la sociedad, no para un grupo criminal. No alguien que permita que haya diez patrullas clonadas y que esté levantando a la gente que viene de fuera.’’

Dos días antes de la entrevista con el sacerdote, la procuraduría y la secretaría de seguridad pública locales habían informado de la aprehensión de cuatro policías municipales de Apatzingán como presuntos responsables del asesinato de Octavio Contreras.

Las indagaciones no alcanzaron al edil. Los detenidos fueron Carlos Rojas Ziranhua y los hermanos Francisco Javier, Alfredo e Iván Israel Chávez Montes.

¿Eficacia policial? En realidad, los cuatro policías regresaban de Tlaxcala, adonde fueron enviados ‘‘a capacitarse’’, y fueron detenidos cuando volvían a Apatzingán, pero por las autodefensas, que ya los esperaban en el retén de la entrada de la ciudad.

El abogado multiusos

Aunque en Michoacán muchas personas informadas dicen nunca haberlo oído nombrar, el abogado Eduardo Quintero se ha hecho famoso en un breve lapso por las personas a las que defiende: al fundador de las autodefensas, Hipólito Mora; al líder transportista José Martínez Pasalagua (acusado de nexos con el crimen organizado); a los autodefensas de Yurécuaro, encabezadas por Enrique Hernández Salcido, a quienes señalan como presuntos responsables del asesinato del alcalde de Tanhuato, Gustavo Garibay.

Por supuesto, Quintero también es el abogado defensor de Uriel Chávez.

La ley es la ley, se diría, de no ser por datos como el que sigue:

La diputada local Selene Vázquez visitó a Hipólito Mora en la cárcel. Durante su encuentro con él, siempre estuvo vigilada por personal que veía y escuchaba todo.

–¿Quién le puso el abogado? –le preguntó a Mora.

–De allá muy arriba.

–¿Castillo?

–Sí.

–¿Lo meten a la cárcel y le ponen el abogado, don Hipólito?

Mora lo pensó un poco y repreguntó: ‘‘¿Soy muy pendejo, licenciada?’’

(Con información de Imagen del Golfo.com.mx)

domingo, 13 de abril de 2014

"El Migueladas", el verdadero líder "templario"

En el corazón de Tierra Caliente, Michoacán, durante los últimos 15 años un hombre de gran poder económico que se hace pasar por empresario ha forjado su imperio de narcotráfico encabezando los distintos grupos delincuenciales que se han gestado en la entidad. No se trata de uno de los capos más nombrados por el gobierno federal, sino del presunto jefe de éstos: Miguel Ángel Gallegos Godoy, alias "El Migueladas", quien desde 2013 ha formado parte de los líderes de las denominadas autodefensas.

Información recabada entre las guardias comunitarias indica que la situación que se vive desde hace varios días en Michoacán, causante de graves tensiones, se debe a una ruptura entre "El Migueladas" y José Manuel Mireles, a quien ya en una ocasión habían intentado sacar del movimiento armado.

De acuerdo con un minucioso informe de inteligencia del gobierno federal realizado a principios de 2014, que Proceso pudo consultar, "El Migueladas" era el “verdadero jefe de la organización” de "Los Caballeros Templarios". Debajo de él estaba Nazario Moreno González, alias "El Chayo" o "El Loco", a quien falsamente el gobierno de Felipe Calderón declaró muerto en un enfrentamiento con la Policía Federal en 2010, aunque según el gobierno de Enrique Peña Nieto ahora sí murió en un operativo el 10 de marzo pasado.

La estructura de Gallegos Godoy contaba con tres “anillos”. El primero estaba encabezado por Servando Gómez, "La Tuta", quien aún no ha sido detenido. El segundo era dirigido por Enrique Plancarte Solís, personaje al que el gobierno federal declaró “abatido” el 30 de marzo en Querétaro. El tercer anillo estaba liderado por Ignacio Andrade Rentería, "El Cenizo", quien tampoco ha sido aprehendido y estaba encargado de la plaza de Lázaro Cárdenas. Cada uno de ellos tenía a su vez una subestructura criminal.

El informe mencionado, cuya autenticidad y contenido fueron confirmados por diversas fuentes, se elaboró a partir de las declaraciones obtenidas de Irma Castillo Rodríguez, alias "La Changa", detenida por la Policía Federal y por miembros del Consejo de Autodefensas en Michoacán el 29 de enero pasado, en el municipio Nuevo San Juan Parangaricutiro, dentro de un laboratorio de drogas sintéticas.
(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1954, ya en circulación) 

lunes, 7 de abril de 2014

La última llamada de Plancarte... a Reyna

Lo que detonó la presentación y arraigo del secretario de Gobierno y ex gobernador interino de Michoacán, Jesús Reyna, fue, nos dicen, una llamada telefónica: la última que realizó Enrique "Kike" Plancarte, el líder de "Los Templarios", antes de ser abatido. Plancarte estaba rodeado y se había refugiado en el monte, fuera del pueblo de Colón, en Querétaro, a donde había llegado un mes atrás. Cuando las fuerzas federales rodearon la zona, huyó, pero después de toda una noche en el monte, no tuvo más opción que regresar al pueblo. Hizo varias llamadas, pero su teléfono se quedó sin batería, le quiso comprar un celular a un vecino, pero no se lo vendieron, minutos después fue interceptado, se resistió y fue abatido. Una de sus últimas llamadas fue a Reyna, quien ya estaba acusado, desde noviembre pasado, entre otros, por Luisa María Calderón, de haber mantenido reuniones con el propio Plancarte y con Servando Gómez, "La Tuta", para arreglar los apoyos económicos y políticos que permitieron el triunfo de Fausto Vallejo.

Reyna es un político con una larga carrera en el priísmo local y federal, había sido el contendiente, por el PRI, de Leonel Godoy en 2007, pero quedó en tercer lugar. Vallejo lo incorporó a su equipo y luego lo hizo su secretario de Gobierno. Cuando por enfermedad, Fausto dejó durante varios meses el cargo, Reyna lo reemplazó como gobernador interino, y cuando Vallejo regresó, luego del transplante de hígado que sufrió, Reyna estuvo durante unos días fuera del gabinete pero, sorpresivamente, el gobernador lo volvió a ratificar como secretario de Gobierno, pese a las denuncias que ya existían en su contra.

Desde entonces, en el gobierno federal existía desconfianza sobre Reyna, sobre los funcionarios que él había designado y eso se extendía a buena parte del gobierno estatal. Cuando se dio la intervención federal, el propio comisionado Alfredo Castillo designó a un nuevo procurador y un nuevo secretario de Seguridad Pública, ambos, sin lazos con la clase política local. Se quiso reemplazar a Reyna, pero Vallejo siempre se opuso.
La investigación sobre las relaciones de Reyna con grupos criminales había comenzado, como dijimos, desde noviembre pasado, por las reiteradas denuncias de sus relaciones con figuras de "Los Templarios", pero habría sido la última llamada de Plancarte la que detonó la decisión de detenerlo.

Es muy acertada: como hemos dicho muchas veces, a los éxitos que se han dado en la persecución de los grupos criminales y el descabezamiento de esas organizaciones, se debe sumar una política social que comienza a rendir frutos (ya están instalados en Tierra Caliente más de dos terceras partes de los comedores populares a los que se comprometió Rosario Robles hace poco más de un mes) y las autodefensas tendrán que comenzar el proceso de desmovilización. Todo eso ha estado muy bien, pero faltaba un componente clave para avanzar en la pacificación de Michoacán: había que limpiar una clase política que, evidentemente, estuvo coludida con los criminales y, en ese sentido, el caso de Reyna, como el de varios presidentes municipales, era evidente. No se podía llegar al proceso electoral del año próximo con la posibilidad de que se repitiera la asociación entre criminales y políticos que vimos en los dos últimos comicios en esa entidad.

Michoacán necesitaba otros michoacanazo: el primero se frustró, precisamente, por los acuerdos entre grupos políticos, incluyendo el del gobernador Leonel Godoy con jueces (hoy perseguidos por la justicia por haberse corrompido en ese y otros casos), tratando de dar impunidad a los detenidos. También por fallas en el proceso y, algunos aseguran, para permitir transitar las alianzas PAN-PRD que se dieron entonces en varios estados. Este nuevo golpe es producto de un trabajo mucho mejor organizado, que ha incluido la articulación de aspectos policiales, de seguridad, la persecución a las actividades económicas de los cárteles y las alianzas de criminales con políticos, comenzando con algunos presidentes municipales, con la detención del ex secretario de Finanzas de Godoy y ha llegado al nivel más alto del gobierno, con el arraigo de Reyna. De una u otra forma, esa limpieza tendrá que continuar, porque Reyna no pudo haber actuado solo.
(Jorge Fernández Menéndez / Excelsior)

"O Trabajas... o te chingas..!"

Dionisio Loya Plancarte, "El Tío", uno de los cinco jefes de “Los Caballeros Templarios” -actualmente preso en el penal del Altiplano- confesó que antes de meterse a la delincuencia organizada a finales de los noventa, fue un próspero refresquero en las rancherías de Apatzingán y exitoso agricultor de melones en Holanda, Michoacán.

"El Tío", de 60 años, arrestado el pasado 27 de enero en su casa de Morelia, gracias al aviso que dos mujeres dieron a elementos del Ejército mexicano que patrullaban la capital de Michoacán, intentó atacar a los soldados con una ametralladora Uzi, al tiempo que los amenazaba: “no saben con quién se meten, soy el mero jefe de Los Caballeros Templarios”, según la indagatoria PGR/SEIDO/UEIDCS/028/2014.

En ese mismo documento ministerial, Loya Plancarte afirmó que él no fue reclutado para dedicarse a tareas del narcotráfico en "La Empresa", "La Familia Michoacana" y "Los Caballeros Templarios", sino para “dar cursos de superación personal”, “regenerar jóvenes” para que “fueran mejores personas”.

“Trabajé en una refresquera”
En la declaración ministerial, Loya Plancarte, quien estuvo en la lista de los 37 narcotraficantes más buscados de México y por el cual había una recompensa de 30 millones de pesos, pariente de Enrique Plancarte Solís, ya muerto, dijo que por su edad, hace año y medio fue “jubilado”, que por eso le quitaron toda autoridad dentro del grupo delictivo.

“Yo, en la década de los setentas y principios de los ochentas me encontraba trabajando para la empresa conocida como Coca-Cola, en donde me desempeñaba, era integrante del sindicato.

“Pero debido a que me consideraban como un problema, ya que yo era muy "grillero" (problemático), dentro de la empresa vieron la manera de separarme, dándome la oportunidad de repartir por mi cuenta refrescos en las rancherías de Apatzingán. En esa época la verdad me estaba yendo bien económicamente”, declaró "El Tío".

Fue entonces cuando Loya recibió la oferta de la empresa refresquera para que les vendiera los dos camiones que tenía el hoy acusado de narcotráfico y relacionado en al menos 14 averiguaciones previas, “así fue como me liquidaron en la empresa Coca-Cola”, refiere en su declaración ministerial, donde se confirma que trató de huir de los efectivos militares escondiéndose en un compartimento secreto de un clóset en su casa de Morelia.

Después de la salida de la refresquera, dijo "El Tío", a mediados y finales de los ochenta, hubo un auge de siembra de melón. Explica que asociados con un grupo de japoneses que ponían el dinero y los lugareños la tierra y el trabajo, “recibíamos buena cantidad de las utilidades”, dijo Loya.

Recordó que pasado un tiempo las cosas en la cosecha de melón no fueron tan buenas y que el negocio se fue diluyendo. En ese contexto es que el jefe templario declaró ministerialmente sus dotes para relacionarse con la gente y su enrolamiento a las filas de la delincuencia organizada.

“Recuerdo desde siempre que tenía facilidad para relacionarme con la gente, incluso yo me consideraba como un mayordomo, es decir, representaba a varios de mis paisanos siempre pensando que nos fuera mejor…

“No recuerdo la fecha exacta pero fue a finales de los años noventa, cuando en una ocasión al estar en el pueblito de Holanda llegaron varias personas armadas y me dijeron, ‘o trabajas o te chingas’, y me dijeron que me fuera a trabajar a la sierra para "El Más Loco", de quien sabía que se llamaba Nazario Moreno González, que se dedicaba a trabajar en la sierra sembrando mariguana”.

La declaración

De acuerdo con la declaración ministerial rendida por "El Tío", el 28 de enero pasado y donde se asienta que dos hombres que cuidaban a Loya el día de la captura lograron escapar a la acción de la justicia, afirmó que hace casi 25 años no le quedó más remedio que unirse a "El Chayo", que según Loya, además de "El Doctor" o "El Más Loco", era conocido entre los suyos como "El Dulce", aunque no explica por qué lo llamaban así.

En el documento de la Procuraduría General de la República se asienta que el inculpado de cargos contra la salud y posesión de armas exclusivas de usos de las Fuerzas Armadas y que en 2013 intentó hacer la misma jugarreta de hacerse el muerto como lo hizo "El Chayo" en 2010, aceptó contestar un cuestionario de 60 preguntas.

Las respuestas de "El Tío" Plancarte

Aunque en la mayoría responde que no conoce nada de lo que el Ministerio Público Federal le pregunta, sí contesta algunas, como las siguientes:

—Que indique el declarante cómo está estructurada actualmente la organización de "Los Caballeros Templarios", es decir quienes son los jefes máximo; a quién le reporta directamente y cuántas personas tiene bajo su cargo.

Respuesta: el jefe máximo viene siendo Nazario Moreno, "El Más Loco", y ya no le reporto a nadie, y no tengo personal bajo mi cargo.

—Que diga el declarante cuáles son las funciones dentro de la organización de "Los Caballeros Templarios", señalando la forma de cómo lo hace, fechas aproximadas y lugares en donde ocurrieron los hechos.

Respuesta: Mi función era con los jóvenes, los trataba de educar y esto era en alguna casa que se conseguía para esto.

—Que diga el declarante cuales son los municipios y áreas que controla.

Respuesta: yo ya no controlo nada, no tengo injerencia.

—Que diga el declarante cómo fueron los inicios en las actividades del tráfico de drogas.

Respuesta: que yo no ingresé a la actividad del narcotráfico, sino más bien fui invitado entre comillas para dar cursos de superación personal; entre las actividades estaba regenerar a los jóvenes para irlos encausando a que fueran mejores personas.

Interrogado por el Ministerio Público Federal sobre la emboscada ocurrida en 2009, en la carretera Morelia-Apatzingán, donde murieron 12 policías, hecho en el que las autoridades los implicaron directamente, Loya Plancarte, dijo no tuvo acceso a esa información.

Sobre los atentados a diversas camionetas de reparto, entre ellas las de Sabritas, el jefe templario, dijo que supo que esa acción se mandó hacer porque los jefes del narcotráfico en Michoacán sabían que esos vehículos había sido tripulados por policías infiltrados.

(Con información de Excelsior)

miércoles, 2 de abril de 2014

El "dedazo" a Plancarte

Enrique Plancarte Solís, “Kike Plancarte”, presuntamente llegó hace dos semanas a Querétaro. Quería pasar desapercibido en Colón, un pequeño municipio de apenas ocho mil habitantes. Se sabía uno de los narcotraficantes más buscados en México y Estados Unidos.

Pero la suerte de este capo, originario de Nueva Italia, Michoacán, fundador del grupo delictivo de “Los Caballeros Templarios” y considerado sumamente violento, quedó echada el sábado con la detención de Samuel Díaz Benítez, uno de sus principales operadores.

Díaz Benítez, de 32 años de edad, fue sorprendido por la Policía Federal en la comunidad de Las Tinajas, municipio de Apatzingán, Michoacán. Para evitar su captura ofreció un millón de pesos y luego reveló el lugar donde estaba su jefe. De inmediato, la Marina Armada de México diseñó un operativo que inició la mañana del domingo en Colón, zona vinícola de Querétaro, a 59 kilómetros de la capital del estado.

Eran alrededor de las 10 de la mañana del domingo cuando unos 100 elementos de infantería llegaron al lugar y montaron tres retenes en salidas y entradas al pueblo. Con vehículos artillados, los marinos recorrieron las calles de esta comunidad donde aún prevalecen muchas construcciones de adobe.

A bordo de dos helicópteros BlackHawk artillados, los infantes de la Marina también sobrevolaron dicha población. Los habitantes sabían que algo grave ocurría. “Jamás, ni en los desfiles del 16 de septiembre, habíamos visto tantos militares juntos en este poblado”, mencionaron los asombrados pobladores.

Hacia el mediodía el temor se apoderó de los habitantes, pues se corrió la voz de que los marinos irrumpieron en la iglesia de la plaza central, a un costado del Palacio Municipal. Testigos refirieron que iban encapuchados y revisaron hasta el último rincón de la parroquia, pero no hubo ningún detenido.

Alrededor de las cuatro de la tarde, se informó que los marinos ingresaron al Barrio de Las Cruces, donde catearon varios domicilios, luego se fueron a la comunidad El Lindero, pero en ese lugar tampoco se reportaron incidentes, ni se habló de personas detenidas. La operación se mantuvo hasta el lunes.

Por su parte, el edil de Colón, Alejandro Arteaga Cabrera, y el secretario de Gobierno de Querétaro, Jorge López Portillo, dijeron que el operativo de la Marina Armada era una acción preventiva.

De acuerdo con habitantes de Colón y reportes de medios locales de comunicación, el lunes continuaron los operativos y se enfocaron en viviendas ubicadas en prolongación Puebla, esquina con Guanajuato.

Según el Diario de Querétaro, en dicho lugar se suscitó una balacera en donde habría sido abatido Enrique Plancarte Solís, por quien el gobierno de México ofrecía una recompensa de 10 millones de pesos; agrega que alrededor de las 20:00 horas, tras haber logrado su objetivo, los Marinos se retiraron del lugar.

Fuentes gubernamentales que pidieron anonimato confirmarían por la noche la muerte de quien fuera uno de los jefes máximos de este grupo delincuencial michoacano, luego de dos días de intensos operativos de búsqueda en la localidad, que permaneció sitiada por fuerzas federales.

Por su parte, la Procuraduría General de Justicia del Estado negó que el cadáver de "Kike" Plancarte se encontrara en el Servicio Médico Forense del Estado y dio a conocer que los restos fueron llevados por los elementos de la Marina a la Ciudad de México, a fin de practicarle diversos estudios forenses.

El gobierno federal no emitió comunicación alguna, pues aún esperaban los resultados de los exámenes de identificación, a fin de corroborar al 100 por ciento la identidad del líder templario.

Éste sería el segundo líder de los templarios abatido por la Marina luego de que el 9 de marzo pasado ocurriera lo mismo con Nazario Moreno González, "El Chayo", líder máximo de esta agrupación criminal. Cabe recordar que el 27 de enero fue detenido Dionisio Loya Plancarte, "El Tío", otro líder templario.

Faltan por capturar Servando Gómez Martínez, alias "La Tuta", Samer José Servín, Ignacio Rentería Andrade y Pablo Magaña, para que este grupo criminal quede completamente desarticulado.

Comprando un celular
En su intento por lograr evadir a los marinos que le perseguían desde la mañana del domingo 30 de marzo, Enrique “El Kike” Plancarte Solís, pasó la noche a la intemperie, escondido entre sembradíos de nopal y alfalfa e incluso intentó comprarle a un lugareño su celular: le urgía hacer una llamada.

De acuerdo con testimonios de autoridades locales y de lugareños que presenciaron el operativo en el que terminó la vida del segundo a bordo del cartel delictivo de “Los Caballeros Templarios”, a Enrique Plancarte se le acabó la suerte el lunes.

El domingo, Plancarte y sus acompañantes, al menos dos, se encontraban dentro de la casa ubicada en la calle Prolongación Puebla sin número, de la cabecera municipal de Colón, donde veían un programa del canal ‘National Geographic’ en la pantalla de 34 pulgadas que tenían en una de las dos habitaciones.

A ese lugar llegaron los elementos de la Semar y comenzaron el operativo, cerraron los accesos, tanto el que da a la calle Guanajuato, como el que conecta a la carretera rumbo a Tolimán; pero Plancarte habría logrado escabullirse por la parte trasera de la vivienda, subir a la azotea y brincar a otra calle.

A pesar de que había más de 200 elementos, buscándolo en camionetas, y dos helicópteros artillados, el pasado domingo “El Kike” Plancarte logró evadir caminando a los efectivos de la Secretaría de Marina.

“El día del operativo que hubo, el domingo, bajó bien tranquilo acá de este lado y acá estaba todo el relajo y él bajó por acá tranquilito. Imagínese, súper megainteligente, hasta traía su pantalón de mezclilla roto de la pierna”, relató una vecina de la calle Guanajuato, aledaña a la última vivienda de Plancarte.

Así, tranquilo, Plancarte habría bajado por la calle Puebla hasta la esquina, donde se ubica la Presidencia Municipal y, de ahí, perfectamente pudo doblar a la derecha, andar otras cuatro calles y llegar a los límites de la cabecera. Desde ese punto en adelante todo es cerro. En el punto conocido como ‘el cerro de las crucitas’ Plancarte se habría refugiado desde el mediodía, hasta la tarde del lunes.

Incluso, de acuerdo con el Secretario de Seguridad Pública Municipal de Colón, Abel Sánchez Ledesma, “El Kike” intentó comprarle un teléfono celular a un lugareño. “Le urgía comunicarse con alguien, necesitaba comunicación. El vecino se espantó y se alejó de él”, mencionó el mando policiaco.

Los marinos pidieron el apoyo a la Policía Municipal para ampliar el cerco de búsqueda de Plancarte; lo tenía copado. Cerca de las seis de la tarde del lunes, un helicóptero que participaba en el operativo ubicó a una persona con sus características y dio el aviso. Se armó el cerco.

“Estaba escondido, quería llegar a algún camino, estaba rodeado, los marinos los conminaron a entregarse pero se resistió. Se quiso dar a la fuga y disparó y ahí (los ultimaron)”, relató el mando.

Fueron unos 40 minutos de balazos esporádicos en la zona agrícola de la comunidad de El Lindero, colindante con la cabecera municipal de Colón. Ahí, rodeado, en el Ejido Nuevo Colón, Plancarte hizo un último intento, disparó a los marinos quienes lo hirieron.

El Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido –quien confirmó la muerte del capo–, explicó que Plancarte falleció antes de ser trasladado.

El último refugio
Por más de 30 horas se prolongó la búsqueda. Poco después de las 10 de la mañana del pasado domingo, el gobierno federal desplegó un operativo en la cabecera municipal de Colón. El objetivo: capturar a Enrique Plancarte, Kike, uno de los líderes y fundadores de “Los Caballeros Templarios”.

Las fuentes del gobierno federal consultadas explicaron que la detención de una persona el pasado fin de semana en el municipio de Apatzingán, Michoacán, fue la pieza clave para dar con el paradero del jefe templario.

Para detenerlo, los elementos cercaron las inmediaciones de la calle Prolongación Puebla, ya que se tenían informes de que en una de las casas ubicadas en la cuadra se escondía Plancarte, por quien el gobierno federal ofrecía una recompensa de 10 millones de pesos.

Por tierra y aire los soldados y marinos rodearon la calle que se ubica a sólo unas cuadras del Palacio del Ayuntamiento. Sin embargo, para cuando las fuerzas federales dieron con la ubicación de la casa color blanco, donde se refugiaba el líder templario, el capo ya había escapado.

Los pobladores de la zona comentaron que "Kike" salió de la casa sin número y huyó rumbo al cerro de Las Crucitas, donde deambuló por varias horas hasta llegar a la comunidad de El Lindero, donde la noche del lunes enfrentó a la muerte.

Cuatro semanas antes de que a la cabecera municipal de Colón arribaran soldados y marinos, Enrique Placarte llegó a este pequeño municipio de Querétaro, donde la tranquilidad y la paz de las calles sólo cambian por las fiestas patronales.

Ubicado a 30 minutos de la ciudad de Querétaro, Colón es habitado por cerca de 6 mil personas, quienes en su mayoría se dedican al ganado, albañilería o al comercio. Incluso, algunos se han ido a Estados Unidos en busca del sueño americano. Los más “afortunados”, según narra la gente, son los que trabajan en la Presidencia Municipal.

Aunque en los últimos años se han localizado laboratorios de metanfetaminas en la zona, las autoridades del municipio afirman que Colón es muy tranquilo, ya que sólo se tienen reportes de robos menores o detenciones por alterar el orden público y por el consumo de drogas.

Hace cuatro semanas Enrique Plancarte llegó hasta este municipio con la ayuda de dos personas: Renato Bárcenas y una persona conocida como "El Primo", supuesto jefe de plaza de "Los Templarios" en Colón.

"Kike" llegó y se hospedó en la casa de Renato, la cual también se ubica en la cabecera municipal.

El inmueble de fachada blanca localizado en Prolongación Puebla no se compara con las propiedades que acostumbraba tener el capo en su natal Apatzingán, por el contrario, no hay lujos ni excentricidades. A diferencia de las propiedades de Michoacán, la casa del municipio de Colón era austera, de bajo perfil, ubicada en medio de inmuebles donde la pobreza es visible en habitantes que viven con 50 pesos diarios.

Por dentro, la propiedad cuenta con un pequeño patio, un comedor, un área para preparar alimentos y una pequeña zotehuela. Conforme uno se adentra en la casa, se observan objetos tirados en el piso. Ropa, utensilios de cocina, periódicos y algunas revistas de música grupera y espectáculos. Sobre algunos muebles se encuentran algunas cajas de teléfonos celulares, zapatos, perfumes y algunos papeles. En los percheros hay unos pantalones y playeras, una de ellas con la imagen de Ernesto "Che" Guevara.

Los vecinos lo recuerdan como una persona tranquila y amable. Algunos dicen que le gustaba caminar por el centro del municipio, en compañía de Renato Bárcenas. Afirman que le gustaba ir a comer a un restaurante de mariscos, aunque en los últimos días mandaba a una persona a recoger la comida que ordenaba.

Para la mayoría de los habitantes del municipio, la mañana del pasado domingo la tranquilidad se rompió con el arribo de camionetas de soldados y marinos y el sobrevuelo de un helicóptero del gobierno federal.

La meta era detener a Plancarte; los elementos llegaron a buscarlo a la calle Prolongación Puebla, pero había logrado escapar, por lo que se montó un operativo que incluyó un toque de queda en la cabecera municipal.

Fue hasta la tarde del lunes que las autoridades tuvieron el reporte de una persona que montaba a caballo por los poblados cercanos al cerro de Las Crucitas.

Fue cerca de las 6:40 de la tarde que las autoridades lo ubicaron y le pidieron que se detuviera.

En respuesta, "Kike" accionó su arma de fuego en contra de los elementos, por lo que éstos le dispararon cuando se encontraba en una nopalera. El líder templario quedó herido y murió poco después rumbo al hospital.
(Con información de La Razón, El Diario de Querétaro, Reforma y La Policiaca.com)

sábado, 22 de marzo de 2014

La madriguera del "Chayo" y de "La Tuta"

Para las autoridades del gobierno del estado, Tumbiscatío no era un refugio de "Los Caballeros Templarios", pero para las más de 8 mil personas que habitan en la zona era un secreto a voces la presencia del crimen organizado, que además de darse el gusto de organizar reuniones regionales, convivía con las personas en las verbenas populares que realizaba frente al Palacio del Ayuntamiento.

De acuerdo con los testimonios de pobladores de Tumbiscatío y fuerzas federales destacamentadas en la zona, era común ver por las calles a Nazario Moreno, 'El Chayo', y a Servando Gómez, 'La Tuta', este último tiene aquí una propiedad que abarca toda una manzana.

Durante las fiestas que realizaban era común ver Nazario Moreno cantar o a 'La Tuta' entregar dinero a las personas que acudían a los eventos.

“Hacían fiestas en la explanada. Tocaban grupos y en ocasiones 'El Chayo' cantaba para los asistentes”, asegura uno de los pobladores, quien solicitó el anonimato por temor a represalias.

Los testimonios que los habitantes narran sobre los líderes templarios, van desde los “apoyos” que otorgaban a la gente, hasta presenciar la ingesta de carne humana.

“Al que le dicen 'El Chayo' mandaba preparar carne humana y la comía durante las fiestas en el kiosco. Él decía que la comía para tener más fuerzas y seguir adelante”.

La frecuencia con la que los líderes de la agrupación se dejaban ver en la cabecera municipal no era algo anormal para los habitantes y las autoridades, quienes alertaban de cualquier movimiento inusual en los alrededores.

La impunidad y tranquilidad con la que gozaban "Los Templarios" en este municipio tenía una regla: “No chivatear” ni hablar con los federales.

La persona que no cumplía la norma impuesta era ejecutada y en ocasiones “descuartizada” frente a los habitantes, como un aviso de lo que les podía pasar en caso de que no los ayudaran o estuvieran con ellos.

“La primera vez que vinieron los federales —2010- algunas personas hablaron con ellos, pero cuando se fueron los policías, "Los Templarios" buscaron a la gente y la mataron en lugares públicos. Dijeron que eso le iba a pasar a todos los que habláramos o ayudáramos a los policías”, comenta una habitante de la cabecera municipal.

Autoridades del gobierno federal explicaron que este municipio era un perfecto refugio para los criminales, ya que además de amenazar a los habitantes para que no dijeran nada, la ubicación geográfica del municipio permite vigilar el ingreso y salida de vehículos.

Este municipio se encuentra a una hora de Apatzingán, uno de los principales bastiones de la agrupación en la entidad. Para llegar se tiene que transitar por en medio de cerros, lo que facilita las emboscadas en contra de las autoridades o moradores ajenos al municipio.

Una madriguera que parece que ahora sí, se está acabando.

(Con información de El Universal.mx)

miércoles, 19 de marzo de 2014

Federales en el olvido

Su encomienda es regresar la seguridad a los habitantes y detener a los integrantes de "Los Caballeros Templarios" que operan en la entidad, pero las condiciones en las que viven, duermen y comen, contrastan con las necesidades básicas que requieren en una zona donde en cualquier momento se puede perder la vida.

Con jornadas de 24 horas los siete días de la semana, la realidad que enfrentan cientos de elementos de la Policía Federal no sólo los mantiene bajo estrés y cansancio, sino también los ha llevado a una ruptura familiar ante la falta de descanso para poder visitar sus hogares.

Diferentes testimonios recabados por EL UNIVERSAL en Tierra Caliente muestran la inconformidad de los elementos por las cargas de trabajo a las que son sometidos, y dejan al descubierto la ruptura del seno familiar de algunos elementos, quienes se separaron de sus esposas o familias debido a la responsabilidad de sus labores.

“Me separé de mi esposa. En el último año sólo la he visto dos veces, porque bajé de Tamaulipas y me mandaron para Aguililla. No me han permitido ir a la casa, dicen que hace falta gente”, menciona Luis, elemento de la Policía Federal, quien permanece en el municipio de Aguililla desde julio de 2013.

La situación que enfrentan los policías ha orillado a algunos de ellos a buscar una nueva familia en los municipios donde se encuentran comisionados.

“Es feo decirlo, pero es la verdad. Algunos hemos buscado una segunda oportunidad con las mujeres del municipio. En mi caso me separé de mi esposa, hace dos años, por lo mismo que todos: no hay tiempo de verlas. No es suficiente con mandar dinero, hace falta el cariño, el convivir con la familia”, narra Carlos, otro de los elementos que lleva más de nueve meses en el municipio de Aguililla.

En la misma situación están cientos de policías —mujeres y hombres— que arribaron entre el 13 y 15 de enero a Tierra Caliente como parte del programa del Acuerdo para el Apoyo Federal a la Seguridad de Michoacán.

El personal no sólo denuncia la falta de descanso y el exceso de trabajo, sino también los malos tratos de los mandos.

Además de las condiciones laborales en las que combaten al crimen organizado, también se encuentran las pésimas instalaciones en las que viven. Un ejemplo de ello es el grupo destacamentado en el municipio de Tumbiscatío, el cual duerme, desayuna y come en lo que hasta hace unos meses era un rodeo.

El lugar fue habilitado de imprevisto por el personal, con palos de madera y lonas de plástico que sirven como los muros de las casas de campaña.

Las gradas del rodeo tienen una doble función: sirven como tendedero y como soporte para las hamacas, en las que los elementos tratan de dormir cuando tienen un pequeño descanso.

Algunos policías dicen estar conformes con su situación laboral, siempre y cuando les paguen cada 15 días, pero otros mencionan que sólo buscan una oportunidad para dejar la corporación y tener un nuevo empleo.

“Mientras nos paguen no está mal, uno manda el dinero a la familia, lo primordial es que ellos se encuentren bien. Pero esto no es un trabajo, es la esclavitud”, expresa uno de los elementos.

El aumento de las jornadas laborales ha llevado al incremento de las atenciones médicas por estrés laboral en el personal, así como por diferentes trastornos originados por el empleo.

“No queremos que nos traten de forma especial, nuestro trabajo es estar en la calle, pero sí le pedimos a los mandos que nos den un mejor trato, apegado a lo que marca la Ley del Trabajo”, sugiere Mario, un elemento cuya base se encuentra en el municipio de Arteaga.
(Con información de El Universal.mx) 

martes, 18 de marzo de 2014

La Fortaleza (Video)

Según la cultura mesopotámica, los Dioses Anunnaki construían sus fuertes en las salidas de las comunidades, alrededor de los acopios de oro y cerca de los cementerios. Su objetivo era conservar el poder.

Nazario Moreno, "El Chayo", líder de "Los Caballeros Templarios", abatido el pasado 9 de marzo, hizo lo mismo con su rancho el cual llamó "La Fortaleza de Anunnaki". Lo edificó en los límites de Apatzingán y Tumbiscatío. Dos de los bastiones más importantes del grupo criminal.

"Bienvenidos la Fortaleza de Anunnaki", mandó a escribir "El Chayo" en un letrero grande que contrasta con el paisaje árido que caracteriza a la zona serrana de Michoacán.

El fuerte de "El más loco" es uno de los ranchos más ostentosos que se han construido en la región de Tierra Caliente. Su dueño, Nazario Moreno, era aficionado a las peleas de gallos, la tauromaquia y las apuestas, por eso construyó en el rancho un casino, un palenque y un rodeo con capacidad para mil personas.

El rancho está ubicado en el municipio de Apatzingán, cerca de la comunidad de Guanajuatillo, lugar donde nació Nazario Moreno. Su fortaleza fue construida entre las montañas, al pie de las sierras de Tumbiscatío, donde fue abatido por un grupo especial de marinos.

Los habitantes de las comunidades aledañas a "la Fortaleza de Anunnaki" aseguran que Nazario pasaba gran parte del año en este lugar de Michoacán.

"Aquí se resguardaba, y cuando sus punteros le informaban que el ejército se aproximaba, sus sicarios y él se escapaban por la montaña", narró un habitante de El Alcalde, uno de los poblados más cercano al hogar de Nazario.

Hasta hace unos meses nadie ajeno a la organización criminal podría ingresar a "la Fortaleza", la cual supera las cinco hectáreas de extensión. El rancho y sus alrededores eran resguardados por los pistoleros de Moreno. Hoy la zona es vigilada por autodefensas.

Según reportes de las autodefensas, Nazario Moreno solía reunirse aquí con los principales mandos de "Los Caballeros Templarios". "También era el lugar predilecto de 'El Chayo' para organizar grandes fiestas", aseguraron los comunitarios que cuidan la casa.

Una de las últimas fiestas masivas que se organizaron en el rancho fueron las noches mexicanas que se llevaron a cabo el 15 y 16 de septiembre pasado. En la celebración participó la banda Calibre 50 y el cantante Mariano Barba. Esos días los invitados también presenciaron peleas de gallos, concursos de trajes típicos mexicanos y motocross.

En "La Fortaleza" también hay salones de fiestas, caballerizas, corrales, mesas de billar y una cabaña alterna con cocina donde se preparaban los grandes banquetes.

Milenio recorrió la propiedad del máximo líder de la organización criminal y observo algunas indumentarias utilizada por los sicarios de "Chayo". Una capa Templaria, con rastros de sangre aun yace en el piso, a un costado de la sala de juegos.

La "Fortaleza de Anunnaki" es sólo una de las propiedades de Nazario, pero en la zona hay por lo menos tres casas más y capillas que mandó edificar Moreno.

Más

Un rancho con palenque, rodeo para mil personas, casino, caballerizas y una casa, es una de las propiedades de Nazario Moreno, “El Chayo”, líder de Los Caballeros templarios, abatido por las fuerzas federales el pasado 9 de marzo en Apatzingán.

Un recorrido por “La Fortaleza de Anunnaki”, ubicada en la comunidad de El Alcalde, a 40 minutos de Apatzingán, permitió observar las dimensiones de una de las propiedades del narcotraficante, la cual es resguardada por autodefensas que tienen el control de la zona.

El pasado domingo 9 de marzo la Secretaría de Gobernación confirmó que Nazario Moreno fue abatido durante un enfrentamiento en Apatzingán.

Apenas el 19 de febrero anterior, Manuel Mondragón y Kalb, entonces titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), afirmó que las autoridades no podían asegurar que "El Chayo" hubiera fallecido en diciembre de 2010, como en su momento difundió el gobierno federal.

"El Chayo" formó parte del grupo delictivo conocido como "Los Caballeros Templarios", y entre otros delitos se le acusa de narcotráfico.

Autoridades federales de la administración anterior informaron que el delincuente habría muerto el 9 de diciembre de 2010, durante un tiroteo en el que "La Familia Michoacana" enfrentó a las fuerzas federales en Apatzingán durante dos días seguidos.

El gobierno del entonces presidente Felipe Calderón reportó que Nazario Moreno murió en un tiroteo con la Policía Federal, pero nunca se recuperó el cadáver.

Ahora, tras la información sobre su muerte este 9 de marzo, un ex funcionario del gabinete de Felipe Calderón justificó el error al argumentar que lo que el gobierno hizo en ese entonces fue difundir la información que se tenía hasta ese momento.
(Con información de Milenio.com y La Jornada en Línea)

miércoles, 12 de marzo de 2014

Hipólito vs "El Americano": Uno, cacique asesino; el otro, narco sicario

Luis Antonio Torres, "El Americano"

La disputa entre el líder de las autodefensas de La Ruana, Hipólito Mora, y el dirigente de las autodefensas de Buenavista Tomatlán, Luis Antonio Torres, "El Americano", tiene una larga historia de confrontaciones que se remontan al año pasado, aunque todo explotó el lunes: Mora fue acusado de asesino por su oponente, y éste de delincuente y sicario por su rival. ¿Pero, qué fue lo que pasó? ¿Quiénes son estos personajes? Algunos datos...

La Ruana fue la primera localidad que se levantó en armas contra el cártel de "Los Caballeros Templarios", el 24 de febrero de 2013. Buenavista Tomatlán se sumó semanas después. Mora en un principio también aparecía como líder de ese lugar, pero al paso de los días se erigió un dirigente local, "El Americano".

Hipólito Mora es un empresario limonero y pequeño ganadero. Desde el surgimiento de las autodefensas tuvo un acercamiento con autoridades del gobierno federal, en especial con mandos militares y de la Policía Federal, a quienes ayudó a ubicar laboratorios donde se elaboraban drogas sintéticas. La cercanía ha sido tal, que no solo es convocado constantemente como un interlocutor, sino que hace unas cuantas semanas, cuando se sintió mal de salud (sufre presión alta), fue trasladado a la Ciudad de México en un helicóptero de la PF para que fuera atendido en un hospital.

Con el paso de los meses han empezado a surgir denuncias de que se ha convertido en una especie de "cacique". MILENIO presenció cómo sus huestes expulsaron a un ciudadano en octubre pasado, acusado de vínculos con "Los Templarios", en un juicio sumario realizado en la plaza central de su poblado. Anteriormente ya había exiliado a cuatro más bajo la misma acusación, todos amigos o cercanos a "El Americano", que los refugió en Buenavista. Antiguos propietarios de huertas limoneras lo han señalado por haberse apropiado de sus tierras. Él lo ha reconocido y alega que se trataba de templarios que previamente habían despojado a sus dueños originales y que con esos ranchos se financian las autodefensas.

"El Americano" lo acusó hace un par de días de haber ordenado la muerte de Rafael Sánchez Mena, "El Pollo", cuyo cuerpo apareció calcinado, por lo cual ya fue detenido como presunto "copartícipe". Este hombre (Sánchez Mena) era investigado desde hace meses por los cuerpos de seguridad del Estado, ya que presuntamente encabezaba una alianza con un grupo de sicarios denominados "Los Viagra", quienes primero operaban con "Los Templarios" y posteriormente han servido al "Cártel Jalisco Nueva Generación". Con "El Pollo" y "Los Viagra" formó una alianza "El Americano".

De este último se sabe poco, salvo que vivió un tiempo en Estados Unidos, donde vendía coches que también traía a México. De ahí su mote. El primer conflicto con Mora surgió en mayo del año pasado cuando el Ejército detuvo a varios de los hombres de Torres González fuertemente armados y en represalia no solo bloqueó con tráileres la carretera que conduce de Apatzingán a Tepalcatepec, sino que su gente estuvo a punto de enfrentarse con soldados, y retuvo a un general y 25 de sus hombres en los separos policiales de Buenavista. Poco faltó para que ocurriera una tragedia. Finalmente el gobierno soltó a la gente de "El Americano" y éste liberó al general y su tropa. Mora repudió sus actos.

El segundo enfrentamiento surgió en julio, cuando la familia de una jovencita de Buenavista denunció que "El Americano" había "levantado" a la mujer. Mora intervino para que la soltara y la Policía Federal tuvo que interponerse para que los grupos de ambos no se mataran a balazos.

En septiembre pasado el gobierno federal ya tenía un expediente sobre "El Americano", ya que de haber empezado su movimiento con unas cuantas escopetas, ahora forma el grupo con más armas pesadas y vehículos más caros. Al inicio tenía una camionetita de redilas y ahora maneja una Range Rover con valor de mercado de más de 100 mil dólares y es escoltado por una docena de camionetas de lujo tipo Suburban y Lincoln, entre otras. Encabezó la toma de Parácuaro, Antúnez y Nueva Italia. Sobre él, el fallecido "Pollo", y sus presuntos aliados "Los Viagra", se han documentado cada vez más denuncias de que ya extorsionan en numerosos poblados a cualquier productor y empresario, tal como lo hacían "Los Templarios", según han confirmado a MILENIO funcionarios de inteligencia.

Curioso: un día después del levantamiento en La Ruana, tanto Hipólito Mora como "El Americano" decomisaron tres enormes caballos del número tres de "Los Templarios", Enrique Kike Plancarte, quien había realizado una cabalgata en el vecino municipio de Tepalcatepec un día antes. Amistosamente se repartieron el botín: Hipólito se quedó con dos animales, "El Americano" con uno, el más bello, un percherón prieto azabache. Y ahora se odian y se quieren matar...
Hipólito Mora

(Con información de Milenio.com)

sábado, 22 de febrero de 2014

La mentira: Códido de la clase política en México

Es irresponsable suponer que la cantante Melissa Plancarte, hija de Enrique Plancarte, uno de los líderes de “Los Caballeros Templarios”, recibió la autorización del gobierno de Michoacán para grabar el videoclip “Desde que te fuiste” en el Palacio de Justicia de Morelia. Fue un error minúsculo, un descuido. El gobernador Fausto Vallejo lo explica mejor: “No se puede desvirtuar, por ese hecho, que está en manos de la burocracia (…) No sé si un conserje autorizó”.

Tampoco es válido sospechar que el gobierno federal contrató al sicario Juan José Farías Álvarez “El Abuelo”, del cártel de “Los Valencia”, para liderar a los grupos de autodefensa en Michoacán. Sí, Alfredo Castillo, comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral en esa entidad, fue fotografiado con el capo, pero, como él mismo aclaró, fue un hecho incidental: “Es como si te invitan a una boda y después sale que en la mesa de al lado estaba tal (…) y esa persona se te acercó cuando vas al baño o como cuando tú vas a un mitin”.

Que el ex gobernador de Coahuila y ex presidente nacional el PRI Humberto Moreira pague 3 mil 500 euros mensuales (unos 55 mil 300 pesos) por un chalet en el exclusivo barrio de Sant Cugar, el segundo municipio más rico de toda Cataluña, no quiere decir que haya saqueado a su estado, endeudado durante su administración con 34 mil 898 millones de pesos. Cuando el periódico Reforma le preguntó cómo solventa sus lujos en España, su actual residencia, él mismo disipó las dudas: “De mi salario (de maestro) y de mis ahorros”.

En el México del neopriísmo no hay feminicidios, sino mujeres irresponsables que se arriesgan a caminar a horas inmorales. Ningún periodista es asesinado, son personas comunes con problemas personales. ¿Crímenes por homofobia? ¡Jamás! Homicidios pasionales.

El escritor irlandés Jonathan Swift, admirado por su capacidad de sátira y autor de “Los viajes de Gulliver”, explicó en un artículo titulado “El arte de la mentira política” por qué los gobernantes necesitan del engaño “(…) Para hacerse del poder y conservarlo (…) Hemos visto cómo muchos de los dineros de la nación acabaron en manos de aquellos que, por su cuna, educación o mérito, no habrían podido aspirar más que a cuidar de nuestras cuadras”.

La mentira es un código de la clase política mexicana, resume la socióloga Sara Sefchovich en su obra “País de mentiras”, un asombroso compendio ensayístico sobre la capacidad de cinismo de nuestros gobernantes. Lo explica así: “(…) Cuando la mentira no es una conducta extraña que se cuestiona y hasta castiga sino que es un discurso de todos, repetido y reiterado, ya no es una decisión individual de quien la emite ni es tampoco algo que una persona pueda decidir cambiar (…) La cultura mexicana no sólo genera y permite sino que exige, aplaude y premia este modo de funcionar. Si en México se miente es porque se puede mentir y más todavía, porque se tiene que mentir”.

Pero hay de mentiras a mentiras. Está la cuidada, la fina, donde el actor estudió obsesivamente su papel hasta interpretarlo con maestría. Ahí está Carlos Salinas periódicamente presumiendo en los medios los milagros de su sexenio, su inocencia en los magnicidios cometidos durante su administración y su nula responsabilidad en la crisis del 94. Y no hay entrevistador a modo que logre acorralarlo.

Y existe otra mentira: La malograda, más cercana al cinismo, a la sátira. A nadie convence, quien la escucha simplemente no la cree. Se desacredita por sí misma. En su sonido hay notas de burla. Esa es la que nos ofrece el peñismo, acuñada en su máximo esplendor con el caso de la menor Paulette Gebara Farah, quien nueve días después de ser reportada como desaparecida, fue “encontrada” muerta por la Procuraduría General de Justicia del Estado de México en una rendija situada entre el colchón donde dormía y un mueble que formaba parte de su cama, el mismo sitio donde su madre, LIsette Fraah, daba entrevistas a los medios de comunicación para pedir ayuda para localizar a su hija.

La mentira sirve para ocultar la verdad, para gobernar en secreto. ¿Qué nos esconde el gobierno de Peña Nieto? ¿Negocia con grupos criminales afines para afectar a los contrarios? ¿Qué oculta la reforma energética que requiere de millones de pesos en anuncios para persuadirnos de sus supuestas bondades? ¿Cuál es la relación del Ejecutivo con los grupos de autodefensa?, ¿Por qué con el gobierno de Duarte han sido asesinados diez periodistas y en las conclusiones de los casos ridiculizan la memoria de las víctimas? ¿Cuánto costó la presidencia y quién la financió? ¿Cuál es el verdadero papel de Carlos Salinas, cuyos principales colaboradores están de regreso en la arena pública?, ¿Por qué los grandes capos como “La Tuta”, “El Chapo” (recién capturado, según) o “El Mayo” permanecen activos y visibles?

En su ensayo “Democracia y secreto” el filósofo y politólogo italiano Norberto Bobbio advierte que cuando un gobierno toma las decisiones bajo la oscuridad, funciona como una autocracia. “La democracia es idealmente el gobierno de un poder visible, es decir, el gobierno cuyos actos se realizan ante el público y bajo la supervisión de la opinión pública”, define Bobbio, quien añade que la penumbra es el color idóneo para el esparcimiento de la corrupción.

No hay duda de que el actual gobierno y sus emisarios mienten como máximo recurso de supervivencia. Sólo así puede funcionar su aceitosa estructura. La pregunta es: ¿Cuánto de lo que escuchamos de sus labios es verdad? Pareciera que, con indigesta resignación, como público nos acostumbramos a ser espectadores de una mala telenovela. La verdad casi nunca emerge y los corruptores envejecen resguardados en sus mansiones.

La experiencia nos ha enseñado que la clase política tergiversa, oculta y calla para financiar sus chalets suizos. ¿Cuáles son las consecuencias sociales? Sefchovich las resume con precisión: desconfianza, falta de respeto, desmemoria, desinterés, doble moral, corrupción, desesperanza. “Los ciudadanos no se sienten con la obligación ni con el deseo de respetar ni a la ley, ni a las instituciones, ni a las investiduras, ni a las autoridades, ni a las personas”.

Lo más desalentador es que, tratándose de un código, resulta casi imposible su erradicación. Con su infinita ironía, desde el siglo XVIII Swift advertía el derrotero de esta práctica: “Considerando la natural propensión del hombre a mentir y de las muchedumbres a creer, confieso no saber cómo lidiar con la máxima tan mentada que asegura que la verdad acaba imponiéndose”.

Mientras tanto, tal parece que el futuro inmediato está desierto de bálsamos. Amarrados a nuestra butaca, (¿disfrutaremos?) el humor involuntario del bufonesco neopriísmo. Genial para humillarse, magistral para enriquecerse en secreto.

(Con información de Proceso.com.mx)

domingo, 16 de febrero de 2014

Mentiras michoacanas

Cada vez que va de gira regresa agotado. Por eso casi no sale de la casa de gobierno. Fausto Vallejo lleva dos años como gobernador, de los cuales seis meses estuvo ausente por enfermedad. El año y medio restante ha sido un desastre.

Esta entidad arrastra una deuda de más de 25 mil millones de pesos, su crecimiento económico apenas fue de 1% el año pasado, perdió mil 800 empleos en 2013 y es escenario de un grave conflicto armado en la región de Tierra Caliente.

Según el presidente del Colegio de Economistas de Michoacán, Heliodoro Gil, es falso que el presidente Enrique Peña Nieto haya destinado 45 mil 500 millones de pesos para rescatar el estado, pues casi todo ese monto ya estaba previsto en el presupuesto federal. Si acaso, explica, los recursos nuevos que recibirá la entidad arañan los mil 200 millones.

La inseguridad costó más de 8 mil millones de pesos sólo en Tierra Caliente y en sólo cuatro meses. Eso explica que justamente ahí, hace un año, se alzaran en armas grupos de autodefensa. Hoy esas guardias comunitarias están en 25 de 113 municipios.

La violencia no ha cedido a pesar de los 10 mil policías y soldados enviados por Enrique Peña Nieto. En los últimos 30 días –contados desde que Alfredo Castillo fue nombrado comisionado para la paz, el 15 de enero– se contaron 114 ejecuciones.

Hay una crisis más: la de gobernabilidad. El secretario de Gobierno, Jesús Reyna, es acusado por las autodefensas de proteger a "Los Caballeros Templarios", igual que decenas de policías y funcionarios. Además, todo el aparato de procuración de justicia y los mandos de la policía estatal y municipal fueron desplazados por agentes del Estado de México traídos por el comisionado Castillo, quien posee un amplio margen de maniobra gracias a un decreto considerado anticonstitucional por el ex gobernador Leonel Godoy (PRD).

Ante este panorama, versiones acerca de una eventual salida del priista Fausto Vallejo comenzaron a propalarse en vísperas de su segundo informe de gobierno, al que asistieron una decena de gobernadores y la plana mayor del PRI. Entre los que se mencionaban como probables sustitutos estaban el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social, Víctor Silva; el joven diputado local Fernando Orihuela; su padre, el senador Asunción Orihuela; la senadora Rocío Pineda Silva, y Wilfrido Lozano Medina, alcalde de Morelia.

(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1946, ya en circulación)

martes, 4 de febrero de 2014

Paradojas e incongruencias michoacanas (Videos)

Enfundados en un atuendo camuflado, tipo militar, en el escenario los cantantes no ocultaron su simpatía por la organización delictiva “Los Caballeros Templarios”.

“Si me mochan la cabeza me vale madre, compadre ¡Puros Caballeros Templarios!”, gritó uno de ellos desde el micrófono, arrancando el júbilo del extasiado público que atiborró el Pabellón Don Vasco la noche del domingo en esta Ciudad.

Entonces aquel grupo musical soltó una de sus canciones que más le ha pegado en el ambiente del corrido alterado y que alude a la organización templaria.

“Yo soy de Tierra Caliente, el ruido a mí no me espanta. Si un día me quieren matar, las balas a mí me resbalan. No me protege la ley ni la santa muerte, son los templarios”, entonó el grupo "Los de la A".

Avalado por autoridades municipales y estatales, el concierto entretuvo a más de 6 mil almas que inundaron las gradas y ruedo del Pabellón Don Vasco a partir de las 16:00 horas.

El show incluyó al cantante Alfredo Ríos, mejor conocido como “El Komander”, autor de las letras “Cuernito armani” y “Tokezones de cannabis”. El ambiente de esa noche fue una apología al narcotráfico, aquel que autoridades dicen ahora combatir en esta entidad con toda su intensidad.

Los integrantes de "Los de la A", agrupación forjada desde Apatzingán, salieron al escenario portando chalecos y uniformes camuflados, como los soldados. También portaron “armas” largas y adoptaron posiciones de combate.

“¡Arriba Apatzingán! Andamos ocupando gente para ir a Apatzingán a echar putazos”, expresó uno de los vocalistas desde el escenario montado en la parte alta del pabellón, un centro de espectáculos y charrería propiedad de la Dirección de Patrimonio del Gobierno del Estado.

La música se extendió hasta casi las 2:00 horas, ya del lunes, siempre bajo la custodia de elementos de la Policía Estatal Preventiva y Policía Auxiliar para evitar incidentes.

“También me gustan las marcas, vestirme a la moda, contar buenos carros. Y aunque mi dinero sea ranchero aquí vale lo mismo, no me lo he robado. Los cerros forrados de la mota en greña, costales llenando”, recitó "El Komander".

En las gradas y el ruedo el alcohol corrió sin cesar durante casi 10 horas que duró el concierto, que estuvo precedido por una competencia de jaripeo y otras bandas. Las entradas se cotizaron en 150 pesos en preventa y 200 el día del evento, el cual contó con la autorización del Ayuntamiento de Morelia, a través de la Dirección de Ingresos, según los sellos del boletaje.

Para las 22:30 horas las mujeres ya habían lanzado las primeras prendas íntimas a los pies de Alfredo Ríos. El cantante respondió subiendo al escenario a hombres y mujeres, a quienes dio de beber alcohol a chorros, directamente de las botellas.

En pasillos, los souvenirs de playeras con hojas de mariguana y fusiles AK-47 estampadas en el frente o en la espalda, hacían redondo el negocio. Los six de cerveza y las botellas de Buchanan´s se plegaban a las butacas y de ahí a las gargantas.

“Te debo mi vida cuernito de Armani rameado. Salvaste mi vida a la hora de pelear, saliendo de un antro quisieron tumbarme, mi cuernito Armani tuvo que reaccionar”, deleitaba "El Komander" a sus fans.

“Fue un regalo de un señor muy grande, que es pieza importante allá en Culiacán. Sigo firme y macizo a la empresa, dedo en el gatillo listo pa´ accionar”.

Casi a la medianoche la cerveza, el whisky y los tequilas resultaron insuficientes para algunos. En el graderío, unos hombres sacaron un sobre de polvo blanco que inhalaron en público.

“Vamos a ponernos bien locos …¡sáquenla!”, habían incitado "Los de la A". La sugerencia halló eco en ese pabellón, que el hoy Gobernador Fausto Vallejo usó para su cierre de campaña en 2011, arropado por el ahora Presidente Enrique Peña Nieto.

La agrupación sinaloense "Calibre 50" cerró la velada, al son de su “Aguaje Activado”.

“Con una morrita a un lado y en una troca perrona entregando yo trabajo cerveza, tequila y coca”, entonaron los oriundos de Mazatlán.

Horas más tarde, el comisionado federal para la seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo, presidió en la plaza Héroes de la Independencia un evento con Vallejo. Ellos también se dicen prestos para accionar contra los criminales.

“Enfrentamos a un enemigo sin escrúpulos, que ha dañado y vejado a mucha gente inocente”, expresó el emisario del Presidente Peña.

“Tenemos un enemigo que adoptará muchas formas, muchas caras, un enemigo criminal que intenta sembrar la confusión y la discordia”.

"Enemigos", que ellos mismos promueven.

La Crónica
Un vaso tequilero con su imagen ofertado a 10 pesos, es comprado por un chavito flaco, moreno y con al menos tres piercings en la cara, cuyo semblante no refiere más de 18 años, por máximo; mientras que un niño de a lo mucho 4 años se apoya en el barandal del ruedo custodiado por su mamá, emocionado porque está próximo a verlo mientras que a unos metros de él, su papá toma una cerveza mientras mira divertido el comportamiento inquieto de su hijo.

En el horizonte un mar de sombreros y gorras. Unas ocho mil personas congregadas entre gradas y escenario.

Una adolescente rubia no natural luce altiva mientras se hace acompañar de otras cuatro amigas adolescentes que cargan six de cerveza Modelo al tiempo que combinan cierto contoneo para lucir sus ombligueras que sin ningún problema logran el objetivo de captar las miradas de los caballeros congregados este domingo en el Pabellón Don Vasco de Morelia, con texana o gorra Abercrombie, muchos de ellos presumen su botella de Buchanans de a mil 200 que compraron en el interior, o bien, un Red Label Johnny Walker de a 800, que en ambos casos incluyen sus refrescos energetizantes boost.

Estamos en un concierto de Alfredo Ríos, quien es esperado por plebes, primos y parientes, no sanguíneos, pero sí fieles seguidores de "El Komander", ese cantante del llamado “movimiento alterado” que tanta controversia ha generado, particularmente entre los que habitan Michoacán en los últimos días, en los últimos meses.

Paradojas de la vida michoacana
Mientras el 15 de diciembre del año pasado las autoridades comunales del municipio indígena Cherán le impidieron al "Komander" presentarse en dicha región por considerar que su música contrariaba los preceptos de la comunidad, que desde abril del 2011 fue el primer poblado del estado en crear su propia guardia -comunitaria- para impedir que los grupos del crimen organizado continuarán dominando su entorno; este domingo 2 de febrero del 2014, en plena lucha contra los criminales por parte de las autoridades federales, el gobierno de Fausto Vallejo le abrió un espacio en el inmueble del Pabellón Don Vasco, propiedad del gobierno del estado.

Y más paradojas michoacanas: Elementos de Seguridad Pública estatal resguardando el evento, esculcando a la entrada (de a 200 pesos, todo general excepto palcos de a 3,200; además de que en preventa los boletos estuvieron en 150) a unos sí y a otros no, hombres y mujeres casi por igual, mientras inspectores del Ayuntamiento de Morelia dando rondines, con quien sabe qué finalidad.

Así, con toda la mesa puesta, "El Komander", y los organizadores del evento, aprovecharon muy bien la oportunidad: con un programa que fue encabezado por el grupo "Calibre 50", conocido también por cantar "narcocorridos" como “El Niño Sicario” y “Alterado y Cochino”, además de un jaripeo, y una presentación previa de la banda "Los de la A", quienes visten como soldados y portan armas de grueso calibre como parte de su indumentaria, cuya mayoría de temas están dedicados a "Los Caballeros Templarios" ("Orgullo Michoacano" y "La Muerte del Doctor", en honor de Nazario Moreno, fundador de esa organización), sirvieron para que la raza se diera cita a granel en el escenario ubicado al norte de la capital michoacana.

A Las 10:15 pm "El Komander" arriba al lugar abordo de una Explorer blanca. Lente negro, desciende y omite pasar por donde sus fans le esperan con una foto o una playera para autografiar. El ambiente está “calientito” con el ritmo que imprimieron "Los de la A". Alfredo se despacha agradeciendo por poder estar en Michoacán (antes que Morelia). El público encantado, entregado, le corea, ovaciona y grita todo lo que el llamado “Jefe del corrido alterado” les dedica, particularmente a las mujeres, a quienes se dedica a lanzarles “flores” verbales mientras recibe tres brasieres que le son aventados al escenario y que se cuelga en la cintura a manera de trofeo.

"El Komander" y "Kalimán" tienen algo en común: ambos son caballeros con los hombres, galantes con las mujeres, y tierno con los niños. Sólo que uno canta odas a los delincuentes y el otro es un héroe de cómic.

Los chavos son subidos al escenario para “compartirles” un buen trago de hidalgo a la botella de Buchanans que porta uno de los cuatro guaruras que vigilan cada paso del "Komander" en el escenario. Las chavas, gorditas, flaquitas, morenitas y güeritas por igual, les es permitido agasajar a su ídolo por al menos unos segundos.

Así tenemos que al menos a 8 niñas se les permite subir al escenario (por iniciativa propia) para darle un abrazo al originario de Culiacán, Sinaloa. De repente parece un evento muy familiar. Y es que para ser sinceros, quienes no conocemos muy bien esto del “Movimiento Alterado” imaginamos que todos quienes van a un concierto del "Komander" son mafiosos, y tienen alguna relación con el crimen organizado, pues a final de cuentas, esos son los temas que distinguen al señor Ríos.

Pero no es así. Al menos no por toda la cantidad de niños y bebés que se encuentran en el recinto. Sí. Bebés, dormidos en las bancas o en brazos de sus madres, probablemente recibiendo sus primeras notas musicales en vivo. Abuelas también hay. Madres que acompañan a su hija, hijo adolescente. Pero son los menos. Los más, son mujeres de entre 16 a 26- 28 años; ellos, entre 14 y 34-36 años en su mayoría. Eso sí, todas en su mayoría se saben las rolas del "Komander", el coro que se escucha en cada canción da prueba de ello.

Aparte de los vasitos tequileros con la cara del "Komander", o las tazas o las gorras y playeras con su regordeta figura, los souvenirs que se vendían afuera del recinto incluían extravagantes rosarios que en lugar de cruz culminan con una hoja de marihuana o con un "cuerno de chivo", AK-47. También resaltan los escapularios con las imágenes de La Guadalupana y Jesús Malverde.

Las micheladas de a 50 pesos y para la media noche estas ya se han acabado. El alcohol corre como agua en río abierto. No falta la chava que bebe con singular alegría, directo de la botella, retando a sus amigas, mientras "El Komander" repite sin tener que insistir “¡sigamos pisteando!”…y en respuesta recibe gritos de “papito”, “yo si te daba,  viejón”, a lo que el aludido responde con un “¡Arriba Michoacán,  pariente!”, y la euforia es total.

"El Komander" entona “Soy de rancho”, dos veces, al principio y al final, y los morelianos presentes la corean como himno personal:

Si señor yo soy de rancho

soy de botas y a caballo

soy nacido y criado en el monte

en barrancos y brechas me la he navegado

el olor a ganado y el cantar de los gallos.

Luego vinieron “Cuernito Armani”, sobre la historia de una arma de fuego ("cuerno de chivo") que salvó la vida de su portador; “Tokezones de cannabis” (El muerto al pozo, y el vivo al gozo, como apesta a marihuana, quiero forjarlo en San Diego, pa’ quemármelo en Tijuana...); y “Tratado de muerte” , “Borracho y escandaloso”, “El cigarrito bañado”; y “Por favor, no te vayas” para ponerse romántico con las presentes.

Una hora y 15 minutos le bastaron al "Komander" para confirmar que por lo menos en la capital michoacana, el llamado “Movimiento Alterado” sigue alterando a buena parte de Morelia, aún en plena guerra estatal contra la delincuencia organizada.
 
(Con información de Reforma y Chagoonga.com)

Entradas populares

Páginas vistas en el último mes

.....