Mostrando entradas con la etiqueta Jorge Hernández Lira. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jorge Hernández Lira. Mostrar todas las entradas

jueves, 7 de marzo de 2013

Las décadas de impunidad de Deschamps


No es gratuito que con la detención de Elba Esther Gordillo la sociedad mexicana haya puesto la mira en el dirigente del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps. Su escandalosa vida de lujos y excesos es de dominio público desde que fue utilizado por el presidente Carlos Salinas al instalarlo como líder títere de esa organización tras el llamado "Quinazo". Además de una riqueza desmesurada, Romero Deschamps acumula investigaciones penales por peculado y asociación delictuosa, así como el repudio de un gran número de trabajadores petroleros.
Tras la detención de la líder magisterial Elba Esther Gordillo la atención se ha concentrado en el dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, quien pretende mantenerse 22 años en la Secretaría General del gremio –hasta 2018– y tiene pendientes por lo menos dos investigaciones penales.
Famoso por su lujoso tren de vida, por la riqueza acumulada desde 1996 y ahora enfrentando un nuevo conflicto sindical por la elección, el 19 de octubre pasado, de un secretario general disidente en el gremio petrolero, Romero Deschamps tiene pendientes varias acusaciones, entre ellas la AP1072/DDF/2004 en la PGR y la FDF/T/T1/467/06-06 en la PGJDF.
En la primera se le investiga por presunta asociación delictuosa. El expediente se integró derivado de la controversia del convenio 10-275/04, de octubre de 2004. Se trata de uno mediante el cual el entonces director de Petróleos Mexicanos, Raúl Muñoz Leos, y Carlos Romero Deschamps transfirieron 8 mil millones de pesos de Pemex al sindicato, al margen del Consejo de Administración de la paraestatal.
Romero Deschamps se ha librado de otras órdenes de aprehensión. En 2002 la PGR integró otras dos averiguaciones previas en su contra por los delitos de peculado simple (expediente PGR/UEDO­/102/2002) y por peculado electoral (055/Fepade/2002), derivado del escándalo conocido como Pemexgate. El 22 de septiembre de 2003 el juez decimotercero, José Luis Moya Flores, libró una orden de aprehensión en su contra por ambos delitos, pero en octubre el juez segundo de Distrito del Circuito 13, con sede en Oaxaca, Tomás Quiroz, le concedió un amparo provisional.
En el flanco laboral Romero Deschamps también tiene pendientes otras demandas por su reelección como secretario general del sindicato para el periodo 2007-2012. Un grupo de disidentes le demandó a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje la nulidad en la “toma de nota” de Romero Deschamps argumentando que su reelección se realizó de manera anticipada e ilegal en la asamblea extraordinaria del 27 de octubre de 2005, según el expediente RT610/2007.
En noviembre de 2011 la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje fue notificada sobre la anulación del proceso que reeligió a Romero Deschamps para el periodo 2007-2012, pero ni el dirigente sindical ni la Dirección General de Pemex impugnaron este fallo ni desconocieron la “toma de nota”.
Un conflicto sindical similar se gestó desde octubre del año pasado contra Romero Deschamps. La diferencia es que la tragedia ocurrida en el Edificio B-2 del Centro de Administración de Pemex, el pasado 31 de enero, y la detención de la líder magisterial Elba Esther Gordillo, volvieron a colocar al actual senador priísta en el ojo del huracán.
La otra dirigencia
El 19 de octubre de 2012, reunidos en el local de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, a las 16:00 horas, 71% de los 128 delegados de las 36 secciones sindicales eligieron a Jorge Hernández Lira, dirigente de la Coalición Petrolera Independiente, nuevo secretario general del sindicato más poderoso del país.
Tres años antes, el 6 de abril de 2009, los integrantes de este movimiento notificaron al secretario del Trabajo, Javier Lozano, que Jorge Hernández Lira era el “candidato único” para ocupar la Secretaría General del STPRM, con miras a la elección de 2012.
La noticia de la elección de un Comité Ejecutivo paralelo pasó prácticamente inadvertida en los medios. Sin embargo Romero Deschamps acusó el golpe. Al día siguiente, el 20 de octubre, en una sesión cerrada y sin convocatoria pública, el dos veces senador por el PRI se reeligió para un periodo más de seis años.
El 22 del mismo mes, en perfecta sincronía con Elba Esther Gordillo, dirigente del sindicato magisterial, Romero anunció su permanencia al frente del organismo, que agrupa a poco más de 130 mil trabajadores.
El 5 y 7 de noviembre del mismo año el grupo disidente encabezado por Hernández Lira notificó a la secretaria del Trabajo del gabinete calderonista, Rosalinda Vélez Juárez, y ante Eduardo Andrade Salaveria, presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, que él resultó electo secretario del STPRM para el periodo 2012-2018, solicitando a ambos la “toma de nota”.
Dos semanas después, el 23 de noviembre de 2012, la Secretaría del Trabajo les negó la “toma de nota” argumentando “incumplimiento” a varios artículos de los Estatutos Generales vigentes del sindicato, exceptuando el 126.
Para el abogado José Luis Camacho, asesor del grupo que promueve a Hernández Lira, la argumentación de la Secretaría del Trabajo para negarles la “toma de nota” es irregular porque hace caso omiso a lo estipulado en este artículo, que le da facultades a las secciones sindicales de convocar a una convención ordinaria.
“Si faltando 30 días para el término del ejercicio del Comité Ejecutivo General, éste ni el Consejo General de Vigilancia han convocado a la Convención Ordinaria, cualquiera de las secciones podrá hacerlo. La Convención se instalará en la Ciudad de México y sólo será válida si cumple con lo dispuesto por los artículos 103, 119 y 120 de los presentes estatutos”, afirma el artículo.
El amparo
Frente a esta decisión de la Secretaría del Trabajo, Camacho y otros abogados de Hernández Lira promovieron el amparo 90/2013 ante el Tribunal Colegiado en la materia. El 10 de enero de 2013 los magistrados Alicia Rodríguez Cruz, Tarcisio Aguilera Troncoso y el secretario de Acuerdos, Héctor Arturo Mercado López, se declaran incompetentes para atender el caso y resuelven remitir el expediente DT 27/2013 al juez de Distrito en materia laboral, en turno.
El litigio de amparo está en manos del juez Ricardo Guzmán Wolffer, del Juzgado 3 de Distrito en Materia de Trabajo en el Distrito Federal. La primera audiencia se realizó el 28 de febrero, con la presencia de cientos de petroleros que apoyan a esta dirigencia.
En la parte medular de la solicitud de amparo directo, la oposición a Romero Deschamps argumenta que se expidió una convocatoria para la elección desde el 3 de octubre de 2012 y que la autoridad laboral omitió considerar “la aplicación de lo dispuesto por el artículo 126 de los Estatutos Generales”, que facultan a las secciones a convocar a una convención ordinaria.
Este “fue el supuesto que se cumplió, al convocar los trabajadores de la sección metropolitana, cuya legalidad fue corroborada con la asistencia a la asamblea de las secciones que conforman la totalidad de la agrupación, purgando cualquiera de los supuestos que inexactamente señala la responsable”.
La petición de amparo fue firmada por Jorge Hernández Lira y los otros cinco integrantes de su directiva: Sergio Gutiérrez Rojas, Fernando Palomino Rodríguez, Guillermina Eleonora Chávez Lechuga, Antonio Rentería Hernández y Juan Garrido Santiago.
(Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1896 de la revista Proceso, ya en circulación)

viernes, 8 de febrero de 2013

El ocaso que no admite Deschamps

Documentos oficiales confirman que Jorge Hernández Lira es el nuevo líder del Sindicato Petrolero. Comunican decisión de la asamblea general a Osorio Chong y Emilio Lozoya desde el 2 de enero. Esperan toma de nota del secretario del Trabajo. 

El estallido ocurrió en las oficinas en donde se gestó el plan para derrocar a Romero Deschamps. ¿Coincidencia?

El líder de los petroleros salió ante los medios de comunicación para anunciar su reelección

El documento está fechado el 2 de enero de 2013, va dirigido a Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, y a través del mismo se le notifica que desde el 19 de octubre de 2012, Jorge Hernández Lira fue electo Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) en remplazo del histórico líder Carlos Romero Deschamps.

Está avalado por la escritura número 74,945 ante el Notario Público 18 del Estado de México, Mauricio Trejo Navarro, que contiene el protocolo de la Asamblea General, celebrada por el Sindicato de Pemex el 19 de octubre de 2012, en la que resultó electo como su nuevo líder, Jorge Hernández Lira.

Hoy se sabe que el plan para derrocar al poderoso Romero Deschamps y sacarlo del Sindicato fue orquestado por la Sección Metropolitana número 34, que tiene su sede de operaciones justamente en el edificio corporativo de Marina Nacional, donde el pasado 31 de enero se registró un estallido que causó la muerte de 37 personas.

La convocatoria para renovar al Sindicato de Pemex fue hecha por Sergio Gutiérrez Rojas, líder de la Sección Metropolitana que encumbró a Jorge Hernández Lira y dejó fuera a Carlos Romero Deschamps.

Lo hechos generan de inmediato la duda, pues el estallido mortal ocurrió justamente en las entrañas de las oficinas en donde se gestó el plan para derrocar a Romero Deschamps. ¿Coincidencia?

En la lista donde aparecen los nombres de los 37 muertos, curiosamente, no se registra el fallecimiento de ningún directivo de Pemex, solo empleados, que a esa hora se aproximaron a los checadores.

En la Dirección General de Pemex ya sabían de esta asamblea y elección, que encumbró como nuevo líder del Sindicato a Jorge Hernández Lira, avalado con un 71 por ciento de votación.

Paso a paso de lo que marca el estatuto general del Sindicato, la escritura detalla que la Sección Metropolitana 34 lanzó la convocatoria para celebrar la asamblea general el 19 de octubre del 2012, en la Cámara Nacional de Comercio del Distrito Federal.

La cita fue a las 16:00 horas en avenida de la Reforma 42, delegación Cuauhtémoc, presidiendo la reunión y en uso de la palabra, Sergio Gutiérrez Rojas.

“Compañeros y compañeras, se aceptan nombres de candidatos para ser electos mediante el procedimiento acostumbrado, para ser Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana”.

Luego de una prolongada asamblea resulta electo Jorge Hernández Lira, con el aval de un 71 por ciento de los delegados provenientes de diversos estados de la República, que asistieron al evento en la ciudad de México.

Y luego vino el acto protocolario: ¿Protestáis por vuestra palabra de honor cumplir fielmente y hacer cumplir los estatutos del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, así como los acuerdos que el mismo dicte, actuando con toda lealtad y honestidad en el carácter de funcionarios sindicales que se os ha conferido, para bien del mejoramiento de los integrantes de la organización?, cuestionó el presidente del colegio electoral.

“Sí protesto”, asumió Jorge Hernández Lira, conforme a los estatus nuevo secretario general del Sindicato de Pemex, sucesor del polémico y múltiples veces señalado por corrupto, Carlos Romero Deschamps.

De su puño y letra, uno por uno, los delegados que dieron su respaldo a Jorge Hernández Lira firmaron el documento dando su aval para designarlo al frente del poderoso Sindicato de Pemex y terminar con la era Deschamps.

De la sección 3: Manuel Torres García, José Armando Reyes Rodríguez, Aldo César Hernández Aguilar; Víctor Manuel Torres Ollervides y Roberto de Jesús Sandoval Vázquez.

De la 9: Pedro Pizaña Segura; Darío Méndez Rodríguez; José Héctor Bravo Bautista; Víctor Hugo Bravo Bautista y Estanislao Montoya Bustos.

De la 10: Dimas Eloir Meza Estrada, Leonel Olán Magaña, Dimas Meza López, Jorge Omar Romero Juárez y Joel Aragón Cruz.

Así se enlistan cinco delegados por cada una de las siguientes secciones: 11, 13, 14, 16, 22, 25, 26, 29, 30, 31, 34, 36, 38, 39, 40, 42, 44, 45, 46, 47, 50 y 51.

Como marcan los estatutos, los petroleros informaron a Rosalinda Vélez Juárez, secretaria del Trabajo y Previsión Social, en la recta final del sexenio calderonista.

Justamente de la Secretaría del Trabajo fue que, presumen, se dio aviso a Carlos Romero Deschamps de todo el proceso ocurrido y consumado para derrocarlo.

Un día después de esa asamblea, reconocida por 125 delegados petroleros en diversos estados del país, Romero Deschamps salió ante los medios de comunicación para anunciar su reelección al frente del Sindicato.

Nada más truculento y carente de legalidad, pues lo que Romero Deschamps hizo no tiene ningún fundamento en los estatutos que rigen la vida de un sindicato.

El 20 de octubre de 2012, un día después de la asamblea donde se eligió a Jorge Hernández Lira, el poderoso Deschamps acompañado de sus secuaces, se autoproclamaron reelectos en una votación a “puerta cerrada” a la que supuestamente acudieron los 108 dirigentes del gremio que representan a los 140 mil trabajadores afiliados.

A diferencia de la Asamblea del 19 de octubre, realizada en la Canaco, que fue notificada ante la Secretaría del Trabajo, no hay documento oficial alguno que acredite que efectivamente ocurrió la asamblea en la que supuestamente se reeligió a Romero Deschamps.

Los medios que el 20 de octubre dieron cuenta de esa noticia reprodujeron un boletín enviado por el Sindicato que aún dirige Romero Deschamps, pues contienen con exactitud los mismos detalles de esa seudo asamblea supuestamente realizada en sábado en las instalaciones de la colonia Guerrero de la delegación Cuauhtémoc.

“Con base en el pronunciamiento oficial del STPRM, la determinación de reelegir al dirigente fue fundamentada debido al trabajo realizado por Romero Deschamps, quien se ha distinguido como un dirigente que ha luchado por los trabajadores y sus familias”, reprodujeron de manera textual los diarios Milenio y El Universal del 20 de octubre de 2012.

Ambos medios describieron otros detalles de lo ocurrido  aparentemente el día de la reelección, y reproducen que se presentaron empleados de diversas partes de la República, se colocó un templete y hasta grupo musical amenizó el evento.

Justo por esos días se anunció también otra reelección que cimbro al sindicalismo: Elba Esther Gordillo estaría seis años más al frente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Ambos hechos calificados como “mala noticia”, por los entonces coordinadores del PAN y PRD en la Cámara de Diputados. Pese a todo y todos, Elba Esther y Romero Deschamps siguen imparables.

La mano sucia de la Secretaría del Trabajo

“¿Por qué tuvo que haber compañeros muertos en medio de esta lucha que busca que se reconozca a nuestro nuevo líder?”, dice uno de los opositores a Carlos Romero Deschamps.

Demostrar que los petroleros eligieron a un nuevo líder no ha sido una tarea fácil para Jorge Hernández Lira y los delegados que lo votaron.

Desde esa fecha, la Dirección General de Registro de Asociaciones, dependiente de la Secretaría del Trabajo, se ha negado a entregar la toma de acta.

El argumento que ofrece es absurdo, pues refiere que no se cumplió con el artículo 124 de los estatutos generales del Sindicato, que establece que “las convenciones ordinarias serán convocadas por el Comité Ejecutivo General o Consejo General de Vigilancia”. Es decir, los órganos que controla el propio Deschamps.

Mañosamente, la Secretaría del Trabajo no toma en cuenta y desecha deliberadamente lo que marca el artículo 126: “Si faltando 30 días para el término del ejercicio del Comité Ejecutivo General, este, ni el Consejo General de Vigilancia, han convocado a Convención Ordinaria, cualquiera de las secciones podrá hacerlo”.

Como ocurrió. Por eso es que ante la negativa del Comité General, la convocatoria que llevó a la elección del 19 de octubre fue hecha por la Sección Metropolitana, la número 34, que dirige Sergio Gutiérrez Rojas y que opera en la Torre Ejecutiva de Marina Nacional, que se vistió de luto por la tragedia.

“¿Por qué tuvo que haber compañeros muertos en medio de esta lucha que busca que se reconozca a nuestro nuevo líder?”, comenta uno de los petroleros opositores a Deschamps.

Ante la negativa de la Secretaría del Trabajo para reconocer la toma de acta, Jorge Hernández Lira y su grupo acudieron en busca del cobijo de la justicia al ingresar un amparo ante el juzgado tercero de Distrito en materia de trabajo.

La resolución está a punto de notificarse los próximos días.

Mientras eso ocurre, al igual que Osorio Chong, quien ya fue notificado de la situación desde el pasado 4 de enero, según el acuse de recibido en poder de Reporte Índigo, también se le informó de la nueva integración del sindicato a Emilio Lozoya Austin, director general de Pemex, y a Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía.

“En espera de su apoyo y reconocimiento, le comunico oficialmente los nuevos funcionarios de nuestra organización, quien han rendido protesta de ley, en términos del Acta de Asamblea que se acompaña, para todos los efectos legales que haya lugar”.

Pero ni el secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong, Emilio Lozoya Austin de Pemex ni Pedro Joaquín Coldwell de Energía, han contestado cuál será el destino del emblemático Sindicato. 

Si ya está la mesa puesta, ¿A quién de todos le tiembla la mano para proceder con la destitución de Romero Deschamps y el reconocimiento de Jorge Hernández Lira?

Tal vez ahora que todos ellos, incluido el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, están citados a comparecer para el próximo lunes ante la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional de la Cámara de Diputados, encuentren algunas respuestas de qué realmente ocurrió en el edificio B2 y qué relación tiene con las turbulencias internas del Sindicato.


(Con información de Zócalo Saltillo)

Entradas populares

Páginas vistas en el último mes

.....